LA OTRA IN­DIA

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Se­gu­ro que si re­pa­sa­mos la lista de nues­tros ami­gos y co­no­ci­dos, en­con­tra­re­mos al­guno que des­pués de so­ñar du­ran­te años con un via­je a “la In­dia exó­ti­ca y mis­te­rio­sa”, regresa de­cep­cio­na­do o muy afec­ta­do por la ex­pe­rien­cia. No era lo que es­pe­ra­ba ni le ven­die­ron. Las ca­lles ates­ta­das, la po­bre­za, los fuer­tes olo­res… todo for­ma par­te del mo­sai­co sen­sual que con­for­ma In­dia. Sen­sual en el sen­ti­do es­tric­to, ya que aquel in­men­so país atur­de a los sen­ti­dos. Y tan in­men­so, que a ve­ces des­pis­ta, por­que ha­blar de In­dia te­nien­do co­mo re­fe­ren­cia el Taj Mahal, es tan ab­sur­do co­mo iden­ti­fi­car el fla­men­co, la pae­lla y la san­gría co­mo los úni­cos atrac­ti­vos de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. El sub­con­ti­nen­te in­dio es tan gran­de y va­ria­do, que in­clu­so ca- be una ver­sión fá­cil y ama­ble de In­dia, que es Ke­ra­la. En aque­lla fran­ja cos­te­ra del su­r­oes­te del país, el cli­ma y el pai­sa­je son tro­pi­ca­les, e in­clu­so tie­ne el detalle de re­ga­lar un lar­go pa­rén­te­sis li­bre de llu­vias de oc­tu­bre en ade­lan­te. Di­cho de otra ma­ne­ra: sus pla­yas son idea­les pa­ra dis­fru­tar del sol du­ran­te nues­tro in­vierno, cuan­do las llu­vias to­rren­cia­les de los mon­zo­nes ya han con­clui­do su via­je ha­cia el nor­te del país.

A cam­bio de dis­fru­tar de bue­nas tem­pe­ra­tu­ras, pla­yas de­sier­tas y de una ama­bi­li­dad fue­ra de se­rie, hay que ha­cer­se a la idea de que hay que re­nun­ciar a todo ti­po de mo­nu­men­tos es­pec­ta­cu­la­res y a los en­can­tos pro­pios de las gran­des ciu­da­des, ya que es­ta no es pre­ci­sa­men­te la es­pe­cia­li­dad de la re­gión. En cam­bio, po­dre­mos com­pla­cer­nos en el aro­ma co­lo­nial de ciu­da­des es­ta­ble­ci­das si­glos atrás por los por­tu­gue­ses, evi­den­te en Tri­van­drum, ca­pi­tal del es­ta­do, pe­ro so­bre todo en Ko­chi. Tam­bién po­dre­mos ba­ñar­nos en las aguas de Ko­va­lam, com­par­tien­do el es­pa­cio con los pes­ca­do­res. Por que es­ta es una In­dia dis­tin­ta. Por ejem­plo, las ci­fras de al­fa­be­ti­za­ción y es­pe­ran­za de vi­da son al­tas, tan­to, que la Uni­cef ha de­cla­ra­do a Ke­ra­la “Es­ta­do ami­go de los ni­ños”.

Ba­jo es­tas lí­neas, las fa­mo­sas re­des de pes­ca de ori­gen chino en Fort Co­chín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.