CON CA­RA DE PÓ­QUER

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Pon­ga ca­ra de pó­quer. Se­gu­ro que sa­ben a qué me re­fie­ro: pon­gan ca­ra de no dar nin­gu­na im­por­tan­cia a una in­for­ma­ción va­lio­sa que co­no­ce pa­ra que na­die pue­da sos­pe­char qué se trae en­tre ma­nos. Y aun­que es­ta es la úni­ca vin­cu­la­ción del jue­go de hoy con el pó­quer, se co­no­ce co­mo Pó­quer In­dio o In­dio Joe (es­te se­gun­do nom­bre, qui­zás sea un ho­me­na­je a uno de los per­so­na­jes de Tom Saw­yer). La me­cá­ni­ca del jue­go es tan sim­ple que se pue­de prac­ti­car en fa­mi­lia, só­lo es ne­ce­sa­rio que los ju­ga- do­res ten­gan en­tre­na­da su ca­pa­ci­dad in­ter­pre­ta­ti­va pa­ra al­can­zar el éxi­to. Ne­ce­si­ta­rán una ba­ra­ja (pue­de ser de pó­quer o no), fi­chas pa­ra apos­tar (re­par­tan cin­co o seis por ca­be­za) y, si tie­nen, unas cin­tas de pe­lo. Les ex­pli­ca­ré dos ver­sio­nes del mis­mo pa­sa­tiem­po y una ter­ce­ra que se pue­de com­prar. An­tes de co­men­zar, ca­da ju­ga­dor apues­ta una fi­cha en el cen­tro de la me­sa. Uno re­par­te bo­ca aba­jo una car­ta a to­dos los par­ti­ci­pan­tes, que la co­gen sin mi­rar­la. Cuan­do se ha­ce una se­ñal, to­dos le­van­tan su car­ta y se la po­nen con­tra su fren­te, de for­ma que só­lo el res­to pue­da ver­la. El ju­ga­dor de la iz­quier­da de quien ha re­par­ti­do mi­ra las cartas del res­to y de­ci­de si quie­re con­ti­nuar ju­gan­do por­que cree que su car­ta pue­de ser su­pe­rior a la de sus ad­ver­sa­rios o pa­sar. Si con­ti­núa ju­gan­do, de­be­rá apos­tar una fi­cha en el cen­tro y, si pa­sa, de­ja­rá de es­tar en el jue­go. La par­ti­da con­ti­núa con la mis­ma me­cá­ni­ca has­ta que só­lo que­de un su­per­vi­vien­te o al­guien apues­te dos fi­chas de gol­pe. En es­te úl­ti­mo ca­so, los ju­ga­do­res res­tan­tes mos­tra­rán la car­ta de su fren­te, ga­na­rá quien ten­ga un nú­me­ro más al­to y se lle­va­rá to­das las fi­chas del bo­te. Si en­tre los que que­dan to­da­vía en la par­ti­da hay dos o más con la car­ta más al­ta, se re­par­ti­rán las fi­chas apos­ta­das. Con es­ta di­ná­mi­ca, se pue­den ha­cer va­rias par­ti­das has­ta que só­lo que­de un con­ten­dien­te con fi­chas. Si quie­ren dar­le al pa­sa­tiem­po un ai­re más es­pe­cu­la­ti­vo, co­jan só­lo las cartas ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer cin­co ron­das (por ejem­plo, si son cua­tro ju­ga­do­res ne­ce­si­ta­rán só­lo las cartas del 1 al 5 de los cua­tro pa­los), pe­ro jue­guen só­lo cua­tro. De es­ta for­ma, a me­di­da que avan­ce la par­ti­da, los ju­ga­do­res ten­drán más cri­te­rio pa­ra es­pe­cu­lar qué car­ta lle­van en la fren­te. Hay otra ver­sión que me gus­ta es­pe­cial­men­te. Se re­par­ten tres cartas a ca­da ju­ga­dor. Tras mi­rar­las, ca­da uno las mez­cla de for­ma que no ten­ga nin­gu­na idea de la po­si­ción en la que han que­da­do. Tal co­mo ocu­rre con la ver­sión an­te­rior, las co­gen y las po­nen en su fren­te, for­man­do un nú­me­ro de tres ci­fras. Los ju­ga­do­res co­no­cen cuá­les son las ci­fras, pe­ro no sa­ben en qué po­si­ción han que­da­do. Lue­go, co­mo en la ver­sión an­te­rior, co­mien­zan las apues­tas has­ta que só­lo al­guien pro­vo­que el fi­nal o que­den só­lo dos con­trin­can­tes.

EL PÓ­QUER IN­DIO O IN­DIO JOE TIE­NE UNA MÉ­CÁ­NI­CA SEN­CI­LLA QUE PER­MI­TE JU­GAR A TO­DA LA FA­MI­LIA

Co­yo­te es un ex­ce­len­te jue­go de gru­po edi­ta­do en nues­tro país por Ho­mo­lu­di­cus, pe­ro con una me­cá­ni­ca muy pa­re­ci­da al Pó­quer In­dio. En es­te ca­so se jue­ga con unas plu­mas con nú­me­ros po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos y los ju­ga­do­res de­ben de­cir cuán­to creen que su­man to­das las plu­mas. La fron­te­ra en­tre el jue­go de crea­ción y la ver­sión en ca­ja es de­ma­sia­do del­ga­da. En es­te ca­so po­de­mos de­cir que Co­yo­te y el Pó­quer In­dio son vie­jos co­no­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.