Cherchez l’hom­me

Vi­ven le­jos de los fo­cos de sus mu­je­res. Ilus­tres des­co­no­ci­dos o no tan co­no­ci­dos, hay una le­gión de ma­ri­dos que pa­ra apo­yar al éxi­to de sus es­po­sas po­nen en en­tre­di­cho su ca­rre­ra. Una nue­va ten­den­cia so­cial es­tá aflo­ran­do

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Los re­fra­nes no mien­ten. Pe­ro igual hay que po­ner­los al día. Se ha di­cho que de­trás de un gran hom­bre siem­pre hay una gran mu­jer. Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad tam­bién es cier­to lo con­tra­rio: de­trás de una gran mu­jer es más que pro­ba­ble que ha­ya un gran hom­bre, un hom­bre que no du­da en de­jar en un se­gun­do plano sus am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les pa­ra que la ca­rre­ra de su me­dia na­ran­ja des­pe­gue, que ani­ma a su pa­re­ja y acep­ta su pro­yec­ción pú­bli­ca mien­tras que él se en­car­ga de los hi­jos y del ho­gar, le­jos de los fo­cos, co­mo un ilus­tre des­co­no­ci­do en la som­bra. Ha­ga­mos un re­pa­so. Ha­ce años, unos cuan­tos pa­dres de fa­mi­lia hu­bie­ran re­co­men­da­do a sus hi­jas que eli­gie­ran bien a su pa­re­ja: po­si­ble­men­te un hom­bre aco­mo­da­do, con un buen pues­to, un tra­ba­jo fi­jo, un cier­to es­ta­tus. Hoy en día, Sheryl Sand­berg, je­fe de ope­ra­cio­nes de Fa­ce­book, una de las eje­cu­ti­vas más po­de­ro­sas de Wall Street, re­afir­ma es­te prin­ci­pio: “La elec­ción más im­por­tan­te pa­ra cual­quier mu­jer es es­co­ger con quien ca­sar­se”. Pe­ro ojo: sus mo­ti­vos son dia­me­tral­men­te opues­tos a los de an­ta­ño. “El ma­ri­do tie­ne que ser una per­so­na que es­té dis­pues­ta a apo­yar­te en tu ca­rre­ra. Y am­bos han de te­ner co­mo ob­je­ti­vo lle­gar a un re­par­to del 50% en las ta­reas fa­mi­lia­res. No siem­pre es lo más jus­to, pe­ro es lo me­jor”. Pa­re­ce ha­ber­se aca­ba­do la an­ti­gua dis­tin­ción de gé­ne­ro en­tre pro­duc­ción (eco­nó­mi­ca) y re­pro­duc­ción (bio­ló­gi­ca). Cuan­do a prin­ci­pios del 2000 Carly Fio­ri­na se con­vir­tió en el pri­mer con­se­je­ro de­le­ga­do mu­jer de HP, su ma­ri­do Frank de­ci­dió pre­ju­bi­lar­se de la fir­ma AT&T pa­ra apo­yar la ca­rre­ra de su esposa. En la ac­tua­li­dad, se­gún in­for­ma­ba la re­vis­ta Bu­si­ness Week, de las 18 mu­je­res que son al­tas eje­cu­ti­vas en las ma­yo­res em­pre­sas de EE:UU., sie­te de ellas tie­nen a su ma­ri­do en casa. Por ejem­plo, la pre­si­den­te de Pep­si, In­dra Noo­yi, se ha­ce car­go de la com­pa­ñía. Su ma­ri­do, Raj Kis­han, cam­bió su tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to pa­ra con­ver­tir­se en con­sul­tor y así ocu­par­se de sus dos hi­jas. Dawn Le­po­re, ex con­se­je­ra de­le­ga­da de una fir­ma de co­mer­cio elec­tró­ni­co, con­se­je­ra de AOL y aho­ra una de los gu­rús de Wall Street, ex­pli­ca: “Las mu­je­res tie­nen que ele­gir a su es­po­so con su­mo cui­da­do. Si us­ted as­pi­ra a un tra­ba­jo ca­li­fi­ca­do, ne­ce­si­ta a un ma­ri­do que es­té in­vo­lu­cra­do y que sos­ten­ga su éxi­to”. Y es lo que ha he­cho su cón­yu­ge, Glad­den, que aban­do­nó su em­pleo en un ban­co pa­ra tra­ba­jar co­mo au­tó­no­mo des­de casa. “Pa­ra ha­cer lo que ha­go, tie­nes que ser ca­paz de de­cir: va­le, mi mu­jer es la que trae el pan a casa, es la que tie­ne más po­der y yo de­bo acep­tar eso. Al mis­mo tiem­po, co­mo hom­bre, ne­ce­si­tas cul­ti­var