UN MAR DE CON­TRA­DIC­CIO­NES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Pa­re­ce to­da una pa­ra­do­ja que un es­ta­do co­mo Ke­ra­la, con sus 900 ki­ló­me­tros de cos­ta Ma­la­bar, ten­ga tan­ta aver­sión al agua, pe­ro lo cier­to es que el tu­ris­mo de pla­ya es ajeno a la men­ta­li­dad in­dia. En aque­lla so­cie­dad, el co­lor os­cu­ro de la piel se con­si­de­ra el signo de una cla­se so­cial ba­ja, de ma­ne­ra que lo de to­mar el sol no va con ellos. Tam­po­co es muy ha­bi­tual que sus mu­je­res se ex­hi­ban li­ge­ras de ro­pa en pú­bli­co. Y por si fue­ra po­co, en la tra­di­ción hin­dú, el mar o sa­mu­dra es el lu­gar don­de ha­bi­tan las di­vi­ni­da­des, que pue­den mo­les­tar­se si cha­po­tea­mos so­bre sus ca­be­zas. En In­dia, el río pu­ri­fi­ca; el mar, no. Fi­gu­ras co­mo Gand­hi o el No­bel de Li­te­ra­tu­ra Ra­bin­dra­nath Ta­go­re fue­ron ex­pul­sa­dos de su cas­ta por cru­zar el mar. Por eso bue­na par­te de los na­ve­gan­tes y pes­ca­do­res in­dios son mu­sul­ma­nes o cris­tia­nos en lu­gar de hin­duis­tas, co­mo la co­mu­ni­dad muk­ku­var del sur del país. Hoy com­par­ten los pal­me­ra­les y el mar Ará­bi­go con los tu­ris­tas que se acer­can a Ko­va­lam, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca pre­ci­sa­men­te “plan­ta­ción de co­co­te­ros”. La me­jor zo­na pa­ra el ba­ño es la que que­da al nor­te, lla­ma­da Sa­mu­da­ra, ya que en el cen­tro o Ha­wah es don­de se fae­na. Ko­va­lam se ubi­ca a só­lo 10 ki­ló­me­tros al sur de Tri­van­drum, y es el úni­co lu­gar del es­ta­do que po­dría­mos ca­li­fi­car co­mo cen­tro tu­rís­ti­co con to­das las le­tras. Su per­fil lo do­mi­na la mez­qui­ta de Viz­hin­jam, si bien mu­chos vi­si­tan­tes acu­den atraí­dos por los mu­chos cen­tros de te­ra­pia ayur­vé­di­ca, an­tes que por los can­tos del mue­cín. Tam­bién hay quien op­ta por Var­ka­la, al nor­te, con un tran­qui­la pla­ya en­tre acan­ti­la­dos y una fa­ma cre­cien­te gracias a sus ma­nan­tia­les me­di­ci­na­les.

Si op­ta­mos por via­jar ha­cia el nor­te de for­ma de­ci­di­da, sin du­da hay que de­te­ner­se en Ko­chi, pa­ra em­pa­par­se de su am­bien­te co­lo­nial y sor­pren­der­se con un ines­pe­ra­do ba­rrio ju­dío en Mat­tan­cherry. Allí se con­tra­tan los ser­vi­cios que per­mi­ten dis­fru­tar de un via­je en casa – bar­co por los Back­wa­ters –, es de­cir, un re­co­rri­do por al­guno de los cin­co gran­des la­gos de la re­gión, que se ali­men­tan por 40 ríos co­nec­ta­dos por ca­na­les. El avan­ce es len­to, po­co ap­to pa­ra el que no se con­for­ma con la vis­ta de los arro­za­les o el con­su­mo de lan­gos­tas. En los Back­wa­ters es in­tere­san­te co­no­cer Alap­puz­ha, con un cen­tro re­ple­to de tem­plos hin­duis­tas, mez­qui­tas y man­sio­nes de an­ti­guos mer­ca­de­res, o bien Ko­llam, que ro­dea­da de plan­ta­cio­nes de anacar­dos y aso­ma­da al la­go Ash­ta­mu­di, es uno de los tí­pi­cos pun­tos de ini­cio o fin de los cru­ce­ros por los ca­na­les. En me­dio que­da Ku­ma­ra­kom, que se ex­tien­de por va­rios is­lo­tes del la­go Vem­ba­nad y dis­po­ne de mu­chos com­ple­jos ho­te­le­ros, así co­mo de un san­tua­rio na­tu­ral pa­ra las aves mi­gra­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.