LA PU­PI­LA

La Vanguardia - ES - - CREAR - JOSÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Hoy voy a con­ce­der­me un día de asue­to, y me voy a ir de ex­cur­sión a mi país fa­vo­ri­to: el len­gua­je, to­dos los len­gua­jes. Quie­ro ha­blar de una pa­la­bra apa­ren­te­men­te po­co in­tere­san­te: pu­pi­la, la aber­tu­ra cir­cu­lar de co­lor ne­gro si­tua­da en el cen­tro del iris, que per­mi­te el pa­so de la luz has­ta la re­ti­na. Es un tér­mino que me in­tri­ga. ¿Por qué lla­mar ni­ña, mu­ñe­qui­ta, a esa par­te del ojo? Lo mas ex­tra­ño es la uni­ver­sa­li­dad del fe­nó­meno. En por­tu­gués se lla­ma me­ni­na do ol­ho. En he­breo, es­hon ayin, el hom­bre­ci­llo del ojo. En grie­go clá­si­co, kó­re sig­ni­fi­ca­ba al mis­mo tiem­po mu­ñe­ca, ni­ña y pu­pi­la. Esa pa­la­bra grie­ga se man­tie­ne en tér­mi­nos mé­di­cos: co­reo­plas­tia (ci­ru­gía plás­ti­ca de la pu­pi­la) o iso­co­ría (igual­dad de ta­ma­ño de las pu­pi­las). Con­fir­man lo que di­jo Jar­diel Pon­ce­la: la me­di­ci­na es la cien­cia que nos acom­pa­ña a la muer­te di­cién­do­nos pa­la­bras grie­gas. El vo­ca­blo ka­ni­na­ka sig­ni­fi­có pa­ra los an­ti­guos in­dios mu­cha­chi­ta y ni­ña del ojo. Hay una re­gión ale­ma­na, en­tre el Nec­kar y el Meno, don­de lla­man a las pu­pi­las Kindl, ni­ñi­tos o ni­ñi­tas. ¿Cuál pue­de ser la cau­sa de tan le­ja­nas e im­pro­ba­bles coin­ci­den­cias? El asun­to ya in­tri­gó a Pla­tón, que se pre­gun­tó la ra­zón de que a ese cir­cu­li­to ne­gro se le lla­ma­se ni­ña. Só­cra­tes da una res­pues­ta: “Si al­guien mi­ra de cer­ca un ojo, ve en él un ros­tro co­mo en un es­pe­jo, y así su­ce­de que lo que lla­ma­mos kó­re (pu­pi­la, ni­ña) es la mi­nús­cu­la ima­gen del ob­ser­va­dor”. La idea so­crá­ti­ca tu­vo éxi­to. Plu­tar­co la re­co­gió y lle­gó a nues­tros días. Tal vez sea ver­da­de­ra. De ser el cen­tro del iris, pa­só a sig­ni­fi­car lo más im­por­tan­te, lo nu­clear. Eres la ni­ña de mis ojos, era una an­ti­gua con­fe­sión de amor. Por cier­to, la pa­la­bra iris tam­bién re­sul­ta cu­rio­sa. ¿Por qué se lla­mó así esa par­te co­lo­rea­da y mus­cu­la­da del ojo? Iris, hi­ja de Tau­man­te y de la oceá­ni­da Elec­tra, era la ala­da men­sa­je­ra de la dio­sa Juno, que Vir­gi­lio pin­ta cu­bier­ta de ro­cío y bri­llan­do con mil co­lo­res ba­jo el sol. Es tam­bién el ar­co co­lo­rea­do que anun­cia al sol des­pués de la tormenta. Ga­leno tu­vo la ocu­rren­cia de lla­mar así al circu­lo co­lo­rea­do del ojo. ¿Por qué era co­lo­rea­do o por qué se con­si­de­ra­ba que el ojo era el sol del ros­tro y el iris su cro­má­ti­ca apa­ri­ción? En es­te mo­men­to del ar­tícu­lo, mi in­te­rés cam­bia de rum­bo. Lo que me in­tri­ga aho­ra es mi afi­ción a las eti­mo­lo­gías. Po­si­ble­men­te sea una ma­ni­fes­ta­ción se­cun­da­ria de una idea que me acom­pa­ña des­de ha­ce mu­chos años. La se­gu­ri­dad de que lo vi­si­ble es la puer­ta de lo no vi­si­ble. La im­pre­sión de que las co­sas tie­nen una me­mo­ria im­plí­ci­ta que po­de­mos reac­ti­var. Los re­tra­tos fa­mi­lia­res que ten­go so­bre mi me­sa son a la vez una ima­gen pre­sen­te y un signo que me re­mi­te a una his­to­ria. Si me que­da­ra só­lo en la ima­gen, es­ta­ría ca­yen­do en una am­ne­sia que ampu­taría trá­gi­ca­men­te la ri­que­za de lo real. Or­te­ga de­cía que el hom­bre es “ani­mal eti­mo­ló­gi­co”, y que no só­lo las pa­la­bras te­nían eti­mo­lo­gía, sino las cos­tum­bres y las ins­ti­tu­cio­nes, y aca­ba­ba di­cien­do que la eti­mo­lo­gía es la “ra­zón his­tó­ri­ca”. Es­toy de acuer­do. Por eso me pa­re­ce tan gra­ve la ac­tual y pro­li­fe­ran­te ig­no­ran­cia his­tó­ri­ca.

EL HE­CHO DE LLA­MAR ‘NI­ÑA’ O ‘MU­ÑE­QUI­TA’ A LA PU­PI­LA SE RE­PI­TE EN IN­FI­NI­DAD DE LEN­GUAS; LA ‘CUL­PA’ ES DE PLA­TÓN Y SÓ­CRA­TES

Pe­ro la eti­mo­lo­gía me en­se­ña, jun­to a la his­to­ria, otra co­sa. No po­de­mos in­ten­tar usar la eti­mo­lo­gía co­mo si fue­ra el sig­ni­fi­ca­do ac­tual de la pa­la­bra. No pue­do lle­var a la pu­pi­la del ojo al co­le­gio. No pue­do man­te­ner la his­to­ria co­mo si fue­ra pre­sen­te. ¡Cuán­to de sí ha da­do el co­men­ta­rio so­bre una hu­mil­de pa­la­bra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.