LA SON­RI­SA

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Con mo­ti­vo de una ini­cia­ti­va que pue­de re­sul­tar un po­co ex­tra­va­gan­te –el día mun­dial de la Son­ri­sa– he com­par­ti­do tri­bu­na con Luis Ro­jas Mar­cos, cor­dial ami­go, y com­pe­ten­te psi­quia­tra, que sal­tó a la fa­ma por ser el di­rec­tor de los Ser­vi­cios Sa­ni­ta­rios de Nue­va York cuan­do el ata­que te­rro­ris­ta a las To­rres Ge­me­las. La son­ri­sa es un enig­ma psi­co­fi­sio­ló­gi­co. Ve­ni­mos de fá­bri­ca con esa ex­pre­sión fa­cial. Tam­bién con otras que re­sul­tan uni­ver­sal­men­te com­pren­si­bles: las del mie­do, la tris­te­za, la fu­ria y el as­co. Cons­ti­tu­yen una es­pe­cie de es­pe­ran­to emo­cio­nal. Aun­que no com­pren­da­mos ni una pa­la­bra del ban­tú, el chino, el es­qui­mal o el in­glés, en­ten­de­re­mos sin di­fi­cul­tad su ex­pre­sión de fu­ria o de ale­gría. El mis­te­rio neu­ro­nal sur­ge por­que el cerebro di­ri­ge esas ex­pre­sio­nes in­na­tas, pe­ro la ex­pre­sión pue­de cam­biar el cerebro. Si son­reí­mos, aun­que sea for­za­da­men­te, nues­tro hu­mor cam­bia. Hay pues un ca­mino de ida y vuel­ta. Del sen­ti­mien­to al cuer­po y vi­ce­ver­sa. La in­quie­tud ten­sa los múscu­los. La re­la­ja­ción mus­cu­lar in­du­ce la cal­ma. Las téc­ni­cas de me­di­ta­ción pue­den de­ter­mi­nar el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo, pe­se a que es in­de­pen­dien­te de nues­tra vo­lun­tad. La ex­pre­sión de las emo­cio­nes tie­ne un sig­ni­fi­ca­do per­so­nal y otro so­cial. La per­so­na que se sien­te bien, son­ríe. La per­so­na que quie­re man­te­ner un víncu­lo amis­to­so con otro, son­ríe tam­bién. Eibl-Ei­bes­feldt, un an­tro­pó­lo­go, fil­mó son­ri­sas en mu­chas par­tes del mun­do. Hay la son­ri­sa de la ma­dre al ni­ño, y hay la son­ri­sa un po­co co­que­ta del co­mien­zo de una re­la­ción amo­ro­sa. En es­te ca­so, sig­ni­fi­ca “pue­des se­guir”. En efec­to, la son­ri­sa es un signo de vin­cu­la­ción, de co­ne­xión, de so­cia­bi­li­dad. Su con­tra­rio es la fu­ria, la as­pe­re­za, la hos­ti­li­dad. Por eso, la son­ri­sa es ne­ce­sa­ria pa­ra la sa­lud so­cial. He­mos en­du­re­ci­do nues­tras re­la­cio­nes. Nos he­mos vuel­to brus­cos, ás­pe­ros y vio­len­tos. Bas­ta ver los de­ba­tes te­le­vi­si­vos. Hay mu­chas cau­sas pa­ra es­te fe­nó­meno. La pri­sa: no pue­do de­te­ner­me en las for­mas. La efi­ca­cia: hay que ir a lo esen­cial, sin per­der el tiem­po en cor­te­sías. El egoís­mo: voy a lo mío y los de­más no me in­tere­san. La so­cie­dad del es­pec­tácu­lo: al pú­bli­co le di­vier­te la gres­ca. La ju­ri­di­fi­ca­ción de los pro­ble­mas: oí­mos sin pro­tes­tar una afir­ma­ción que se di­ce ade­más con cier­ta pre­sun­ción de dig­ni­dad ofen­di­da: “Si eso le pa­re­ce mal, pre­sen­ta una que­re­lla en el juz­ga­do”. ¡Es que no es eso! La fal­ta de ur­ba­ni­dad no es un de­li­to, es una fal­ta de so­cia­bi­li­dad. Un ges­to du­ro nos po­ne en guar­dia, des­pier­ta una reac­ción de alar­ma.

NOS HE­MOS VUEL­TO BRUS­COS, ÁS­PE­ROS Y VIO­LEN­TOS... POR ESO LA SON­RI­SA ES NE­CE­SA­RIA PA­RA NUES­TRA SA­LUD SO­CIAL

Lle­ga­dos a es­te pun­to, se cru­za mi pa­sión por el len­gua­je. La pa­la­bra in­gle­sa que de­sig­na la son­ri­sa es smi­le. El dic­cio­na­rio de Ox­ford la de­fi­ne co­mo “un sua­ve, a ve­ces in­vo­lun­ta­rio, y con­te­ni­do mo­do de ex­pre­sar el pla­cer, el afec­to, la di­ver­sión”. Es una pa­la­bra de ori­gen ger­má­ni­co y, a su vez, de ori­gen in­doeu­ro­peo. Es­tá em­pa­ren­ta­do con el la­tín mi­rus, de don­de vie­ne ad­mi­rar y tam­bién mi­la­gro ( mi­ra­cu­lus). La raíz in­doeu­ro­pea de la que pro­ce­de, sig­ni­fi­ca “es­tar asom­bra­do o ma­ra­vi­lla­do por al­go”. De re­pen­te, me veo an­te una tri­ple sig­ni­fi­ca­ción de la son­ri­sa: (1) el bienestar in­di­vi­dual, (2) la de­mos­tra­ción de no hos­ti­li­dad y (3) la sor­pre­sa an­te lo ma­ra­vi­llo­so. El ar­te gó­ti­co re­pre­sen­tó a án­ge­les son­rien­tes. ¿Por qué? Bu­da es re­pre­sen­ta­do siem­pre son­rien­te. ¿Por qué? Aho­ra sa­be­mos que pue­de ser en am­bos ca­sos por ha­ber al­can­za­do la se­re­ni­dad, por que­rer re­la­cio­nar­se con los de­más o por es­tar ma­ra­vi­lla­dos an­te la reali­dad que con­tem­pla­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.