La gua­ri­da de la fie­ra

Una ha­bi­ta­ción pro­pia es un es­pa­cio de in­de­pen­den­cia pa­ra el ado­les­cen­te y tam­bién un es­pe­jo de su per­so­na­li­dad cam­bian­te. Cla­ro que mu­chas ve­ces se con­vier­te en un im­por­tan­te cam­po de ba­ta­lla de la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos. ¿La pa­la­bra cla­ve? Ne­go­ci

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

La ca­ma sin ha­cer. ¿Por qué es­tán en el sue­lo esos cal­ce­ti­nes su­cios? Ha pues­to otro pós­ter de ese can­tan­te tan es­tram­bó­ti­co. ¿Hue­le a ta­ba­co? ¡Pe­ro qué des­or­de­na­do es­tá su ar­ma­rio! Sí, bien­ve­ni­dos, es la ha­bi­ta­ción de los ado­les­cen­tes, un re­fu­gio pa­ra ellos y un do­lor de ca­be­za cró­ni­co pa­ra mu­chos pa­dres. Los ado­les­cen­tes ne­ce­si­tan te­ner una ha­bi­ta­ción pro­pia pa­ra em­pe­zar a tan­tear el ca­mino de la in­de­pen­den­cia. “Su ha­bi­ta­ción es fun­da­men­tal –ex­pli­ca Jo­seph Kno­bel Freud, psi­coa­na­lis­ta–. Les per­mi­te ir pro­ban­do có­mo se sien­ten so­los en su es­pa­cio an­tes de ir­se de casa. Por eso es im­por­tan­te que es­té a su gus­to”. Es un es­pa­cio de li­ber­tad, pe­ro tam­bién una gua­ri­da. Un lu­gar en el que ca­pear el tem­po­ral en una épo­ca en la que se vi­ven mu­chos cam­bios fí­si­cos, psi­co­ló­gi­cos y so­cia­les. El ado­les­cen­te es­tá de­jan­do de ser un ni­ño y ya se le em­pie­zan a exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des adul­tas. Co­mo se­ña­la Car­les Fei­xa, an­tro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­tat de Llei­da, “la ha­bi­ta­ción es co­mo su se­gun­do úte­ro: un es­pa­cio se- gu­ro y pro­te­gi­do, en el que acu­mu­lar fuer­zas fí­si­cas y emo­cio­na­les pa­ra en­fren­tar­se al mun­do”. El pri­mer úte­ro se aban­do­na con el na­ci­mien­to fí­si­co a la vi­da. Y el se­gun­do úte­ro se­ría la ado­les­cen­cia, que se aban­do­na con el na­ci­mien­to a la vi­da so­cial: al tra­ba­jo, a las re­la­cio­nes ex­ter­nas a la fa­mi­lia, a la pa­re­ja. “En nues­tra so­cie­dad, ese se­gun­do na­ci­mien­to se ex­pre­sa en ri­tos de pa­so pri­va­dos: la ha­bi­ta­ción re­em­pla­za la ca­ba­ña ini­ciá­ti­ca de las so­cie­da­des tri­ba­les”. Ade­más, no hay que ol­vi­dar que, pa­ra los ado­les­cen­tes, el ho­ri­zon­te de una po­si­ble eman­ci­pa­ción del ho­gar es ca­da vez más le­jano. “Ya no es­tán ob­se­sio­na­dos con aban­do­nar el es­pa­cio com­par­ti­do, en­tre otras co­sas, por­que sa­ben que les va a cos­tar mu­cho per­mi­tír­se­lo, y bus­can es­pa­cios pro­pios que pue­dan com­pen­sar­les: la cul­tu­ra de la no­che, los via­jes y la ha­bi­ta­ción pro­pia”, se­ña­la Car­les Fei­xa. Hu­bo un tiem­po, an­tes de Jus­tin Bie­ber o Me­cano, en el que los ado­les­cen­tes no te­nían una ha­bi­ta­ción pro­pia. “Es un fe­nó­meno muy re­cien­te –apun­ta Car­les Fei­xa–. Empezó a par­tir de la dé­ca­da de 1960, gracias a la so­cie­dad de con­su­mo y la re­duc­ción del nú­me­ro de hi­jos. An­tes, es­tos vi­vían y dor­mían jun­tos, in­clu­so con los pa­dres. No ha­bía una no­ción de es­pa­cio do­més­ti­co pa­ra ca­da miem­bro de la fa­mi­lia”. Hoy en día, los ado­les­cen­tes quie­ren su ha­bi­ta­ción, eco­sis­te­ma que