Com­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos sí, pe­ro no siem­pre

An­te el es­trés men­tal o por eta­pas vi­ta­les co­mo el em­ba­ra­zo y el pos­par­to, o por otras cir­cuns­tan­cias, a ve­ces es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les. En el mer­ca­do hay mi­les de ellos. Si bien es cier­to que pue­den ser de ayu­da, me­jor acu­dir al

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Jordi Jar­que

Pa­re­ce fá­cil se­guir una die­ta sa­na y equi­li­bra­da, ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co ca­da día, dor­mir las ho­ras ne­ce­sa­rias, re­la­cio­nar­se con los de­más y te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te la vi­da. Pe­ro quien más quien me­nos tie­ne se­ma­nas en que el cuer­po no da más de sí y arras­tra can­san­cio, o el es­trés apa­re­ce por­que las exi­gen­cias la­bo­ra­les tras­pa­san el lí­mi­te de lo so­por­ta­ble o al con­tra­rio: pa­san las se­ma­nas sin en­con­trar un nue­vo tra­ba­jo, la ac­ti­tud po­si­ti­va se va al ga­re­te tras la úl­ti­ma dis­cu­sión con la pa­re­ja o con los hi­jos, con los ami­gos o los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, y hay días que no hay ma­ne­ra de dor­mir bien por­que los gri­tos de los ve­ci­nos tras­pa­san las pa­re­des o el be­bé de­man­da ca­ri­ño y ali­men­ta­ción ca­da dos por tres. An­te es­te pa­no­ra­ma no es ex­tra­ño que la ten­ta­ción por to­mar com­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos pa­ra su­pe­rar la fa­ti­ga o an­te el cre­cien­te es­trés, se prue­be y sor­pren­dan los re­sul­ta­dos ca­si in­me­dia­tos de al­gu­nos pro­duc­tos, a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias. Sin em­bar­go, al­gu­nos ex­per­tos dan la voz de alar­ma por­que hay es­tu­dios que pre­vie­nen en con­tra de la in­ges­ta ha­bi­tual de su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos, aun­que tam­bién ase­gu­ran que ello no sig­ni­fi­ca que en oca­sio­nes no sea ne­ce­sa­rio. Tam­bién se adu­ce que re­quie­re rea­li­zar más es­tu­dios por­que los re­sul­ta­dos son con­tra­dic­to­rios se­gún quien reali­ce o in­ter­pre­te los es­tu­dios. Ejem­plos no fal­tan. En ju­nio del año pa­sa­do se pu­bli­có en el New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne las con­clu­sio­nes de una in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por Her­tzel Ge­res­tein, di­rec­tor ad­jun­to del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Sa­lud de la Po­bla­ción de la Uni­ver­si­dad McMas­ter (Ca­na­dá), rea­li­za­do du­ran­te seis años a 12.500 pa­cien­tes en 40 paí­ses. El ob­je­to del es­tu­dio era de­ter­mi­nar las con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo de su­mi­nis­trar in­su­li­na a pa­cien­tes con dia­be­tes o pre­dia­be­tes. Pe­ro una de las con­clu­sio­nes se­cun­da­rias es­ta­ba re­la­cio­na­da so­bre el con­su­mo dia­rio de un gra­mo de ome­ga-3 y su pro­tec­ción car­dio­vas­cu­lar, que no tu­vo nin­gún efec­to po­si­ti­vo so­bre los pa­cien­tes, pe­ro tam­po­co ne­ga­ti­vo. Al­gu­nos me­dios se apre­su­ra­ron a po­ner en du­da los efec­tos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la pro­tec­ción del co­ra­zón del ome­ga-3, a lo que el pro­pio Lean­dro Pla­za, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón, tu­vo que re­cor­dar que la efi­ca­cia