La edad del co­bre

El me­tal ro­jo, im­pres­cin­di­ble en la in­dus­tria y las ins­ta­la­cio­nes do­més­ti­cas, es­tá de ple­na ac­tua­li­dad tam­bién en la de­co­ra­ción de in­te­rio­res

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Be­go­ña Cor­zo

Es de los po­cos me­ta­les que pue­den en­con­trar­se en la na­tu­ra­le­za en es­ta­do na­ti­vo, sin com­bi­nar con otros ele­men­tos, y por ello fue uno de los pri­me­ros uti­li­za­dos por la hu­ma­ni­dad. El co­bre, co­lo­quial­men­te co­no­ci­do co­mo el suel­do de Chi­le, que es, de lar­go, su prin­ci­pal país pro­duc­tor, es en la ac­tua­li­dad el ter­cer me­tal más uti­li­za­do en el mun­do, por de­trás del hie­rro y el alu­mi­nio, y es­tá ab­so­lu­ta­men­te li­ga­do a la vi­da co­ti­dia­na. Se en­cuen­tra ocul­to ba­jo sue­los y pa­re­des en for­ma de tu­be­rías de agua ca­lien­te o de ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas y es un com­po­nen­te im­pres­cin­di­ble de todo ti­po de apa­ra­tos, me­dios de trans­por­te y de co­mu­ni­ca­ción, or­de­na­do­res, mo­ne­das, ro­pa, pin­tu­ras e in­clu­so ma­qui­lla­jes... Es­te se­rá el oto­ño de los pár­pa­dos y uñas pin­ta­dos en to­nos co­bri­zos, apun­tan las prin­ci­pa­les fir­mas cos­mé­ti­cas. Y, por sus pro­pie­da­des bac­te­ri­ci­das –eli­mi­na rá­pi­da­men­te las bac­te­rias, vi­rus y hon­gos que en­tran en con­tac­to con su su­per­fi­cie–, el co­bre se ha em­pe­za­do a usar en ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas –ba­ran­di­llas, ca­mi­llas...–, en ca­mi­se­tas de­por­ti­vas, co­mo las de la se­lec­ción chi­le­na de fút­bol, que po­seen sim­bó­li­cas mi­cras de co­bre, y en cal­ce­ti­nes pa­ra pro­te­ger de hon­gos e in­fec­cio­nes los pies de los dia­bé­ti­cos. Pe­ro, so­bre todo, por sus pro­pie­da­des fí­si­co-químicas, el co­bre es un me­tal co­di­cia­do por la in­dus­tria, no en vano en la ta­bla pe­rió­di­ca de ele­men­tos es­tá en el mis­mo gru­po que el oro y la pla­ta y com­par­te con ellos mu­chas de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, has­ta el pun­to de que ha lle­ga­do a ser con­si­de­ra­do un me­tal se­mi­no­ble. El co­bre po­see una con­duc­ti­vi­dad eléc­tri­ca muy al­ta (só­lo su­pe­ra­da por la pla­ta más ca­ra), por lo que es un me­tal ab­so­lu­ta­men­te cla­ve y es­tra­té­gi­co en las in­dus­trias eléc­tri­ca y elec­tró­ni­ca. Por su bue­na con­duc­ti­vi­dad tér­mi­ca, re­sis­ten­cia a la pre­sión y pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas, se em­plea con pro­fu­sión en los sis­te­mas de ca­le­fac­ción, agua po­ta­ble, ai­re acon­di­cio­na­do y tu­bos de gas. El co­bre se uti­li­za tam­bién pa­ra crear alea­cio­nes, co­mo el es­ta­ño, el la­tón o el bron­ce. Tan sin­gu­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas, uni­das a que es un ma­te­rial to­tal­men­te re­ci­cla­ble, han con­ver­ti­do tam­bién el co­bre en un me­tal co­di­cia­do por de­lin­cuen- tes que no du­dan en des­man­te­lar in­clu­so ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas es­tra­té­gi­cas pa­ra ha­cer­se con él. El ro­bo de co­bre es un de­li­to que ha au­men­ta­do en todo el mun­do des­de el año 2005, en gran par­te por la gran de­man­da que hay en Chi­na y los paí­ses de eco­no­mías emer­gen­tes. Se cal­cu­la que el 90% del co­bre ro­ba­do ter­mi­na en el país asiá­ti­co. Su pre­cio es bas­tan­te fluc­tuan­te, pe­ro en el mer­ca­do ne­gro pue­de os­ci­lar en­tre los cin­co y los sie­te eu­ros el ki­lo. No só­lo la in­dus­tria, la do­mes­ti­ci­dad más in­vi­si­ble y los ma­lean­tes se han ren­di­do a sus re­fle­jos ro­ji-