es un re­fle­jo de la so­cie­dad. “Se­gu­ra­men­te es la me­jor ven­ta­na pa­ra co­no­cer el mun­do ac­tual”, aña­de. Si en­trá­ra­mos en las ha­bi­ta­cio­nes de va­rios ado­les­cen­tes, co­no­ce­ría­mos a los ído­los ac­tua­les, ha­cia dón­de va la mo­da o la tec­no­lo­gía. El pro­ble­ma es que mu­chos pa­dres en­tran en la ha­bi­ta­ción de su hi­jo ado­les­cen­te y no se que­dan, pre­ci­sa­men­te, fas­ci­na­dos. Quie­ren or­den, hi­gie­ne, unos ho­ra­rios pa­ra que su hi­jo no es­té to­da la no­che ju­gan­do a vi­deo­jue­gos… Unos mí­ni­mos que, mu­chas ve­ces, su hi­jo no es­tá muy in­cli­na­do a cum­plir. En­ton­ces, ¿dón­de em­pie­za y dón­de aca­ba la ju­ris­dic­ción pa­ter­na? ¿El he­cho de que se le dé

una ha­bi­ta­ción a un ado­les­cen­te es una pa­ten­te de cor­so pa­ra que ha­ga lo que le ven­ga en ga­na? No siem­pre es sen­ci­llo mar­car la fron­te­ra en­tre los de­re­chos que tie­ne el ado­les­cen­te y las obli­ga­cio­nes o los lí­mi­tes que pue­den im­po­ner sus pa­dres. “El pro­ble­ma es que los ado­les­cen­tes se opo­nen a los lí­mi­tes aun­que los pue­dan ne­ce­si­tar”, co­men­ta Carlos Blin­der, psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta. Es­ta pug­na de cri­te­rios mues­tra que es­te es­tá de­fi­nien­do sus gus­tos, su per­so­na­li­dad y su in­de­pen­den­cia. “El ado­les­cen­te es­tá di­cien­do: ‘No soy co­mo vo­so­tros y no quie­ro ser co­mo vo­so­tros’. Por eso, has­ta cier­to pun­to, es­te ti­po de con­flic­tos en lo que res­pec­ta a la ha­bi­ta­ción son sa­lu­da­bles”, con­si­de­ra Íñigo Ochoa de Al­da, psi­có­lo­go. Aun­que a los pa­dres no es­tén en­can­ta­dos con su pa­pel de spa­rrings, “es­tas pe­leas ayu­dan a for­mar el ca­rác­ter de su hi­jo. Es­te se sien­te más au­tó­no­mo. Y, si lue­go se con­si­gue lle­gar a un acuer­do, es un sín­to­ma de que la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos es, co­mo mí­ni­mo, bas­tan­te bue­na”. Las dis­cu­sio­nes por la di­fe­ren­cia de cri­te­rios se pue­den agriar de­ma­sia­do. “Di­ga­mos que me­ter­se con la ha­bi­ta­ción de un ado­les­cen­te es me­ter­se con su iden­ti­dad –ex­pli­ca Jo­seph Kno­bel Freud–. En su ha­bi­ta­ción, el ado­les­cen­te es­tá ex­plo­ran­do y cons­tru­yen­do su iden­ti­dad. Y de­cir­le que su ha­bi­ta­ción es­tá mal es de­cir­le que él es­tá mal”. Ade­más, una ca­ma sin ha­cer, unos cal­zon­ci­llos que no se han re­co­gi­do o ha­cer ca­so omi­so a la pe­ti­ción de sa­lir de la ha­bi­ta­ción pa­ra ce­nar pue­den ser la chis­pa pa­ra que ex­plo­ten otros con­flic­tos. “Por ejem­plo, en el ca­so de los pa­dres que es­tán en­fa­da­dos con su hi­jo por las amis­ta­des que tie­ne. Dis­cu­ten por la ha­bi­ta­ción, y sa­le todo”, aña­de Kno­bel Freud. En­ton­ces, el ado­les­cen­te se ha­ce fuer­te en su ha­bi­ta­ción y la dis­cu­sión se en­ca­lla. “Yo creo que mu­chas de esas dis­cu­sio­nes –opi­na Carlos Blin­der– in­di­can que hay pa­dres a los que les cues­ta acep­tar real­men­te que su hi­jo ten­ga un es­pa­cio pri­va­do”. En es­te ca­so, los con­flic­tos se pue­den en­ten­der co­mo una lu­cha en­tre el de­seo de in­de­pen­den­cia del hi­jo y el de­seo de con­trol de los pa­dres. “Otro pro­ble­ma es que