FLO­TAN­DO EN UN MUN­DO CA­SI IRREAL

La Vanguardia - ES - - ENCASA -

La ciu­dad de San Die­go es la se­de de la ma­yor flo­ta na­val del mun­do, pe­ro a no ser que uno sea nor­te­ame­ri­cano o sien­ta una es­pe­cial pa­sión bé­li­ca por ver por­ta­vio­nes, por ejem­plo el USS Ni­mitz o el USS Ro­nald Rea­gan (si es que es­tán atra­ca­dos ese día), es pro­ba­ble que al vi­si­tan­te le in­tere­sen más otros atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos, co­mo el in­men­so par­que Bal­boa. Su nom­bre hon­ra a Vas­co Nu­ñez de Bal­boa de for­ma al­go in­jus­ta, ya que fue un hi­jo de Os de Ba­la­guer, Gas­par de Por­to­là, el pri­me­ro en de­jar su hue­lla aquí. Sea co­mo fue­re, el par­que Bal­boa no só­lo cons­ti­tu­ye una gran re­ser­va na­tu­ral, sino un in­men­so es­pa­cio pú­bli­co re­crea­ti­vo don­de abun­dan los mu­seos, los tea­tros y los res­tau­ran­tes. In­clu­ye el mun­dial­men­te fa­mo­so San Die­go Zoo, pe­ro tam­bién el Old Glo­be Thea­tre, una ré­pli­ca exac­ta del es­ce­na­rio en el que Wi­lliam Sha­kes­pea­re es­tre­na­ba sus obras en In­gla­te­rra. La ma­yor par­te de las pro­pues­tas se ali­nean a lo lar­go de una ave­ni­da lla­ma­da… pa­seo del Pra­do.

Gas­par de Por­to­là fun­dó un pre­si­dio en lo al­to de una co­li­na, don­de lue­go se ins­ta­ló fray Ju­ní­per. El mon­te y la muy res­tau­ra­da mi­sión de San Die­go del Va­lle cons­ti­tu­yen el co­ra­zón del Old Town, que se es­ti­ra lue­go a lo lar­go de Mis­sion Va­lley, hoy una de las más im­por­tan­tes ar­te­rias co­mer­cia­les de la ciu­dad. La mi­sión en sí nos tras­la­da de in­me­dia­to a épo­cas muy le­ja­nas y per­mi­te ha­cer­se con una mag­ní­fi­ca vis­ta panorámica y una idea muy apro­xi­ma­da de lo que de­bía ser la vi­da en aquel en­cla­ve. La ca­pi­lla, la es­cue­la o el ce­men­te­rio ayu­dan a crear el am­bien­te evo­ca­dor. En­tre el par­que Bal­boa y la ciu­dad an­ti­gua de San Die­go, se di­ría que uno no ha sa­li­do Es­pa­ña. Pe­ro bas­ta ale­jar­se un po­co en cual­quier di­rec­ción pa­ra en­con­trar­se con vi­sio­nes com­ple­men­ta­rias, muy dis­tin­tas y or­gu­llo­sas de mar­car la di­fe­ren­cia, co­mo se­ría el ca­so de Little Italy, en un prin­ci­pio el ba­rrio de los pes­ca­do­res emigrantes ita­lia­nos, o Gas­lamp Quar­ter, un ba­rrio cu­yos edi­fi­cios nos tras­por­tan a la In­gla­te­rra vic­to­ria­na en un via­je sin es­ca­las. Am­bos for­man par­te de lo que los san­die­gui­nos de­no­mi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.