A LOS ANIMALES, UN RES­PE­TO

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RES­PUES­TA RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, mi nom­bre es Agus­tí, soy es­cul­tor y una per­so­na sen­si­ble. Con in­dig­na­da sor­pre­sa y do­lor, re­ci­bo la no­ti­cia de que al­go tan abe­rran­te pa­ra mí co­mo es una co­rri­da de to­ros se va a de­cla­rar pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. ¡A qué gra­do de in­sen­si­bi­li­dad se pue­de lle­gar! Mal­tra­tar a cria­tu­ras vi­vien­tes pa­ra di­ver­sión de unos mu­chos y co­di­cia de unos po­cos. Es­ta no­ti­cia me ha pro­du­ci­do un hon­do ma­les­tar, por­que me doy cuen­ta de que pa­san lo si­glos y el ser hu­mano no me­jo­ra su ca­li­dad de vi­da psí­qui­ca. ¿Qué ha­cer cuan­do se pro­du­cen es­tos he­chos tan la­men­ta­bles, có­mo po­der man­te­ner la se­re­ni­dad an­te ellos? Por lo que sé de us­ted, es un hom­bre de bien. ¿Qué le pa­re­ce una no­ti­cia así? ¿Te­ne­mos que re­sig­nar­nos an­te la in­jus­ti­cia de que ha­ya gen­te en es­ta so­cie­dad que sis­te­má­ti­ca­men­te mal­tra­te a los animales o por di­ver­sión les ro­be la vi­da? ¿No en­ten­de­mos que ellos su­fren co­mo no­so­tros? Per­do­ne que me desaho­gue, pues lle­vo le­yén­do­le ha­ce mu­cho. Gra­cias. Es­ti­ma­do Agus­tí, es­toy tan cons­ter­na­do y tan do­li­do co­mo tú pue­das es­tar­lo. He es­cri­to mu­cho a fa­vor de los animales y de que hay que res­pe­tar­los y que me pa­re­ce atroz que por di­ver­sión se les ha­ga da­ño. Me pa­re­ce in­jus­ti­fi­ca­ble y me ha­ce re­cor­dar las pa­la­bras de un sa­bio hin­dú que de­cla­ró: “El du­do­so pri­vi­le­gio de ha­ber ad­qui­ri­do un ce­re­bro hu­mano”. Un país tam­bién de­mues­tra su sen­si­bi­li­dad co­lec­ti­va y su gra­do de evo­lu­ción cuan­to más se res­pe­ta en el mis­mo a los animales. Si se em­pie­za por con­si­de­rar las co­rri­das de to­ros co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, ¿có­mo lue­go la gen­te, vien­do có­mo se so­me­te así a un mar­ti­rio atroz a un ani­mal inocen­te, va a te­ner cons­cien­cia de que los animales son co­mo no­so­tros y me­re­cen to­do el res­pe­to? ¿Re­cuer­das la can­ción de Ro­ber­to Car­los ti­tu­la­da Yo qui­sie­ra ser ci­vi­li­za­do co­mo los animales? Ya Freud, que ama­ba pro­fun­da­men­te a sus dos chow-chow (que los te­nía siem­pre en el ga­bi­ne­te de con­sul­ta), di­jo que los animales son mu­cho más no­bles que las per­so­nas y en un ca­so tan de­plo­ra­ble co­mo el que co­men­ta­mos, no pue­de a uno de­jar de asal­tar­le la cé­le­bre fra­se de Geor­ge Ber­nard Shaw de “cuan­to más co­noz­co a la gen­te, más quie­ro a mi pe­rro”. Que un go­bierno apo­ye una ini­cia­ti­va así me pa­re­ce un can­to a la agre­si­vi­dad y la vio­len­cia con­tra nues­tros her­ma­nos los animales, a los que tan­to de­be­mos. No se apo­ya a la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, ni a los es­cri­to­res y ar­tis­tas en ge­ne­ral, y, sin em­bar­go se con­vier­te en pa­tri­mo­nio cul­tu­ral un es­pec­tácu­lo que con­gre­ga a un buen nú­me­ro de per­so­nas pa­ra con­tem­plar co­mo el to­ro ex­pe­ri­men­ta te­rror, su­fre lo in­de­ci­ble y sus ojos se lle­nan de lá­gri­mas co­mo los de cual­quier hu­mano. Y, pa­ra col­mo, se ale­ga que da bue­nas su­mas de di­ne­ro (a unos po­cos, los de siem­pre) y es un re­cla­mo pa­ra tu­ris­tas. A ve­ces no es fá­cil, no, man­te­ner la ecua­ni­mi­dad. Gra­cias por tu tes­ti­mo­nio.

UN PAÍS TAM­BIÉN DE­MUES­TRA SEN­SI­BI­LI­DAD CO­LEC­TI­VA Y SU GRA­DO DE EVO­LU­CIÓN CUAN­TO MÁS RES­PE­TA A LOS ANIMALES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.