tus pro­pios in­tere­ses”. Ri­chard Zwei­gen­haft, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te (EE.UU.) y au­tor de un li­bro so­bre la fi­gu­ra del con­se­je­ro de­le­ga­do, sos­tie­ne que es­tas op­cio­nes fa­mi­lia­res no só­lo son ne­ce­sa­rias, sino ven­ta­jo­sas: “¿Có­mo pue­des com­pe­tir hoy en día en la eco­no­mía glo­bal sin una pa­re­ja? Esen­cial­men­te, no pue­des. Mu­chas mu­je­res en al­tos pues­tos di­rec­ti­vos con­fie­san que no hu­bie­ran po­di­do lle­gar tan al­to sin con­tar con ma­ri­dos que las ayu­dan con los hi­jos, el ho­gar y que ten­gan una vo­lun­tad fle­xi­ble”. Ro­sa­beth Moss Kan­ter, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (Es­ta­dos Uni­dos) y au­to­ra de Men and wo­men of the cor­po­ra­tion, coin­ci­de con es­ta te­sis: “Una mu­jer nun­ca di­rá que su ma­ri­do ‘no ha al­can­za­do el éxi­to por ayu­dar­me a mí.’ Se­ría co­mo dis­mi­nuir­le. Pe­ro, si quie­res ser una al­ta eje­cu­ti­va, pre­ci­sas un sis­te­ma de apo­yo”. Es­te pa­re­ce ser el nue­vo pac­to en­tre los se­xos. Han­na Ro­sin, au­to­ra de un li­bro con un in­quie­tan­te tí­tu­lo: The end of men ( el fin del hom­bre), sos­tie­ne que las mu­je­res se es­tán con­vir­tien­do en ca­be­zas de fa­mi­lia, son las que lle­van el pan a casa. Son las lla­ma­das bread­wo­men ·o mu­je­res al­fa. “Se es­tán edu­can­do más y me­jor y nos he­mos acos­tum­bra­do a ver­las en el po­der. Ha­blan de se­xo, se plan­tean su vi­da, sus ca­rre­ras y sus ma­tri­mo­nios de ma­ne­ra muy di­fe­ren­te a có­mo se ha­cía has­ta aho­ra”. Car­men Bo­tia, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía en Uni­ver­si­dad Pablo de Ola­vi­de y es­tu­dio­sa de la ma­te­ria, re­co­no­ce que “hay hom­bres que lle­gan al lí­mi­te pro­fe­sio­nal; a lo me­jor tie­nen un ho­ra­rio fle­xi­ble que les per­mi­te una ma­yor pre­sen­cia en casa y así de­ci­den dar un pa­so atrás pa­ra fa­vo­re­cer­las a ellas. Lo que ocu­rre es que, pa­ra al­gu­nos va­ro­nes, el em­pleo ha per­di­do la cen­tra­li­dad en su vi­da, mien­tras que en la ac­tua­li­dad pa­ra mu­chas mu­je­res el tra­ba­jo se es­tá con­vir­tien­do en al­go esen­cial: por eso, so­bre todo en las cla­ses más al­tas, han tar­da­do en te­ner hi­jos pa­ra afian­zar­se pro­fe­sio­nal­men­te”. En 1988, ape­nas el 19% de los hom­bres en EE.UU. cui­da­ba con re­gu­la­ri­dad de ni­ños in­fe­rio­res a los cin­co años. Aho­ra el por­cen­ta­je es del 32%. Ya. Pe­ro ¿qué pien­san los hom­bres de es­te nue­vo re­par­to de po­der? His­tó­ri­ca­men­te, el pri­mer ca­so que sa­lió en los pe­rió­di­cos re­fe­ren­te a es­ta nue­va for­ma de en­ten­der la pa­re­ja fue el ma­tri­mo­nio That­cher. El ma­ri­do, De­nis, ex­pe­ri­men­tó un gran ma­les­tar an­te el po­der e in­fluen­cia que lle­gó a ejer­cer la da­ma de hie­rro, inol­vi­da­ble je­fa del Go­bierno del Reino Uni­do du­ran­te dé­ca­das. Se ha­bló en­ton­ces de sín­dro­me del ma­ri­do de That­cher”. Fue el em­ble­ma del hom­bre eclip­sa­do y en­som­bre­ci­do por su mu­jer. Cuan­do co­no­ció a Mar­ga­ret, ella era una po­lí­ti­ca con­ser­va­do­ra y él era un prós­pe­ro em­pre­sa­rio que ve­nía de un di­vor­cio muy do­lo­ro­so. Pe­ro lo dio todo por su esposa. Fi­nan­ció su ca­rre­ra, fue su más fia­ble ase­sor y me­jor cóm­pli­ce. En aque­llos tiem­pos era un sa­cri­fi­cio di­fí­cil de acep­tar y asu­mir. De­nis aca­bó

