Sano ten­tem­pié

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

La fa­ci­li­dad con que se pue­de lle­var y co­mer, así co­mo el efec­to sa­cian­te que le con­fie­re

su al­to con­te­ni­do en fi­bra e hi­dra­tos de car­bono con­vier­ten al plá­tano en una fru­ta idó­nea pa­ra co­mer en­tre ho­ras y man­te­ner

la ener­gía du­ran­te la jor­na­da El plá­tano no go­za de la fa­ma sa­lu­da­ble de otras fru­tas, co­mo la man­za­na o la na­ran­ja. Du­ran­te al­gún tiem­po in­clu­so tu­vo al­gu­na con­no­ta­ción ne­ga­ti­va que lo si­tua­ba co­mo una fru­ta que en­gor­da e in­di­ges­ta. Sin em­bar­go, es la ter­ce­ra fru­ta más con­su­mi­da en Es­pa­ña –ca­si 11,5 ki­los por per­so­na y año– y sus ven­tas no pa­ran de cre­cer en los úl­ti­mos años. Su co­mo­di­dad de uso, es de­cir, que se pue­da pe­lar y co­mer fá­cil­men­te, sin man­char ni las ma­nos, tie­ne mu­cho que ver con es­ta po­pu­la­ri­dad. El plá­tano ha si­do por ello, y por su sa­bor dul­ce, la fru­ta infantil por ex­ce­len­cia. Pe­ro con el pa­so de los años y las cam­pa­ñas de pro­mo­ción y las in­ves­ti­ga­cio­nes im­pul­sa­das du­ran­te dé­ca­das por los pro­duc­to­res de plá­ta­nos de Ca­na­rias, se ha co­la­do en la die­ta ca­si dia­ria de mu­chos otros co­lec­ti­vos: de­por­tis­tas, an­cia­nos, ado­les­cen­tes… y cual­quie­ra que lle­ve una vi­da ac­ti­va. En una so­cie­dad preo­cu­pa­da por la sa­lud y don­de ca­da vez más con­su­mi­do­res se cues­tio­nan los be­ne­fi­cios y ries­gos de lo que se lle­van a la bo­ca, los es­tu­dios nu­tri­cio­na­les so­bre el plá­tano han eri­gi­do a es­ta fru­ta en un pos­tre o ten­tem­pié de lo más sa­lu­da­ble, con ca­bi­da en to­das las die­tas –in­clui­das las de adel­ga­za­mien­to– y la atri­bu­ción de efec­tos diu­ré­ti­cos, sa­cian­tes, an­ties­trés y an­tien­ve­je­ci­mien­to y be­ne­fi­cios pa­ra los múscu­los, la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, el in­tes­tino, el es­tó­ma­go o la hi­per­ten­sión y el in­som­nio. Tan só­lo se des­acon­se­ja pa­ra quie­nes pa­de­cen in­su­fi­cien­cia re­nal. A di­fe­ren­cia de otras fru­tas, el plá­tano no des­ta­ca por su apor­te de vi­ta­mi­nas. Su ri­que­za es­tá en su ele­va­do con­te­ni­do de mi­ne­ra­les, hi­dra­tos de car­bono y fi­bra. El al­to con­te­ni­do en po­ta­sio, mag­ne­sio y fós­fo­ro y su ba­jo apor­te de so­dio ha­cen del plá­tano un gran alia­do pa­ra man­te­ner el equi­li­brio os­mó­ti­co (de lí­qui­dos) en el or­ga­nis­mo. Ade­más, el po­ta­sio con­tri­bu­ye al buen es­ta­do de los ner­vios y de los múscu­los, y el fós­fo­ro se re­la­cio­na con la me­mo­ria y un me­jor fun­cio­na­mien­to de las neu­ro­nas, lo que ha pro­vo­ca­do que en oca­sio­nes se otor­gue al plá­tano el so­bre­nom­bre de fru­ta de los sa­bios. Por otra par­te, la es­ca­sez de so­dio le con­fie­re efec­tos diu­ré­ti­cos y lo ha­ce acon­se­ja­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.