La ha­bi­ta­ción, el es­pe­jo del al­ma

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Un vis­ta­zo a la ha­bi­ta­ción de un ado­les­cen­te pue­de ser muy útil pa­ra diag­nos­ti­car su áni­mo. Una ha­bi­ta­ción sa­na es aque­lla en la que el ado­les- cen­te tie­ne sus pós­ters, fo­to­gra­fías… Es­tá per­so­na­li­za­da, aun­que manga por hom­bro. “Pe­ro si es­tá muy aban­do­na­da, si hay evi­den­cias de que ha da­do pu­ñe­ta­zos en la puer­ta, si es­tá muy su­cia y hue­le muy mal, si no la de­co­ra… Po­de­mos sos­pe­char que al ado­les­cen­te le pa­sa al­go, por­que no se ha mon­ta­do un re­fu­gio, un lu­gar agra­da­ble y per­so­nal –ex­pli­ca Carlos Blin­der–. Es un re­fle­jo de lo que pa­sa por su ca­be­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.