QUE­RER SIN EXI­GEN­CIAS

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, me lla­mo Ali­cia y ten­go trein­ta y seis años. He pa­sa­do re­cien­te­men­te por un pe­que­ño mal de amo­res (lo de­jé con mi pa­re­ja es­te ve­rano), y vino a mis ma­nos má­gi­ca­men­te a tra­vés de una ami­ga su li­bro La cien­cia del amor. Me lo es­toy le­yen­do y sus en­se­ñan­zas y ejer­ci­cios de me­di­ta­ción, que pro­cu­ro prac­ti­car a dia­rio, me han re­com­pues­to con mu­chí­si­ma ra­pi­dez y fuer­za. La tris­te­za ini­cial que pen­sé que no se­ría ca­paz de su- pe­rar no ha po­di­do con la gran se­re­ni­dad que sien­to en mi in­te­rior en es­te mo­men­to, así que te­nía que dar­le las gracias por todo lo bueno que me apor­ta. Que­ría tam­bién ex­pre­sar­le que veo lo equi­vo­ca­dos que es­ta­mos mu­chas ve­ces con el ar­te de amar (si­gue sien­do un ar­te pa­ra mí). Con­fun­di­mos emo­cio­nes, so­mos in­ca­pa­ces de en­ten­der qui­zás por ca­ren­cias, el gran­dí­si­mo olea­je que se mue­ve en nues­tro in­te­rior res­pec­to a otro ser hu­mano, mez­cla­mos con­cep­tos y ha­ce­mos uso de la pa­la­bra amar con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad... Por eso me gus­ta­ría ha­cer­le una con­sul­ta: ¿có­mo dis­tin­guir el amor ge­nuino, el amor evo­lu­cio­na­do e in­te­li­gen­te, de una ca­ren­cia emo­cio­nal? Eso es lo que me su­ce­dió en el pa­sa­do y no quie­ro se­guir re­pi­tien­do con­duc­tas. Quie­ro apli­car ese amor con co­no­ci­mien­to al que us­ted ha­ce mu­chas ve­ces re­fe­ren­cia. Afec­tuo­sos saludos y es­pe­ro con vehe­men­cia su con­tes­ta­ción. Es­ti­ma­da Ali­cia, gracias por leer­me y es­cri­bir­me. Se­gu­ro que pa­sa­rás por al­ti­ba­jos, pe­ro no te preo­cu­pes y man­tén has­ta don­de sea po­si­ble la ecua­ni­mi­dad y el so­sie­go. To­dos po­de­mos apren­der a amar no só­lo más, sino me­jor. En las an­tí­po­das del amor ego­cén­tri­co, po­se­si­vo y a ve­ces opre­si­vo, do­mi­nan­te o de­pen­dien­te, que empata en ce­los, ex­pec­ta­ti­vas, re­sen­ti­mien­tos, de­re­chos ad­qui­ri­dos y exi­gen­cias y re­pro­ches, es­tá el amor cons­cien­te o con sa­bi­du­ría, que es un her­mo­so y trans­for­ma­ti­vo sen­de­ro que re­co­rrer, que es una asignatura pen­dien­te pa­ra la ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos. Pe­ro co­mo so­mos per­so­nas en apren­di­za­je, cla­ro que po­de­mos apren­der a amar me­jor y más cons­cien­te­men­te, li­be­ran­do la re­la­ción amo­ro­sa de todo ti­po de ne­ga­ti­vi­da­des que al fi­nal tan­to la da­ñan y la de­gra­dan y pue­den aca­bar con ella. Así co­mo nos sen­ti­mos, así nos re­la­cio­na­mos. Te­ne­mos que re­sol­ver nues­tras pro­pias com­ple­ji­da­des y no creer que nos las re­sol­ve­rá nues­tra pa­re­ja; te­ne­mos que es­tar me­jor in­te­rior­men­te pa­ra po­ner lo me­jor de no­so­tros en el es­ce­na­rio de la re­la­ción.

EL AMOR CONS­CIEN­TE ES­TÁ ME­NOS SU­JE­TO AL EGO, POR ESO EVI­TA CON­VER­TIR A LA PA­RE­JA A NUES­TRA IMA­GEN Y SE­ME­JAN­ZA

El amor cons­cien­te es más in­con­di­cio­nal, me­nos su­je­to al ego, más ge­ne­ro­so y to­le­ran­te. Res­pe­ta a la otra per­so­na y no quie­re con­ver­tir­la a nues­tra ima­gen y se­me­jan­za. Mu­chas ve­ces no nos bas­ta con que nos quie­ran, sino que en­ci­ma que­re­mos que nos quie­ran de acuer­do a nues­tro vie­jos pa­tro­nes y exi­gen­cias. El amor ver­da­de­ro pre­do­mi­na, pe­ro el que no lo es se es­fu­ma; el amor cons­cien­te es­tá ahí aun­que in­clu­so la otra per­so­na no quie­ra re­ci­bir­lo. ¿Aca­so el sol cam­bia su ac­ti­tud por­que al­guien no quie­ra re­ci­bir sus ra­yos y se pon­ga a la som­bra? Si com­pren­dié­ra­mos que es­ta­mos en el ca­mino de la vi­da pa­ra ayu­dar­nos los unos a los otros y que no hay otra co­sa que el amor, cam­bia­rían las re­la­cio­nes hu­ma­nas y, por su­pues­to, con los tan mal­tra­ta­dos ani­ma­les (y sien­to ver­güen­za co­mo ser hu­mano cuan­do a es­tos se los mal­tra­ta y ma­ta por di­ver­sión). Mi buen ami­go el yo­gui Lal Ba­ba, de Be­na­rés, me de­cía: “La or­quí­dea del amor, por des­gra­cia, flo­re­ce en po­cos jar­di­nes”. Afec­tuo­sa­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.