su­frien­do de­pre­sio­nes y va­lo­ró la po­si­bi­li­dad de di­vor­ciar­se, se­gún una bio­gra­fía pu­bli­ca­da des­pués de la muer­te de la pri­mer mi­nis­tro. A pos­te­rio­ri, ella re­co­no­ció la im­por­tan­cia de su pa­pel. That­cher lle­gó a de­cir que sin él “nun­ca hu­bie­ra po­di­do ser pri­mer mi­nis­tra du­ran­te on­ce años”. Vi­vir al la­do de una mu­jer que tie­ne ma­yor pro­yec­ción pú­bli­ca, es­ta­tus y, a me­nu­do, ma­yo­res in­gre­sos, su­po­ne una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción pa­ra que ca­da uno en­cuen­tre su lu­gar. Joa­chim Sauer, pro­fe­sor de Química en la Uni­ver­si­dad de Ber­lín no es un nom­bre que sue­ne a la ma­yo­ría. Los me­dios ale­ma­nes le lla­man “el fan­tas­ma de la Ópe­ra”, por de­jar­se ver úni­ca­men­te en el Fes­ti­val de Bay­reuth. Le de­fi­nen co­mo una per­so­na pro­fun­da, di­ver­ti­da y bri­llan­te. Es el ma­ri­do de An­ge­la Mer­kel, que le ca­li­fi­ca co­mo “una gran per­so­na. Es una fuen­te im­por­tan­te de con­se­jos. Mis con­ver­sa­cio­nes con él son ca­si vi­ta­les”. Cuen­tan que en el 2011, en un ac­to en la Casa Blan­ca, Mer­kel sa­lió de su limusina y empezó a ca­mi­nar por las es­ca­le­ras del pa­la­cio…. ¡has­ta dar­se cuen­ta de que se ha­bía ol­vi­da­do a su ma­ri­do en el vehícu­lo! Al fi­nal tu­vo que dar mar­cha atrás pa­ra es­pe­rar­le y sa­lir a su en­cuen­tro. Aca­dé­mi­co muy res­pe­ta­do, no se in­tere­sa por los en­tre­si­jos de la al­ta po­lí­ti­ca que con­si­de­ra os­cu­ros y pre­fie­re las mo­lé­cu­las. Una vez Mer­kel ad­mi­tió: “Mi ma­ri­do no en­tien­de lo que ha­ce­mos en la can­ci­lle­ría”. Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra ge­ne­ral del FMI, dos di­vor­cios a sus es­pal­das, en una en­tre­vis­ta con­fe­só que “los hom­bres de mi vi­da han te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra acep­tar mi éxi­to”. Su úl­ti­mo com­pa­ñe­ro, Xa­vier Gio­can­ti, pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do el lu­gar exac­to dón­de si­tuar­se en la re­la­ción de su pa­re­ja. “Yo me en­car­go de su PIB. Su pla­cer in­te­rior bru­to”, ase­gu­ró con una bue­na do­sis de iro­nía. Co­mo ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te el de­mó­gra­fo de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin (EE.UU:), Ch­ris­ti­ne Sch­wartz, “los hom­bres es­tán ca­da vez más bus­can­do a pa­re­jas que ten­gan un pe­so eco­nó­mi­co es­pe­cí­fi­co en el ma­tri­mo­nio”. Tam­po­co de­be re­sul­tar sen­ci­llo ser el ma­ri­do de una es­cri­to­ra mi­llo­na­ria. Es lo que le ha to­ca­do vi­vir a Niall Leo­nard, es­po­so de E.L. Ja­mes, au­to­ra de la tri­lo­gía Cin­cuen­ta som­bras de Grey. Leo­nard, guio­nis­ta de te­le­vi­sión du­ran­te 20 años, vio có­mo su vi­da cam­bia­ba cuan­do su mu­jer empezó a des­cri­bir proezas se­xua­les en su li­bro. ¿Le sir­vió de ins­pi­ra­ción? “Si quie­ren es­pe­cu­lar so­bre mi vi­da se­xual, que lo ha­gan. Yo no se lo voy a im­pe­dir”, res­pon­de ca­da vez que los me­dios le pre­gun­tan so­bre el te­ma. En todo ca­so, él ha apro­ve­cha­do el ti­rón y ha pu­bli­ca­do su pri­me­ra no­ve­la ne­gra, Crus­her. Destino análo­go ha ex­pe­ri­men­ta­do otro nom­bre des­co­no­ci­do por el gran pú­bli­co: el es­ta­dou­ni­den­se Wi­lliam C. Gor­don. Te­nía pen­sa­do es­cri­bir la his­to­ria de su vi­da, pe­ro no se atre­vió. Fue su esposa la que la re­dac­tó en el li­bro Plan in­fi­ni­to”. Gor­don pro­fe­sa “ad­mi­ra­ción” por su mu­jer, al pun­to que él ha de­ja­do los tri­bu­na­les, su pro­fe­sión, pa­ra vi­vir