zos, nu­me­ro­sos crea­do­res tam­bién se han de­ja­do se­du­cir por su ele­gan­cia y ver­sa­ti­li­dad pa­ra crear con es­te ma­te­rial todo ti­po de di­se­ños pa­ra el ho­gar. Si­llas, lám­pa­ras, re­lo­jes, me­sas e in­clu­so asien­tos se fa­bri­can con el ele­men­to 29 de la ta­bla pe­rió­di­ca. Es una coin­ci­den­cia crea­ti­va que nos aden­tra en una nue­va edad del co­bre. A fi­na­les del si­glo XX el mi­ni­ma­lis­mo y el es­ti­lo mo­derno pu­sie­ron de mo­da las la­cas, el no­gal y el bri­llo blan­co del alu­mi­nio y del ace­ro inoxi­da­ble. Man­da­ban las for­mas bá­si­cas, las lí­neas rec­tas y, en cier­to sen­ti­do, la frial­dad. Aho­ra, sinn em­bar­go, se vuel­ve a reivin­di­car los am­bien­tes que arro­pan y se regresa a una ca­li­dez ins­pi­ra­da enn unun es­ti­lo más­más in­dus­trial, que ha da­do pa­so en los ho­ga­res al hie­rro, el ace­ro cor­ten, la pie­dra, la ma­de­ra enen su­su aca­ba­do más rús­ti­co y na­tu­ral y tam­bién al co­bre. Tom Di­xon, un re­co­no­ci­do di­se­ña­dor con­si­de­ra­do el re­den­tor de la ma­nu­fac­tu­ra del mue­ble bri­tá­ni­co y aman­te de los ma­te­ria­les con re­mi­nis­cen­cias in­dus­tria­les, se de­cla­ra­ra un ren­di­do ad­mi­ra­dor del co­bre y ha­ce unos cuan­tos años que lo uti­li­za en

sus crea­cio­nes, so­bre todo de lám­pa­ras, mu­chas he­chas ín­te­gra­men­te con él. “El co­bre es un ma­te­rial im­pres­cin­di­ble en mis tra­ba­jos. No se ha uti­li­za­do de­ma­sia­do en la de­co­ra­ción des­de el mo­vi­mien­to arts and crafts y no sé muy bien por qué, por­que es un me­tal muy cá­li­do, con mu­chos co­lo­res y un mon­tón de pá­ti­nas. El cro­mo y el oro han si­do los co­lo­res pre­fe­ri­dos de los de­co­ra­do­res des­de ha­ce años, pe­ro el co­bre, apar­te de una pe­que­ña apa­ri­ción en los años se­sen­ta, se ha in­fra­uti­li­za­do. Ha si­do el pa­rien­te po­bre, pe­ro, pa­ra mí, ten­dría que ser el gran pun­tal de la de­co­ra­ción”, opi­na Di­xon. Es­te me­tal es un buen re­cur­so a la ho­ra de po­ten­ciar la luz en un in­te­rior. Sus re­fle­jos me­tá­li­cos con­tras­tan con tex­tu­ras so­brias co­mo las ta­pi­ce­rías os­cu­ras y dan un to­que vi­bran­te a los blan­cos. En ca­so de que co­mien­ce a oxi­dar­se, ad­quie­re un co­lor ver­do­so muy in­tere­san­te si se desea dar un ai­re vin­ta­ge a la casa. Chi­le pro­du­ce el 33% de la ofer­ta mun­dial de es­te me­tal, lo que se tra­du­ce en cer­ca de 1,6 millones de to­ne­la­das al año y, sin em­bar­go, la in­dus­tria del di­se­ño con es­te ma­te­rial no es­ta­ba de­ma­sia­do ex­plo­ta­da, más allá de pi­ca­por­tes, po­mos y ce­rra­du­ras. En el 2012, la fa­cul­tad de Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad del De­sa­rro­llo de Chi­le se dio cuen­ta de es­te va­cío y creó un ta­ller de ex­pe­ri­men­ta­ción en co­bre pa­ra po­ner enn va­lor las cua­li­da­des es­té­ti­cas y fun­cio­na­les del co­bre. Sus alum­nos han ex­plo­ra­do nue­vas po­si­bi­li­da­des en el de­sa­rro­llo de ob­je­tos do­més­ti­cos y hann crea­do una co­lec­ción de on­ce pro­duc­tos que com­pren­den lu­mi­na­rias, ob­je­tos de­co­ra­ti­vos y fun­cio­na­les. Es­tos di­se­ños se pre­sen­ta­ron es­te año en el Sa­lón Sa­té­li­te del Mue­ble de Mi­lán, que mues­tra los di­se­ña­do­res emer­gen­tes, y sor­pren­die­ron por su crea­ti­vi­dad. En pa­ra­le­lo, di­se­ña­do­res de lo más di­ver­so han em­pe­za­do a mi­rar el co­bre con los ojos de Tom Di­xon y se es­tán rin­dien­do a es­te me­tal lu­mi­no­so, cá­li­do y so­fis­ti­ca­do. El rei­na­do del co­bre no ha he­cho más que em­pe­zar.

