ALI­MEN­TOS QUE CON­VIE­NE EVI­TAR

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

El an­ti­guo re­cu­bri­mien­to óseo es reab­sor­bi­do...

... y se for­ma uno nue­vo... El cal­cio y el fós­fo­ro son dos mi­ne­ra­les esen­cia­les pa­ra la for­ma­ción del hue­so... ... las hor­mo­nas y las vi­ta­mi­nas re­gu­lan su for­ma­ción y man­te­ni­mien­to

El an­ti­guo re­cu­bri­mien­to óseo es reab­sor­bi­do...

... pe­ro no se for­ma re­cu­bri­mien­to óseo nue­vo Se re­du­ce la can­ti­dad de cal­cio y fós­fo­ro y de hor­mo­nas de­ter­mi­nar cuá­les son los fac­to­res que in­ter­vie­nen en el de­sa­rro­llo de la os­teo­po­ro­sis y có­mo se de­be ac­tuar pa­ra una ma­yor pre­ven­ción. Sin em­bar­go, los re­cur­sos son in­su­fi­cien­tes to­da­vía en la ac­tua­li­dad. “No exis­ten su­fi­cien­tes den­si­tó­me­tros –apa­ra­tos que mi­den la den­si­dad de los hue­sos– pú­bli­cos. Se es­ti­ma que en nues­tro país hay só­lo unos 232, es­to su­po­ne 30 den­si­tó­me­tros pa­ra ca­da mi­llón de mu­je­res pos­me­no­páu­si­cas, que es la po­bla­ción con una ma­yor pre­va­len­cia de la en­fer­me­dad. De ahí que, nor­mal­men­te, la os­teo­po­ro­sis no se de­tec­te has­ta que se pro­du­ce la pri­me­ra frac­tu­ra”, se que­ja Chi­cha­rro. ¿Por qué apa­re­ce la os­teo­po­ro­sis? Pues por ley de vi­da. El doc­tor Gómez Cen­teno re­cuer­da que “exis­te una pér­di­da na­tu­ral de ma­sa ósea, a par­tir del mo­men­to en que se ad­quie­re el va­lor pi­co, que sue­le ser len­ta. Es­te pro­ce­so du­ra el res­to de la vi­da”. En es­te pro­ce­so, “la mu­jer sa­le más per­ju­di­ca­da por­que ha si­do peor tra­ta­da por la na­tu­ra­le­za en lo res­pec­ti­vo al me­ta­bo­lis­mo óseo. En pri­mer lu­gar, su pi­co de ma­sa ósea sue­le ser in­fe­rior al del va­rón. Ade­más, cuan­do lle­ga la me­no­pau­sia, al cesar la pro­duc­ción de las hor­mo­nas se­xua­les fe­me­ni­nas por el ova­rio, al­gu­nas mu­je­res pue­den su­frir una pér­di­da más ace­le­ra­da y rá­pi­da de hue­so, que pue­de lle­gar a pro­du­cir la os­teo­po­ro­sis pos­me­no­páu­si­ca”. Pe­ro hay otras for­mas fre­cuen­tes de os­teo­po­ro­sis que se pro­du­cen en edad avan­za­da. El an­gió­lo­go Nor­ber­to Ga­lin­doP­la­nas ex­pli­ca que es la que vie­ne de la mano “del Fos­fa­to, car­bo­na­to de cal­cio Co­lá­geno y pro­teí­nas en­ve­je­ci­mien­to y la con­se­cuen­te al­te­ra­ción en el me­ta­bo­lis­mo de la vi­ta­mi­na D, que pue­de apa­re­cer a es­tas eda­des; tam­bién in­ci­den, aun­que de for­ma me­nos de­ci­si­va, la in­ges­ta de me­di­ca­men­tos co­mo la cor­ti­so­na, en­fer­me­da­des en­do­cri­nas, reu­má­ti­cas in­fla­ma­to­rias, de la san­gre o del hí­ga­do y há­bi­tos tó­xi­cos co­mo el ex­ce­so en la in­ges­ta de al­cohol”. La ba­ta­lla no es­tá ga­na­da. Tal co­mo ex­pli­ca Gómez Cen­teno, “lo es­ta­rá só­lo cuan­do se en­cuen­tre el me­di­ca­men­to que per­mi­ta re­cu­pe­rar la can­ti­dad de hue­so que se ha per­di­do, pe­ro es­to aún no es po­si­ble; de mo­men­to só­lo hay dis­po­ni­bles sus­tan­cias que fre­nan la pér­di­da de den­si­dad del hue­so y só­lo a ve­ces pue­den con­se­guir pe­que­ños in­cre­men­tos”. Son sus­tan­cias de­no­mi­na­das an­ti­rreab­sor­ti­vas y, en­tre ellas, “se in­clu­yen los es­tró­ge­nos, los mo­du­la­do­res se­lec­ti­vos de los re­cep­to­res es­tro­gé­ni­cos o MSRE, en­tre los que hay el ra­lo­xi­feno, y el ba­ze­do­xi­feno y los bi­fos­fo­na­tos, y tam­bién exis­ten an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les”. ¿Más? Si­guen sien­do nom­bres com­pli­ca­dos: “La te­ri­pa­tri­da, un frag­men­to de la hor­mo­na pa­ra­ti­roi­dea, que fa­vo­re­ce la for­ma­ción del te­ji­do del hue­so. O el ra­ne­la­to de es­tron­cio, con pro­pie­da­des tan­to an­ti­rre­sor­ti­vas co­mo os­teo­for­ma­do­ras. To­dos ellos han de­mos­tra­do, en ma­yor o me­nor me­di­da, la ca­pa­ci­dad de pre­ve­nir las frac­tu­ras ver­te­bra­les y/o de ca­de­ra y otros hue­sos lar­gos”. Lo que lle­va a la con­clu­sión de que la os­teo­po­ro­sis hay que pre­ve­nir­la. “Cu­rar­la, de mo­men­to, es im­po­si­ble”, di­ce Ga­lin­do-Pla­nas. con ope­ra­cio­nes ca­ras que no ase­gu­ran la per­fec­ta re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te El de los que la han su­fri­do fa­lle­cen en los 6 pri­me­ros me­ses... ... y el que­dan par­cial­men­te dis­ca­pa­ci­ta­dos y re­quie­ren cui­da­dos es­pe­cia­les En Es­pa­ña, apro­xi­ma­da­men­te, se pro­du­cen ca­da año... 40.000 frac­tu­ras de ca­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.