La con­quis­ta de la pa­cien­cia

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

En oca­sio­nes es útil reac­cio­nar con vehe­men­cia y en otras se echa de me­nos te­ner más pa­cien­cia pa­ra aho­rrar ner­vios y ga­nar efec­ti­vi­dad. Hay ma­ne­ras de au­men­tar­la Pa­cien­cia, pa­cien­cia, pa­cien­cia… Pa­cien­cia an­te el atas­co de vein­te mi­nu­tos a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. Pa­cien­cia an­te el llo­ro des­con­so­la­do e in­ten­so de be­bé que no de­ja dor­mir ni tres ho­ras se­gui­das. Pa­cien­cia cuan­do las co­sas van mal. Y más pa­cien­cia… an­te la co­la in­ter­mi­na­ble de aten­ción al via­je­ro por re­tra­sos en el tren o an­te la pro­me­sa de que el fi­nal de la cri­sis eco­nó­mi­ca es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. Más allá de có­mo se reac­cio­ne o de­je de reac­cio­nar an­te ta­les cir­cuns­tan­cias, los ex­per­tos es­tán de acuer­do en la ne­ce­si­dad de con­quis­tar una bue­na do­sis de pa­cien­cia pa­ra no su­cum­bir a los ac­ce­sos de ira o de ra­bia que pue­da pro­vo­car ta­les si­tua­cio­nes. Has­ta aquí na­da que ob­je­tar, sal­vo que no es tan fá­cil ad­qui­rir es­ta pa­cien­cia. ¿Có­mo se con­si­gue ser real­men­te más pa­cien­te? No siem­pre es su­fi­cien­te con­tar has­ta diez. “Pa­ra apren­der a te­ner más pa­cien­cia he­mos de ver las si­tua­cio­nes ex­ter­nas co­mo una es­cue­la de apren­di­za­je, co­mo un en­tre­na­mien­to”, apun­ta As­sump­ció Sa­lat, psi­có­lo­ga, di­rec­to­ra del cen­tro de psi­co­lo­gía Àga­pe y au­to­ra de El de­sa­rro­llo de la con­cien­cia ( Uno edi­to­rial). Ma­ria Mer­cè Co­nan­gla, psi­có­lo­ga, co­fun­da­do­ra de la Fun­da­ció Àm­bit, aña­de que la pa­cien­cia es un va­lor hu­mano que su­po­ne el cul­ti­vo del res­pe­to y acep­ta­ción de que las co­sas su­ce­den con un rit­mo dis­tin­to al que se es­pe­ra o desea. Y no es tan fá­cil “por­que par­te de la com­pren­sión de que todo tie­ne su tiem­po; no se pue­den ace­le­rar los pro­ce­sos de la per­so­na y la na­tu­ra­le­za por­que si se in­ten­ta se es­tá crean­do de al­gu­na ma­ne­ra u otra ten­sión y vio­len­cia al que­rer for­zar una cir­cuns­tan­cia se­gún nues­tro cri­te­rio”. Juan Cruz, psi­có­lo­go clí­ni­co y fun­da­dor de Dio­to­cio.com (de­sa­rro­llo in­te­gral de ocio y tiem­po y li­bre), lan­za una pre­gun­ta: “¿Ten­go mo­ti­vos pa­ra sen­tir­me im­pa­cien­te? Si la res­pues­ta es afir­ma­ti­va, es ló­gi­co que sien­tas im­pa­cien­cia, pe­ro tam­bién es opor­tuno pre­gun­tar­se por las con­se­cuen­cias de es­ta im­pa­cien­cia”. ¿So­mos más re­so­lu­ti­vos mos­tran­do im­pa­cien­cia o me­jor cul­ti­var la pa­cien­cia? Si se pue­de in­ci­dir en las cir­cuns­tan­cias, la im­pa­cien­cia pue­de ser un com­bus­ti­ble que hay que sa­ber em­plear­lo. Pe­ro si las cir­cuns­tan­cias son ina­mo­vi­bles (un atas­co, un he­cho trau­má­ti­co), tal vez es más pro­duc­ti­vo cul­ti­var es­ta pa­cien­cia. Aun­que sea por sa­lud. Có­mo in­ci­de en la sa­lud No es ba­la­dí. Red­ford Wi­lliams, in­ves­ti­ga­dor del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía y Neu­ro­cien­cia de la Uni­ver­si­dad Du­ke, en Es­ta­dos Uni­dos, es­tá es­pe­cia­li­za­do en la re­la­ción en­tre la psi­co­lo­gía del com­por­ta­mien­to y su in­ci­den­cia en la sa­lud. En 1999, el Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion, pu­bli­có los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción de Red­ford Wi­lliams cu­yo eje era la ma­yor o me­nor pa­cien­cia. Es­te ex­per­to se­ña­la que a ma­yor im­pa­cien­cia, au­men­ta el ries­go de pa­de­cer pro­ble­mas de sa­lud co­mo hi­per­ten­sión ar­te­rial y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en ge­ne­ral. Las per­so­nas pro­pen­sas a la im­pa­cien­cia, ge­ne­ral­men­te, es­tán ten­sas, lo que ele­va el ni­vel de es­trés. El es­trés es­ti­mu­la la se­gre­ga­ción de hor­mo­nas co­mo el cor­ti­sol y la adre­na­li­na. “Ele­va­dos ni­ve­les de es­tas hor­mo­nas, en úl­ti­ma ins­tan­cia, po­drían dar lu­gar a un au­men­to de pe­so, de azú­car en san­gre y de nues­tra pre­sión ar­te­rial. Las hor­mo­nas del es­trés es­ti­mu­lan las pla­que­tas, ha­cién-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.