El pro­ble­ma de com­par­tir ha­bi­ta­ción

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Es pre­fe­ri­ble que ca­da ado­les­cen­te ten­ga su ha­bi­ta­ción, pe­ro no siem­pre es po­si­ble. Mu­chos ado­les­cen­tes de­ben com­par­tir­la. Así que pier­den su es­pa­cio de in­ti­mi­dad. O, in­clu­so, de­bi­do a la cri­sis y los desahu­cios, han de com­par­tir­la con los pa­dres u otros fa­mi­lia­res en la casa de los abue­los, por ejem­plo. Co­mo ex­pli­ca Carlos Blin­der, “so­bre todo en es­tos ca­sos pue­de ocu­rrir que el ado­les­cen­te se sien­ta ago­bia­do y se mues­tre agre­si­vo. Y que bus­que al­ter­na­ti­vas co­mo pa­sar más tiem­po en la ca­lle pa­ra com­pen­sar la fal­ta de su pro­pio es­pa­cio en casa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.