SI­GLAS

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Cuan­do me dis­po­nía, co­mo to­dos los vier­nes, a es­cri­bir mi ar­tícu­lo pa­ra es­ta sec­ción, he re­ci­bi­do un co­rreo de una im­por­tan­te re­vis­ta, que de­cía así: “¿Po­dría dar­nos su opi­nión so­bre los re­sul­ta­dos del PIAAC?”. Me he que­da­do per­ple­jo. No te­nía idea de lo que esas si­glas sig­ni­fi­ca­ban, pe­ro, por la pe­ti­ción, de­du­je que de­be­ría sa­ber­lo. Así que me sen­tí cul­pa­ble. Afor­tu­na­da­men­te, pu­de re­cu­rrir a Goo­gle, que me in­for­mó que eran las si­glas del Pro­gram­me for the In­ter­na­tio­nal As­sess­ment of Adult Com­pe­ten­cies. Aho­ra sí. Cla­ro que sa­bía que la OCDE, des­pués de eva­luar a nues­tros alum­nos con el PI­SA (Pro­gram for In­ter­na­tio­nal Stu­dent As­sess­ment), lle­va­ba un par de años ela­bo­ran­do un in­for­me so­bre los co­no­ci­mien­tos de las per­so­nas en­tre los 16 y los 65 años. Es asun­to im­por­tan­te, por­que es­ta­mos en la era del co­no­ci­mien­to y del apren­di­za­je, y el ni­vel me­dio de co­no­ci­mien­tos in­flu­ye en las po­si­bi­li­da­des fu­tu­ras de una co­mu­ni­dad. Pe­ro an­tes de co­men­tar el fon­do del asun­to, quie­ro de­te­ner­me en lo su­per­fi­cial. Vi­vi­mos en el si­glo de las si­glas. No es na­da nue­vo, por­que, has­ta don­de sé, esa ex­pre­sión la uti­li­zó ya Pe­dro Sa­li­nas en 1948, pe­ro la pre­sen­cia de las si­glas en nues­tra vi­da no ha he­cho sino au­men­tar. En es­te mo­men­to se ha cons­ti­tui­do un me­ta­len­gua­je que to­dos de­be­mos co­no­cer. Leo en un tex­to mé­di­co: “Si hay ce­fa­lea man­te­ni­da, des­car­tar HTA y ACV y sus­pen­der ACO”. Tra­du­ci­do al len­gua­je ex­ten­so, sig­ni­fi­ca: “Si hay ce­fa­lea man­te­ni­da, hay que des­car­tar hi­per­ten­sión ar­te­rial y ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar, y su­pri­mir

LAS SI­GLAS SE HAN USA­DO SIEM­PRE CON EL FIN DE EVI­TAR LA MO­NO­TO­NÍA O PÉR­DI­DA DE TIEM­PO DEL LEC­TOR

an­ti­con­cep­ti­vos ora­les”. No es de ex­tra­ñar que ha­yan apa­re­ci­do di­fe­ren­tes dic­cio­na­rios de si­glas. Hay uno de si­glas mé­di­cas. Rem­ber­to Her­nán­dez Pa­di­lla ha re­co­gi­do las cin­co mil si­glas más uti­li­za­das en Mé­xi­co. Otro re­co­ge 4.000 si­glas ma­ri­ne­ras. Otro más, las em­plea­das en las re­vis­tas de de­re­cho. Aca­bo de des­cu­brir la si­gla más lar­ga. Es me­xi­ca­na: FEPAHPCDFCDISPCPVMSPP, que sig­ni­fi­ca Fis­ca­lía Es­pe­cial Pa­ra la Aten­ción de He­chos Pro­ba­ble­men­te Cons­ti­tu­ti­vos de De­li­tos Fe­de­ra­les Co­me­ti­dos Di­rec­ta o In­di­rec­ta­men­te por Ser­vi­do­res Pú­bli­cos en Con­tra de Per­so­nas Vin­cu­la­das con Movimientos So­cia­les y Po­lí­ti­cos del Pa­sa­do. Tra­di­cio­nal­men­te, se han usa­do si­glas pa­ra ex­pre­sio­nes que se re­pe­tían mu­chas ve­ces, con el fin de evi­tar la mo­no­to­nía y la pér­di­da de tiem­po. Los ro­ma­nos po­nían en sus es­tan­dar­tes S.P.Q.R., Se­na­tus po­pu­lus­que ro­ma­nus. El Se­na­do y el pue­blo ro­mano: la gran au­to­ri­dad. Unas muy usa­das eran a.C. (an­tes de Cris­to). Aho­ra, se uti­li­zan tam­bién a.e.c. (an­tes de la era co­mún), a.n.e. (an­tes de nues­tra era) o a.e.v., (an­tes de la era vul­gar). El triun­fo de una si­gla es con­ver­tir­se en pa­la­bra, lo que da ori­gen a una curiosa eti­mo­lo­gía por sín­te­sis. Les pon­dré al­gu­nos ejem­plos. IN­RI sig­ni­fi­ca bur­la o in­sul­to, pe­ro son las si­glas de la fra­se Ie­sus Na­za­re­nus Rex Iu­daeo­rum, car­tel que se­gún los evan­ge­lios pu­sie­ron co­mo mo­fa en la cruz en que mu­rió Je­sús. Lá­ser son las si­glas de light am­pli­fied by sti­mu­la­ted emis­sion of ra­dia­tion, y ra­dar, las de ra­dio de­tec­tion and ran­ging. La pa­la­bra si­da pro­ce­de de sín­dro­me de in­mu­no­de­fi­cien­cia ad­qui­ri­da. Aun­que es una mez­cla de si­glas y abre­via­tu­ra, me en­can­ta la pa­la­bra snob, aho­ra po­co uti­li­za­da, que quie­re de­cir si­ne no­bi­li­ta­te, que ca­re­ce de no­ble­za, pe­ro pre­ten­de apa­ren­tar­la. Si se les ocu­rre al­gún ejem­plo más, por fa­vor dí­gan­me­lo. Ter­mi­na­ré es­te ar­tícu­lo poé­ti­ca­men­te, o más bien, ri­pio­sa­men­te, ci­tan­do el poe­ma que Dá­ma­so Alon­so de­di­có a las si­glas: “¡S.O.S., S.O.S., S.O.S.! / Oh, Dios, di­me, / ¿has­ta que yo ce­se, / de es­ta ba­lum­ba / que me opri­me, / no des­can­sa­ré? / ¡Oh, dul­ce tum­ba: / una cruz y un R.I.P.!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.