1

2

Bell Ta­ble Cop­per Me­sa au­xi­liar de vi­drio so­pla­do y so­bre de co­bre ma­ci­zo es­mal­ta­do aca­ba­do en cris­tal la­ca­do. De Se­bas­tian Herk­ner pa­ra Clas­si­Con

4

Ata­ca­ma Si­lla con el asien­to y el res­pal­do cons­trui­dos con una tra­ma te­ji­da de co­bre muy fino que le otor­ga fle­xi­bi­li­dad pa­ra adap­tar­se al cuer­po. José Chan­día

3

1 Orient Lám­pa­ras di­se­ña­das en 1963 por Jo Ham­mer­borg (1920-82), re­edi­ta­das por Light­years

2 Bub­ble Lám­pa­ras con ilu­mi­na­ción led en blan­co o ne­gro bri­llan­tes o aca­ba­do en co­bre. De Ste­ve Jo­nes pa­ra In­ner­most

3 Tru­mao Pie­za crea­da a par­tir de una lá­mi­na de co­bre ple­ga­da y pre­pi­ca­da en mó­du­los trian­gu­la­res. De ma­ne­ra vi­sual y abs­trac­ta, ha­bla de la frag­men­ta­ción del te­rri­to­rio chi­leno. De Fer­nan­da Ubi­lla, Carlos Con­tre­ras y Pau­la Ugar­te

4 Se­rie 28 Es­fe­ras de vi­drio so­pla­do ca­len­ta­do de for­ma in­ter­mi­ten­te pa­ra crear bur­bu­jas trans­lú­ci­das en su in­te­rior que al­ber­gan lám­pa­ras de xe­nón de ba­jo vol­ta­je. El ca­ble pue­de ser de co­bre. De Omer Ar­bel pa­ra Boc­ci

4

3 Mist Me­sa con de­gra­da­do de co­bre y la­ca. Pie­za úni­ca de Nen­do pa­ra KME

4 Cop­per View Es­tan­te­ría de lá­mi­nas de co­bre, de Fe­rruc­cio La­via­ni pa­ra KME

5 Re­ves­ti­mien­tos En la pa­red y la ba­rra, ce­rá­mi­ca de la se­rie Fuel con di­fe­ren­tes aca­ba­dos que imi­tan el co­bre, y en el sue­lo, por­ce­lá­ni­co es­mal­ta­do de la mis­ma co­lec­ción. Ce­rá­mi­cas Apa­ri­ci

6 Los 33 Lu­mi­na­ria y es­cul­tu­ra que rin­de ho­me­na­je a los mi­ne­ros atra­pa­dos en la mi­na San José de Ata­ca­ma en el 2010. De Jo­se­fi­na de Fe­ra­ri, Pau­la Wach­ten­dorff y Ra­quel Ossa

7 Ele­ment 29 Vod­ka in­glés des­ti­la­do en alam­bi­ques de co­bre que to­ma su nom­bre de es­te ele­men­to quí­mi­co

8 Ba­se Cop­per Lám­pa­ra con pie de hie­rro fun­di­do y pan­ta­lla de co­bre pu­li­do muy bri­llan­te. De Tom Di­xon

1

8

1 Scotch Club Lám­pa­ras de ce­rá­mi­ca con 72 fa­ce­tas que re­fle­jan la luz en va­rias di­rec­cio­nes. De Xa­vier Ma­ño­sa & Mas­ha­llah pa­ra Mar­set

2 Voi­les Con­so­la de vi­drio tem­pla­do y co­bre de Mau­ri­ce Ba­ri­lo­ne pa­ra Ro­che Bo­bois

6

5

3

7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.