de los ome­ga-3 es­tá con­tras­ta­da “por la evi­den­cia cien­tí­fi­ca por nu­me­ro­sos es­tu­dios que ava­lan sus efec­tos en la sa­lud”. In­clu­so los pro­pios au­to­res de la in­ves­ti­ga­ción an­tes men­cio­na­da tam­bién ma­ti­zan que su es­tu­dio es­tá rea­li­za­do con per­so­nas de al­to ries­go. “No se es­tu­dió el efec­to de es­te tra­ta­mien­to en otros gru­pos de per­so­nas y el efec­to de una die­ta ri­ca en áci­dos gra­sos ome­ga-3”. Otros es­tu­dios in­clu­so ha­blan de los efec­tos per­ni­cio­sos, co­mo el que se pu­bli­có tam­bién ha­ce dos años en la re­vis­ta JA­MA In­ter­nal Me­di­ci­ne, di­ri­gi­do por Jaak­ko Mur­su, una epi­de­mió­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en nu­tri­ción del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad del Es­te de Fin­lan­dia y que desató un pe­que­ño re­vue­lo en­tre sus co­le­gas. Jaak­ko Mur­su y su equi­po de in­ves­ti­ga­ción lle­ga­ron a la con­clu­sión de que las mu­je­res ma­yo­res que en su die­ta ge­ne­ral­men­te in­ge­rían su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos y mi­ne­ra­les po­día es­tar aso­cia­do a un au­men­to de ries­go de mor­tan­dad, aso­cia­ción más fuer­te to­da­vía si se to­ma­ban su­ple­men­tos de hie­rro. En cam­bio no ocu­rría así con el cal­cio, con el que el ries­go dis­mi­nuía. El es­tu­dio no era una anéc­do­ta. Se hi­zo el se­gui­mien­to de 38.772 mu­je­res, y par­tían del su­pues­to de que ha­bi­tual­men­te se to­man su­ple­men­tos die­té­ti­cos pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des cró­ni­cas, pe­ro se des­co­no­cen las con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud a lar­go pla­zo. To­ma­ron da­tos en 1986, en 1997, en el 2004 y en el 2008. Los re­sul­ta­dos fue­ron, co­mo me­nos, sor­pren­den­tes. Las mu­je­res que ha­bían to­ma­do com­ple­jos vi­ta­mí­ni­cos ha­bía au­men­ta­do el ries­go de mor­tan­dad en un 2,4%; ex­cep­to con la in­ges­ta de cal­cio, con la que dis­mi­nu­yó el ries­go de mor­tan­dad en un 3,8%. Paul Of­fit, un pe­dia­tra del hos­pi­tal Infantil de Fi­la­del­fia, men­cio­na es­te es­tu­dio de Jaak­ko Mur­su pa­ra po­ner en te­la de jui­cio lo que él iden­ti­fi­ca co­mo un con­su­mo des­me­di­do de su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos. No es­tá en con­tra de que se to­men cuan­do son ne­ce­sa­rios, in­clu­so ex­pli­ca que los ome­ga-3 pue­den pre­ve­nir en­fer­me­da­des del co­ra­zón, que el cal­cio y la vi­ta­mi­na D pue­den ser re­co­men­da­bles pa­ra las mu­je­res ma­yo­res y que el áci­do fó­li­co pue­de re­que­rir­se pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das en pre­ven­ción de de­fec­tos de na­ci­mien­to. Pe­ro se to­man de­ma­sia­dos y, en mu­chas oca­sio­nes, sin con­trol mé­di­co. Hay al­re­de­dor de 65.000 su­ple­men­tos en el mer­ca­do. En Es­ta­dos Uni­dos se gas­ta­ron el año pa­sa­do unos 110 millones de eu­ros en es­te ti­po de pro­duc­tos, aun­que no son los que más con­su­men. Es­te ho­nor lo po­seen Fi­li­pi­nas y Tai­lan­dia, don­de el 66% de la po­bla­ción to­ma su­ple­men­tos, se­gún un es­tu­dio in­ter­na­cio­nal rea­li­za­do por The Niel­sen Com­pany. Es­te mis­mo es­tu­dio se­ña­la que, en EE.UU., el 56% de los en­cues­ta­dos con­fir­mó su uso, mien­tras que Es­pa­ña se si­túa en­tre los paí­ses don­de me­nos se con­su­me