Ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Ma­nuel Nieto, pre­si­den­te de la So­cie­dad Mé­di­ca Es­pa­ño­la de la Die­ta de Apor­te Pro­tei­co, ex­pli­ca que, se­gún las pro­por­cio­nes re­que­ri­das por nues­tro or­ga­nis­mo y los pro­ce­sos en los que in­ter­vie­nen, los nu­trien­tes se pue­den cla­si­fi­car en ma­cro­nu­trien­tes (apor­tan la ma­te­ria y la ener­gía que in­ter­vie­nen en el cre­ci­mien­to, el fun­cio­na­mien­to y el man­te­ni­mien­to de la es­truc­tu­ra del cuer­po) y los mi­cro­nu­trien­tes que se en­cuen­tran en pe­que­ñas can­ti­da­des en los ali­men­tos. Es­tos úl­ti­mos, aun­que no apor­tan ener­gía, son fun­da­men­ta­les en la re­gu­la­ción de las ac­ti­vi­da­des ce­lu­la­res del or­ga­nis­mo. Los mi­ne­ra­les, las vi­ta­mi­nas, los oli­go­ele­men­tos y los áci­dos gra­sos esen­cia­les son mi­cro­nu­trien­tes, mien­tras que los ma­cro­nu­trien­tes son las pro­teí­nas, los glú­ci­dos y gra­sas prin­ci­pal­men­te. Una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da de­be­ría con­te­ner to­dos los gru­pos ali­men­ta­rios co­no­ci­dos pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des que el cuer­po pre­ci­sa. Por ejem­plo, con las pro­teí­nas, se apor­tan ami­noá­ci­dos, que par­ti­ci­pan en la sín­te­sis de neu­ro­me­dia­do­res pa­ra ob­te­ner una bue­na ca­li­dad hor­mo­nal (do­pa­mi­na, se­ro­to­ni­na, et­cé­te­ra) y en la sín­te­sis de te­ji­dos (piel, múscu­los, et­cé­te­ra). La ali­men­ta­ción de­be apor­tar cier­tos ami­noá­ci­dos, lla­ma­dos esen­cia­les (ya que nues­tro cuer­po no pue­de fa­bri­car­los). Las ver­du­ras y la fru­ta apor­tan vi­ta­mi­nas A, C, E y mi­ne­ra­les an­ti­oxi­dan­tes (se­le­nio, zinc, et­cé­te­ra), que pro­te­gen nues­tras cé­lu­las con­tra el en­ve­je­ci­mien­to… Las le­gu­mi­no­sas y los ce­rea­les in­te­gra­les apor­tan

vi­ta­mi­nas del gru­po B, que par­ti­ci­pan en la re­gu­la­ción del sis­te­ma ner­vio­so, mag­ne­sio (an­ti­can­san­cio) y fi­bras pre­bió­ti­cas pa­ra el con­fort in­tes­ti­nal. Los acei­tes ve­ge­ta­les y el pes­ca­do azul apor­tan bue­nas gra­sas, lla­ma­das esen­cia­les, co­mo los ome­ga 3, que op­ti­mi­zan la ca­li­dad de las cé­lu­las pa­ra una me­jor pro­tec­ción car­dio­vas­cu­lar… Ca­da ali­men­to tie­ne un in­te­rés mi­cro­nu­tri­cio­nal. De ahí el di­cho de que hay que co­mer de todo un po­co, aca­ba por de­cir Ma­nuel Nieto. El pro­ble­ma es que no se co­me un po­co de todo, co­mo se­ña­la Ro­sa María Or­te­ga, y hay si­tua­cio­nes más des­gas­tan­tes que otras. “Así que lo re­co­men­da­ble es rea­li­zar una va­lo­ra­ción nu­tri­cio­nal in­di­vi­dua­li­za­da pa­ra pre­ve­nir po­si­bles ca­ren­cias vi­ta­mí­ni­cas”. En es­te sen­ti­do, Mai­te Agui­le­ra re­cuer­da que en el mer­ca­do hay pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra pa­liar es­te dé­fi­cit vi­ta­mí­ni­co se­gún las cir­cuns­tan­cias, ya sea an­te si­tua­cio­nes de es­trés pa­sa­je­ro, pa­ra me­jo­rar los pro­ble­mas de ar­ti­cu­la­cio­nes, pa­ra re­for­zar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co o pa­ra apor­tar oca­sio­nal­men­te una ma­yor ener­gía al or­ga­nis­mo pa­ra afron­tar el día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.