de los li­bros co­mo au­tor de no­ve­las, si­guien­do los pa­sos de su mu­jer. Unos ejem­plos que de­mues­tran que, pa­ra los ma­ri­dos, cuan­do no pue­den es­tar de­trás de ellas… van a su la­do. Es ca­da vez más co­mún que ellos asu­man pa­pe­les tra­di­cio­nal­men­te fe­me­ni­nos. María del Mar Ra­ven­tós, presidenta de Co­dor­niu, seis hi­jos, re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta que cuan­do tu­vo fa­mi­lia, pu­do con­tar con el apo­yo de su es­po­so, Ig­na­cio Ros. “He te­ni­do ayu­da. Y, sí, fí­si­ca­men­te mi ma­ri­do me ayu­da­ba: ha da­do bi­be­ro­nes y ha cam­bia­do pa­ña­les, al­go que en aquel en­ton­ces era un po­co ra­ro; y mo­ral­men­te, me ayu­dó mu­cho”. Es­ta eje­cu­ti­va, sin em­bar­go, cree que el éxi­to pro­fe­sio­nal no de­be ser in­com­pa­ti­ble con otros pa­pe­les en casa. “Yo en la em­pre­sa soy Mar Ra­ven­tós, pe­ro cuan­do es­toy con mi fa­mi­lia soy la se­ño­ra de mi ma­ri­do y me gus­ta ha­cer de ma­dre”. Eso sí: tam­bién hay quien cree que el apo­yo del hom­bre es útil, pe­ro que no de­be con­di­cio­nar las elec­cio­nes en la vi­da. Án­ge­la Be­ce­rra, es­cri­to­ra co­lom­bia­na, empezó a ha­cer prác­ti­cas en la em­pre­sa de pu­bli­ci­dad de su ac­tual ma­ri­do, Joa­quín Llo­ren­te. Has­ta que ella de­ci­dió se­guir su pro­pio ca­mino. “Pa­ra mí la li­te­ra­tu­ra era un te­ma vis­ce­ral. O cum­plía con eso o me iba a frus­trar. Yo te­nía la vi­da re­suel­ta, pe­ro fue un de­seo per­so­nal. Pen­sé: lo ha­go por­que me sien­to ca­pa de asu­mir­lo y no por qué ten­go a un ma­ri­do que me man­tie­ne. Es al­go que tie­ne que par­tir de ti, no de los de­más”, ex­pli­ca. Llo­ren­te, que fue un pu­bli­ci­ta­rio de re­nom­bre, aho­ra tam­bién es­cri­be. “Mi de­ci­sión le mo­vi­li­zó. Yo le de­cía ‘es­tás mal­gas­tan­do tu vi­da’. Has­ta que él tam­bién, años des­pués, se re­ti­ró. Aho­ra ca­da uno de los dos es­tá don­de tie­ne que es­tar. Am­bos te­ne­mos for­mas de crear di­fe­ren­tes, pe­ro so­mos más li­bres”, con­clu­ye Be­ce­rra. Mar Alar­cón, fun­da­do­ra de la em­pre­sa So­cial Car, pri­me­ra em­pre­sa de al­qui­ler de co­ches en­tre par­ti­cu­la­res, con­si­de­ra­da co­mo una de las jó­ve­nes eje­cu­ti­vas con más pro­yec­ción, es­tá a pun­to de te­ner a su ter­cer hi­jo. Su ca­so es un po­co di­fe­ren­te, por­qué fun­dó con su ma­ri­do, Ra­fael Ve­las­co, una so­cie­dad jun­tos, aun­que ella es la que lle­va las rien­das del ne­go­cio y es la ca­ra más vi­si­ble de la com­pa­ñía. “Creo fir­me­men­te que un em­pren­de­dor tie­ne que te­ner un apo­yo emo­cio­nal de­trás. Pa­ra mí ese apo­yo ha si­do fun­da­men­tal, el que me ha per­mi­ti­do ha­cer co­sas. Por­que si a tu la­do hay al­guien que te es­tá fre­nan­do, tie­nes un pro­ble­ma mu­cho ma­yor que la fal­ta de di­ne­ro o ideas. El he­cho de que los dos es­te­mos en el mis­mo cam­po nos ha per­mi­ti­do evo­lu­cio­nar jun­tos”. Se­gún Alar­cón, con el ma­ri­do de­bes com­par­tir un en­ten­di­mien­to de la pro­fe­sión, tie­ne que sa­ber me­ter­se en nues­tro lu­gar y evi­den­te­men­te com­par­tir mu­chas ta­reas”. Du­ran­te las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, cuan­do el hom­bre sa­lía a tra­ba­jar apa­ren­ta­ba no ne­ce­si­tar a una mu­jer pa­ra su éxi­to. “En cam­bio –di­ce Alar­cón–, yo es­toy con­ve­ni­da de que la ma­yo­ría de no­so­tras apre­cia mu­cho a aquel hom­bre que es­tá vol­ca­do en la fa­mi­lia”. Pa­ra Car­men Bo­tia, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Pablo Ola­vi­da de Sevilla, en es­te ti­po de re­la­cio­nes

