Gue­rra al in­som­nio

La Vanguardia - ES - - NEWS -

pa­de­cen du­ran­te el día. Afec­ta so­bre to­do a adul­tos y jó­ve­nes, en­tre los 30 y 50 años, y es más evi­den­te en la cla­se me­dia y en co­lec­ti­vos que de­pen­den de un sa­la­rio fi­jo y de los pe­que­ños ne­go­cios”. Es­te ma­les­tar es­tá cau­san­do es­tra­gos es­pe­cial­men­te en las lla­ma­das so­cie­da­des in­dus­tria­les o del bie­nes­tar. Co­lin Es­pie, del de­par­ta­men­to de Neu­ro­cien­cia de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford (Reino Uni­do) co­men­ta­ba: “La ma­yo­ría de la gen­te dis­fru­ta de una vi­da más sen­ci­lla res­pec­to a la que ha­brían te­ni­do ha­ce cien años, cuan­do las pre­sio­nes eran reales: mor­ta­li­dad in­fan­til, po­cos tra­ta­mien­tos pa­ra en­fer­me­da­des, po­bre­za. Los pro­ble­mas que pa­de­ce­mos aho­ra son más au­to­in­fli­gi­dos. Aguan­ta­mos mu­cha pre­sión y fra­ca­sa­mos en apro­ve­char nues­tro tiem­po li­bre. So­mos víc­ti­mas de expectativas frus­tra­das y de­cep­cio­nes, que aca­ban pro­du­cien­do pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos”. ¿En qué me­di­da to­do es­to afec­ta al sue­ño? El tiem­po en que­dar­se dor­mi­do de­be­ría os­ci­lar en­tre 5 y 30 mi­nu­tos. Hay has­ta seis ci­clos de sue­ños, de una du­ra­ción de en­tre 90 y 120 mi­nu­tos. Mien­tras la res­tau­ra­ción fí­si­ca tie­ne lu­gar en la pri­me­ra mi­tad de la no­che, la psi­co­ló­gi­ca (fi­ja­ción de la me­mo­ria, me­jo­ra del apren­di­za­je) tie­ne lu­gar en la se­gun­da mi­tad. Quién más, quién me­nos, in­vier­te por tér­mino me­dio un ter­cio de la vi­da en dor­mir. Por lo ge­ne­ral, las ca­rac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas de un adul­to nos han pro­gra­ma­do pa­ra ne­ce­si­tar en­tre sie­te y ocho ho­ras de des­can­so dia­rio. Pues bien, los que no con­si­guen con­ci­liar el sue­ño sue­len ser per­so­nas que acu­mu­lan ten­sión y so­bre­ex­ci­ta­ción y que no con­si­guen re­la­jar­se. En cam­bio, los que se des­pier­tan tem­prano y sin po­der vol­ver a dor­mir­se co­rres­pon­den a otro ti­po de per­fil: an­gus­tia­do, ali­caí­do, de­pri­mi­do. Sus preo­cu­pa­cio­nes apa­re­cen en mi­tad de la no­che y les man­tie­nen en ve­la has­ta la ma­ña­na. En am­bos ca­sos, las con­se­cuen­cias son ne­fas­tas. Es­tu­dios con re­so­nan­cia mag­né­ti­ca han de­mos­tra­do que los que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir du­ran­te más de un mes no ac­ti­van co­rrec­ta­men­te las re­gio­nes del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.