al­gu­nos pa­dres creen que la ha­bi­ta­ción del hi­jo les re­pre­sen­ta a ellos co­mo pa­dres –con­si­de­ra Jo­seph Kno­bel Freud–. Por eso les mo­les­ta el des­or­den o que su hi­jo cuel­gue pós­ters, des­de su pun­to de vis­ta, ra­ros”. ¿Y si vie­nen vi­si­tas?, qui­zás se pre­gun­ten al­gu­nos pa­dres. “No creo que ha­ga fal­ta en­se­ñar­les la ha­bi­ta­ción de su hi­jo”. Pa­ra el ado­les­cen­te es muy im­por­tan­te de­co­rar­la a su ma­ne­ra. Aun­que a los pa­dres les pa­rez­ca un aten­tan­do es­té­ti­co te­ner do­ce­nas de fo­to­gra­fías con los ami­gos en la pla­ya o en con­cier­tos, acu­mu­lar pós­ters del pe­núl­ti­mo can­tan­te de mo­da, pin­tar la ha­bi­ta­ción de un co­lor que no com­bi­ne con el re­ci­bi­dor, api­lar li­bros en el sue­lo o de­jar la ca­ma sin ha­cer. “Re­cuer­do el ca­so de un ado­les­cen­te que que­ría pin­tar las pa­re­des de ro­jo–co­men­ta Carlos Blin­der–. Pe­ro no sue­le ha­ber ca­sos muy, muy ex­tre­mos. Y si a los pa­dres hay al­go que les re­sul­ta in­so­por­ta­ble, pue­den ne­go­ciar”. El prin­ci­pal con­flic­to es el or­den o la fal­ta de él. Mu­chas per­so­nas tie­nen la casa muy or­de­na­da. Pe­ro en cuan­to abren la ha­bi­ta­ción de su hi­jo de ca­tor­ce años… Cla­ro, es­te pue­de ale­gar en su de­fen­sa que tie­ne su or­den. Pa­ra Carlos Blin­der, “lo im­por­tan­te es que ese or­den le sir­va al chi­co. Si es­tá a gus­to, si en­cuen­tra las co­sas, si pue­de es­tu­diar bien y sa­ca bue­nas no­tas… No veo mo­ti­vos pa­ra obli­gar­le a que cam­bie su or­den”. Es im­por­tan­te mos­trar res­pe­to por los cri­te­rios que si­gue el ado­les­cen­te, aun­que los pa­dres tie­nen mar­gen de ne­go­cia­ción. “Si les mo­les­ta plan­char la ro­pa de su hi­jo y lue­go en­con­trar­la arru­ga­da de cual­quier ma­ne­ra, pue­den de­cir­le: ‘Va­le, ten la ro­pa co­mo quie­ras, pe­ro te la plan­chas tú”, acon­se­ja Íñigo Ochoa de Al­da. La cla­ve es­tá en ne­go­ciar. Por ejem­plo, al ha­cer o no la ca­ma. “Yo creo que no es ne­ce­sa­rio obli­gar a un ado­les­cen­te a que la ha­ga. Pe­ro en­tien­do que ha­ya pa­dres que opi­nen lo con­tra­rio –co­men­ta Íñigo Ochoa de Al­da–. Así que pue­den pro­po­ner: ‘Si no la ha­ces, no­so­tros no te

fre­ga­mos los pla­tos ni te plan­cha­mos la ro­pa”. Y a ver si, en­ton­ces, des­cu­bre las ven­ta­jas de ha­cer la ca­ma. O se pue­de lle­gar a una so­lu­ción in­ter­me­dia: “Pue­de cu­brir la ca­ma, en lu­gar de ha­cer­la com­ple­ta­men­te, pa­ra que al abrir la puer­ta ya no se vea des­he­cha”, aña­de Ochoa de Al­da. Es una for­ma de que el ado­les­cen­te acep­te que sus pa­dres tie­nen otros cri­te­rios, y, a la vez, pue­de ha­cer las co­sas a su ma­ne­ra. “Tam­bién hay que pen­sar que es nor­mal que la ha­bi­ta­ción es­té des­or­de­na­da, por­que es un re­fle­jo de có­mo es­tán ellos –con­si­de­ra Kno­bel Freud–. Es­tán pa­san­do por una épo­ca de mu­chos cam­bios, en la que se pue­den sen­tir per­di­dos, al­go des­or­de­na­dos. Por eso su ha­bi­ta­ción tam­bién lo es­tá. El des­or­den re­pre­sen­ta su es­ta­do men­tal, y hay que res­pe­tar­lo”. No es de ex­tra­ñar que, en las ha­bi­ta­cio­nes de los ado­les­cen­tes más jó­ve­nes, to­da­vía ha­ya ves­ti­gios