el va­rón tie­ne que re­de­fi­nir su pa­pel. “En las pa­re­jas en las que la mu­jer tie­ne una po­si­ción do­mi­nan­te (hi­po­gá­mi­cas), el hom­bre asig­na va­lor al tra­ba­jo de la mu­jer, co­mo aque­llo que per­mi­te a la fa­mi­lia sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, mien­tras él se po­si­cio­na co­mo fi­gu­ra re­pre­sen­ta­ti­va en su ám­bi­to pro­fe­sio­nal, en tér­mi­nos de re­fe­ren­cia y per­so­na­li­dad, re­co­no­ci­mien­to so­cial”. Por ejem­plo, si ella aca­pa­ra las por­ta­das de los dia­rios por su tra­ba­jo, él se con­for­ma con ser un pro­fe­sor dis­cre­to, pe­ro res­pe­ta­do por sus alum­nos y por los aca­dé­mi­cos. “Ellos re­va­lo­ri­zan su pro­pio lu­gar a par­tir de lo que pue­den apor­tar a la fa­mi­lia en tér­mi­nos de re­co­no­ci­mien­to, pres­ti­gio. De al­gu­na ma­ne­ra, va­lo­ran su ca­pi­tal cul­tu­ral”. ¿Es­ta­mos an­te una re­vo­lu­ción de las cos­tum­bres? Que­dan to­da­vía ma­ti­ces. An­ne Ma­rie Slaugh­ter, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, pu­bli­có en la in­flu­yen­te re­vis­ta The Atlan­tic un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Why wo­men still can’t ha­ve it all” (por qué las mu­je­res no pue­den aún te­ner­lo todo). Su te­sis es que, en ca­so de con­flic­to, ellas son las que aca­ban re­nun­cian­do. “De­cir que las mu­je­res pue­den te­ner una gran ca­rre­ra siem­pre que sus ma­ri­dos ten­gan la vo­lun­tad de com­par­tir la car­ga fa­mi­liar im­pli­ca que la ma­yo­ría de ellas se sen­ti­rá igual de có­mo­da que un hom­bre cuan­do es­tá le­jos de sus ni­ños, si su pa­dre es­tá con ellos. Pe­ro yo creo que la res­pues­ta de ellas es di­fe­ren­te. Por­que pa­re­ce más pro­ba­ble que ellas ele­gi­rán siem­pre la fa­mi­lia a cos­ta de su tra­ba­jo. Mien­tras que pa­ra ellos es el con­tra­rio”. Otro re­frán.

Ma­ris­sa Ma­yer, con­se­je­ra de­le­ga­da de Yahoo, y su ma­ri­do, Zack Bro­gue, in­ver­sor

A la iz­quier­da, la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y ,a la de­re­cha, su es­po­so, Joa­chim Sau­ber

Carly Fio­ri­na, his­tó­ri­ca

eje­cu­ti­va de Hew­lett Pac­kard, y su ma­ri­do, Frank,

que tra­ba­ja­ba en AT&T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.