vi­ta­mi­nas y su­ple­men­tos die­té­ti­cos. Só­lo el 13% de los es­pa­ño­les afir­ma to­mar­las de ma­ne­ra ha­bi­tual. En Eu­ro­pa la me­dia se si­túa en­torno al 30%. Ro­sa María Or­te­ga, presidenta de la Aso­cia­ción de Es­tu­dios Nu­tri­cio­na­les, vi­ce­pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción Co­mu­ni­ta­ria y pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de Nu­tri­ción de la fa­cul­tad de Far­ma­cia de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, ex­pli­ca que Es­pa­ña, en re­la­ción con otros

paí­ses, “re­gis­tra un con­su­mo va­go de com­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos y mi­ne­ra­les”. Or­te­ga com­pa­ra es­te 13% de con­su­mo ha­bi­tual con el de otros paí­ses eu­ro­peos, co­mo los nór­di­cos, que se si­túa en el 33% o los an­glo­sa­jo­nes con un 31%. En Cen­troeu­ro­pa el por­cen­ta­je lle­ga al 21% de la po­bla­ción y, en Fran­cia, al 18%. Se­gún es­ta ex­per­ta no es que se ten­gan que con­su­mir más com­ple­men­tos, pe­ro sí han cons­ta­ta­do que “la si­tua­ción vi­ta­mí­ni­ca en la po­bla­ción es­pa­ño­la no es óp­ti­ma. Hay ca­ren­cias a pe­sar de vi­vir en una so­cie­dad de abun­dan­cia”. Es­tas de­fi­cien­cias es­tán pro­vo­ca­das por prác­ti­cas ca­da día más ha­bi­tua­les, co­mo el se­den­ta­ris­mo, y por los cam­bios en los há­bi­tos ali­men­ta­rios que “pue­den fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de di­ver­sas en­fer­me­da­des a par­tir de eda­des avan­za­das”. Gre­go­rio Va­re­la, ca­te­drá­ti­co de Nu­tri­ción y Bro­ma­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad CEU San Pablo, y uno de los coor­di­na­do­res del li­bro Hot to­pics en vi­ta­mi­nas y sa­lud, tam­bién me­dia en es­te de­ba­te y re­cuer­da que el des­cu­bri­mien­to de las vi­ta­mi­nas en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX su­pu­so una im­por­tan­te re­vo­lu­ción. El ori­gen de las vi­ta­mi­nas sir­vió pa­ra erra­di­car las en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por la ca­ren­cia de es­tas sus­tan­cias, co­mo el be­ri-be­ri y el es­cor­bu­to, mien­tras que la in­ves­ti­ga­ción aho­ra se cen­tra en su as­pec­to pre­ven­ti­vo. “Se pro­du­ce una se­gun­da re­vo­lu­ción, que aún no ha ter­mi­na­do, mo­ti­va­da por el cre­cien­te in­te­rés y evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que al­gu­nas vi­ta­mi­nas pue­den ayu­dar a pre­ve­nir las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y de­ge­ne­ra­ti­vas”, ex­pli­ca Va­re­la. Es­te ex­per­to se­ña­la que ac­tual­men­te se es­tán pro­du­cien­do mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra de­ter­mi­nar si las vi­ta­mi­nas en ge­ne­ral pue­den ayu­dar a pre­ve­nir la mor­bi­mor­ta­li­dad de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas. “Nos en­con­tra­mos con au­tén­ti­cas prio­ri­da­des en sa­lud pú­bli­ca, co­mo es el ca­so de la vi­ta­mi­na D, la B12 y el áci­do fó­li­co, por­que en al­gu­nos ca­sos he­mos do­bla­do las in­ges­tas re­co­men­da­das. ¿Có­mo ob­te­ner­las si an­tes no las al­can­zá­ba­mos?”