in­fan­ti­les con ob­je­tos ju­ve­ni­les. “Todo es­tá mez­cla­do: el ayer, el hoy, el ma­ña­na y los afec­tos”, aña­de. Ese des­or­den que tan­to irri­ta a los pa­dres per­mi­te que mu­chos ado­les­cen­tes es­tén en su sal­sa. Co­mo ex­pli­ca Íñigo Ochoa de Al­da, “qui­zás se sien­ten más crea­ti­vos, por­que su des­or­den va con su for­ma de ser. Aun­que qui­zás lo tie­nen todo re­vuel­to pa­ra fas­ti­diar a sus pa­dres. Hay que dis­tin­guir un mo­ti­vo de otro. En el pri­mer ca­so, no creo que ha­ya que ha­cer un dra­ma”. Qui­zás mu­chos pa­dres en­tien­den que pue­den tran­si­gir res­pec­to al or­den, la ca­ma o la de­co­ra­ción. Pe­ro ¿y la hi­gie­ne?, ¿y si hay res­tos de co­mi­da o si hay mu­cha ro­pa su­cia en los ar­ma­rios…? “Cla­ro que tie­ne que ha­ber lí­mi­tes en es­te sen­ti­do. Si la ha­bi­ta­ción hue­le mal o las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas son muy ma­las, eso pue­de afec­tar a la sa­lud del ado­les­cen­te o mo­les­tar al res­to de las per­so­nas de la casa. Así que los pa­dres pue­den pe­dir­le al hi­jo que la lim­pie”, se­ña­la Jo­seph Kno­bel Freud. Otra co­sa es que lo ha­ga. “Creo que es me­jor que no en­tre otra per­so­na a lim­piar, por­que, si no, es muy có­mo­do pa­ra él. Tie­ne que lim­piar él”. Una op­ción, co­mo re­co­mien­da Íñigo Ochoa de Al­da, “es pac­tar que hay que lim­piar la ha­bi­ta­ción un día a la se­ma­na. Y que el ado­les­cen­te eli­ja el día. Así par­ti­ci­pa de la de­ci­sión”. Por otro la­do, en mu­chas ha­bi­ta­cio­nes pue­de ha­ber un or­de­na­dor, un te­le­vi­sor, una con­so­la... apa­ra­tos que per­mi­ten ais­lar­se ho­ras y ho­ras. En opi­nión de Ochoa de Al­da, “el ado­les­cen­te tie­ne que com­par­tir mo­men­tos con la fa­mi­lia, co­mo las co­mi­das. Pe­ro si va bien en los es­tu­dios, su con­duc­ta es más o me­nos bue­na y es­tá bien con la fa­mi­lia, creo que se le pue­de de­jar a su cri­te­rio las ho­ras que pa­se en su ha­bi­ta­ción. Si no, ha­brá que po­ner lí­mi­tes”. No es fá­cil pa­ra los pa­dres mar­car lí­mi­tes. En­tre el mie­do a caer en la ex­ce­si­va exi­gen­cia o la ex­ce­si­va per­mi­si­vi­dad hay una zo­na muy am­plia. “Creo que el cri­te­rio tie­ne que mar­car­lo la se­gu­ri­dad y la sa­lud del hi­jo –con­si­de­ra Carlos Blin­der–. Por eso se le pue­de pe­dir que no fu­me, ya que, apar­te de que es ma­lo pa­ra su sa­lud, mo­les­ta a otras per­so­nas de la casa. O que la ha­bi­ta­ción no es­té muy su­cia, por­que pue­de ser an­ti­hi­gié­ni­co”. ¿Y las vi­si­tas es­pe­cia­les? Una co­sa es que se en­cie­rre con sus ami­gos en su ha­bi­ta­ción. Y otra co­sa es que se en­cie­rre con su ami­go o ami­ga es­pe­cial y pon­ga la mú­si­ca un po­co al­ta. “No veo el pro­ble­ma –ex­pli­ca Jo­seph Kno­bel Freud–. Es me­jor que es­té en su ha­bi­ta­ción y no en si­tios mu­cho me­nos se­gu­ros”. La ha­bi­ta­ción es un es­pa­cio en el que el ado­les­cen­te tie­ne de­re­cho a dis­fru­tar de su pro­pia in­ti­mi­dad. “Por eso creo que los pa­dres de­ben lla­mar an­tes de en­trar. Y no se pue­de fis­go­near en ella. En­trar en su ha­bi­ta­ción sin su per­mi­so es una in­tro­mi­sión en su in­ti­mi­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.