En for­ma

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

La epi­de­mia si­len­cio­sa. Así es co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha bau­ti­za­do la os­teo­po­ro­sis. Los hue­sos pier­den den­si­dad. Sin sig­nos apa­ren­tes van tor­nán­do­se más po­ro­sos. Más frá­gi­les, por lo que en­ton­ces apa­re­cen las frac­tu­ras. El gran pro­ble­ma de es­ta pa­to­lo­gía es que sue­le desa­rro­llar­se de for­ma asin­to­má­ti­ca has­ta que el hue­so se rom­pe. ¿Las frac­tu­ras más fre­cuen­tes? Las de las vér­te­bras (de nue­vo sin avi­so, sin do­lor, por lo que sue­len diag­nos­ti­car­se de for­ma ac­ci­den­tal por una ra­dio­gra­fía o prue­ba de ima­gen so­li­ci­ta­da por otro mo­ti­vo) y las de mu­ñe­ca y de ca­de­ra, ca­si siem­pre a cau­sa de una caí­da. Pe­ro, a ve­ces, tam­bién la os­teo­po­ro­sis lle­ga acom­pa­ña­da de al­gu­nos sín­to­mas. Car­men Chi­cha­rro, ac­tual presidenta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra la Os­teo­po­ro­sis (Ae­cos), ex­pli­ca que “en­ton­ces sue­len ve­nir en for­ma de do­lor agudo o cró­ni­co (más de seis me­ses), de­for­mi­da­des en la co­lum­na (ci­fo­sis pro­gre­si­va, más co­no­ci­da co­mo che­pa o jo­ro­ba) y dis­mi­nu­ción de la ta­lla… lo­ca­li­zán­do­se so­bre todo en la mi­tad in­fe­rior de la co­lum­na dor­sal y en la mi­tad su­pe­rior de la co­lum­na lum­bar)”. Ca­da vez se co­no­ce más pe­ro aún hay mu­chas con­fu­sio­nes que cir­cu­lan en torno a es­ta do­len­cia. Por ejem­plo, se sue­le con­si­de­rar que es ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­na. Pues no. En ab­so­lu­to. De unos años a es­ta par­te, la os­teo­po­ro­sis se ha re­co­no­ci­do co­mo un im­por­tan­te pro­ble­ma de sa­lud en los hom­bres e, in­clu­so, pue­de afec­tar a los ni­ños. “La in­ci­den­cia de frac­tu­ras es ma­yor en hom­bres que en mu­je­res des­de los 18 has­ta los 40 a 50 años, en que es­ta ten­den­cia se cam­bia, y es­pe­cial­men­te las frac­tu­ras de la pel­vis, hú­me­ro, co­do y fé­mur, se vuel­ven más fre­cuen­tes en las mu­je­res tras la me­no­pau­sia”, ad­vier­te Chi­cha­rro, que si­gue de­ta­llan­do que, “por ejem­plo, las frac­tu­ras de ca­de­ra tie­nen una in­ci­den­cia de 2 a 1 a fa­vor de las mu­je­res. A pe­sar de ello, la in­ci­den­cia de frac­tu­ras por trau­mas me­no­res, en es­pe­cial de la co­lum­na ver­te­bral y la pel­vis, tam­bién se in­cre­men­ta rá­pi­da­men­te con la edad re­fle­jan­do un in­cre­men­to de la fra­gi­li­dad ósea. Y por ra­zo­nes aún no muy cla­ras, la in­ci­den­cia de frac­tu­ras de ca­de­ra en hom­bres tie­ne una ten­den­cia a in­cre­men­tar­se más rá­pi­da­men­te que en las mu­je­res en los úl­ti­mos tiem­pos”. Tal co­mo in­di­ca la OMS, es una epi­de­mia si­len­cio­sa. La ha lle­ga­do a de­no­mi­nar “la do­len­cia in­to­le­ra­ble”. In­to­le­ra­ble por­que hay ma­ne­ra de afron­tar­la (no de do­ble­gar­la) y de li­mi­tar sus efec­tos. Aún así, se­gún los da­tos que ma­ne­ja la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Reuma­to­lo­gía (SER), en Es­pa­ña hay dos millones y me­dio de mu­je­res y qui­nien­tos mil hom­bres que su­fren es­ta en­fer­me­dad. Y en Eu­ro­pa, se­gún la in­for­ma­ción re­co­gi­da en los dos in­for­mes pre­sen­ta­dos el 17 de abril del 2013 en Roma, Os­teo­po­ro­sis in the Eu­ro­pean Union y Sco­re­card for os­teo­po­ro­sis in Eu­ro­pe, el da­to es­ti­ma­do de per­so­nas afec­ta­das en la ac­tua­li­dad es de 22 millones de mu­je­res y 5,5 millones de hom­bres en la Unión Eu­ro­pea. ¿La so­lu­ción? En el úl­ti­mo con­gre­so de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Reuma­to­lo­gía ce­le­bra­do en Te­ne­ri­fe en ma­yo del 2013 se pre­sen­ta­ron tra­ba­jos con los re­sul­ta­dos de la ex­pe­rien­cia con De­no­su­mab. El doc­tor An­to­nio Gómez Cen­teno, je­fe de ser­vi­cio de reuma­to­lo­gía del hos­pi­tal Qui­rón Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca que es “un an­ti­cuer­po mo­no­clo­nal que oca­sio­na una in­hi­bi­ción en la for­ma­ción de os­teo­clas­to, las cé­lu­las que es­tán im­pli­ca­das en la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.