UNA NUE­VA TEN­DEN­CIA SO­CIAL

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Al­bert Es­te­ve, sub­di­rec­tor del Cen­tre Es­tu­dis De­mo­grà­fic de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca que es­ta­mos an­te una ten­den­cia nue­va. Ca­da vez más ha­brá pa­re­jas don­de ella tie­ne más edu­ca­ción que él, que es el fac­tor que sue­le con­tri­buir al éxi­to en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros y so­cia­les. “He­mos pa­sa­do de las pa­re­jas don­de él tra­ba­ja­ba y ella no de ha­ce 30 o 40 años a la pa­re­ja biac­ti­va, en la que am­bos tie­nen in­gre­sos. A raíz de la cri­sis, cuan­do uno no tie­ne tra­ba­jo sue­le ser el va­rón quien lo pier­de. El ti­po de pa­re­ja que es­tá cre­cien­do más es la que ella tra­ba­ja, y él no”. Los es­tu­dio­sos lo lla­man el “fin de la hi­per­ga­mia”, el mo­de­lo en el que las mu­je­res so­lían con­traer ma­tri­mo­nio con un hom­bre de ma­yor pro­yec­ción so­cial y eco­nó­mi­ca. “His­tó­ri­ca­men­te se ca­sa­ban ha­cia arri­ba. Las mu­je­res, ca­da vez más pre­pa­ra­das, tie­nen ex­pec­ta­ti­vas al­tas y no quie­ren un hom­bre a la an­ti­gua. Pe­ro les cues­ta en­con­trar­los. Aho­ra se em­pie­zan a ca­sar ha­cia aba­jo. O se que­dan sol­te­ras”, ex­pli­ca Es­te­ve. Así, ha­ce ape­nas unas se­ma­nas, el In­ter­na­tio­nal He­rald Tri­bu­ne aún se pre­gun­ta­ba: ¿es­tán con­de­na­das a la sol­te­ría las mu­je­res am­bi­cio­sas? Se­gún Es­te­ve, “los hom­bres tie­nen que es­tar dis­pues­tos a re­nun­ciar a su vie­jo es­ta­tus. En nues­tro país no se han da­do cuen­ta de que tie­nen que po­ner­se las pi­las. Al­gu­nos va­ro­nes es­tán bus­can­do mu­je­res que ya no exis­ten, las del pa­sa­do, que acep­ta­ban un pa­pel tra­di­cio-

ES CA­DA VEZ MÁS FRE­CUEN­TE QUE ELLA TEN­GA MÁS ES­TA­TUS

nal. Las mu­je­res, en cam­bio, es­tán bus­can­do hom­bres que to­da­vía no exis­ten, los del fu­tu­ro”. Es­te ex­per­to ha com­pro­ba­do que en los paí­ses es­can­di­na­vos, don­de por ra­zo­nes cul­tu­ra­les los hom­bres es­tán más ca­pa­ci­ta­dos pa­ra asu­mir cier­tas ta­reas o a dar un pa­so atrás en su ca­rre­ra laboral, la fe­cun­di­dad re­pun­ta. “Allí hay va­ro­nes dis­pues­tos a com­par­tir ac­ti­va­men­te. Las mu­je­res allí tie­nen a un ma­ri­do que les di­ce: aquí me que­do yo. Con todo, yo creo que es una re­vo­lu­ción in­com­ple­ta, por­que a los hom­bres les cues­ta to­da­vía en­trar en el pa­pel fe­me­nino. Más de lo que les ha cos­ta­do a ellas asu­mir el mas­cu­lino”, se­ña­la. No siem­pre es fá­cil re­ajus­tar las re­la­cio­nes en es­tos nue­vos equi­li­brios. Ale­jan­dra Martínez Fin­zí, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra en Mé­xi­co, sub­ra­ya al­gu­nos ries­gos: “Las ne­go­cia­cio­nes que se pro­du­cen en el in­te­rior de las fa­mi­lias a par­tir de la ne­ce­si­dad de una nue­va dis­tri­bu­ción de las ta­reas pue­den ha­cer que el va­rón ya no se sien­te va­lo­ra­do y en ries­go de per­der su lu­gar co­mo ca­be­za de fa­mi­lia. Pue­de ha­ber cier­ta re­sis­ten­cia. Es­ta si­tua­ción de su­bor­di­na­ción mas­cu­li­na ten­de­ría a ge­ne­rar una reac­ción de ma­yor iner­cia y de re­torno a re­pre­sen­ta­cio­nes tra­di­cio­na­les”. Una re­cien­te se­rie de la BBC, lla­ma­da The po­li­ti­cian’s hus­band, ex­pli­ca có­mo el ma­tri­mo­nio se tam­ba­lea cuan­do sus pa­pe­les tra­di­cio­na­les se in­ter­cam­bian. El hom­bre en­tra en cri­sis y se vuel­ve agre­si­vo en un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de re­afir­mar su mas­cu­li­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.