. Va­re­la re­co­mien­da pru­den­cia en los con­se­jos so­bre có­mo ob­te­ner do­sis ex­tra de vi­ta­mi­nas. De los ali­men­tos se­rá di­fí­cil, se­gún se des­pren­de de los es­tu­dios so­bre há­bi­tos de con­su­mo. Ro­sa María Or­te­ga ex­pli­ca que los da­tos re­co­gi­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) in­di­can un cla­ro des­cen­so en ali­men­tos tan esen­cia­les pa­ra la die­ta co­mo las ver­du­ras y ce­rea­les. “La die­ta que se su­po­ne ade­cua­da pa­ra mu­chos es­tá muy le­jos de lo que real­men­te de­be­ría ser”. En es­te sen­ti­do, el es­tu­dio Emo­vit, di­ri­gi­do por Ro­sa María Or­te­ga, se­ña­la que el 68% de las per­so­nas en­cues­ta­das con­si­de­ra co­rrec­ta su ali­men­ta­ción a pe­sar de que só­lo cu­bre, por ejem­plo, dos de las cin­co pie­zas re­co­men­da­das al día de fru­tas y ver­du­ras. No só­lo eso, Lean­dro Pla­za des­ta­ca que si bien es cier­to que la fuen­te na­tu­ral es me­jor que cual­quier su­ple­men­to, co­mo es el ca­so del pes­ca­do azul o las nueces que for­man par­te de una die­ta sa­na pa­ra cual­quier per­so­na, “la reali­dad es que pa­ra con­su­mir las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de ome­ga-3, hay que co­mer mu­cho pes­ca­do al día, de ahí, los su­ple­men­tos”. Ma­nuel Nieto, ex­per­to en ma­cro y mi­cro­nu­tri­ción del Ins­ti­tut Mè­dic Es­tè­tic Dr. Nieto y pre­si­den­te de la So­cie­dad Mé­di­ca Es­pa­ño­la de la Die­ta de Apor­te Pro­tei­co, co­men­ta que con la ali­men­ta­ción ac­tual, “el in­gre­so en nues­tro cuer­po de los mi­cro­nu­trien­tes es pe­que­ña. Pa­ra ob­te­ner los im­pres­cin­di­bles de­be­ría­mos in­ge­rir cer­ca de 3.000 kcal/día (va­ria­ble se­gún pe­so y edad), co­sa que nos lle­va­ría a una obe­si­dad se­gu­ra a gran par­te de la po­bla­ción”. Y Mai­te Agui­le­ra, ge­ren­te mé­di­co de Sa­no­fi, tam­bién re­cuer­da que se­gún los re­sul­ta­dos del es­tu­dio En­ri­ca so­bre nu­tri­ción y ries­go car­dio­vas­cu­lar en Es­pa­ña, “só­lo un pe­que­ño por­cen­ta­je de la po­bla­ción al­can­za los con­su­mos re­co­men­da­dos de ver­du­ras y hor­ta­li­zas, fru­tas, le­che y de­ri­va­dos. En las per­so­nas ma­yo­res en es­pe­cial hay un ele­va­do por­cen­ta­je de su­je­tos en ries­go de dé­fi­cit nu­tri­cio­nal de vi­ta­mi­na D. Ade­más, hay al­gu­nos sub­gru­pos de po­bla­ción en ries­go de dé­fi­cit de cal­cio, zinc, mag­ne­sio, áci­do fó­li­co, y vi­ta­mi­nas A y E. Pe­ro ade­más, en si­tua­cio­nes de es­trés fí­si­co o men­tal, pue­de que nues­tra die­ta ha­bi­tual se que­de cor­ta en la in­ges­ta de nu­trien­tes”. An­te es­ta si­tua­ción, Ro­sa María Or­te­ga re­co­mien­da no es­pe­rar a es­tar can­sa­do o con es­trés pa­ra em­pe­zar a to­mar com­ple­jos vi­ta­mí­ni­cos. Y Mai­te Agui­le­ra re­cuer­da que no es obli­ga­to­rio, pe­ro sí re­co­men­da­ble con­sul­tar al mé­di­co. “En el mer­ca­do hay múl­ti­ples com­ple­jos vi­ta­mí­ni­cos so­los o aso­cia­dos a otras sus­tan­cias con pro­pie­da­des sa­lu­da­bles, y que teó­ri­ca­men­te de­be­rían te­ner las can­ti­da­des ade­cua­das y cum­plir con los es­tric­tos cri­te­rios de pu­re­za que la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria o es­pa­ño­la re­co­mien­da. En al­gu­nos am­bien­tes y cul­tu­ras sí que hay un ex­ce­si­vo con­su­mo de es­tos pro­duc­tos. Y es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que es­tos no de­ben sus­ti­tuir a una ali­men­ta­ción va­ria­da y equi­li­bra­da, só­lo de­ben ayu­dar en ca­so de po­si­bles dé­fi­cits por una ma­yor de­man­da fí­si­ca, men­tal o en die­tas ca­ren­cia­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.