TRA­BA­JO EN EQUI­PO CON­TRA LA PAN­DE­MIA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

En cual­quier ti­po de jue­go es muy im­por­tan­te sa­ber qué sen­sa­cio­nes se tie­nen du­ran­te la par­ti­da. Si es­tán en sin­to­nía con la me­cá­ni­ca y la te­má­ti­ca, la ex­pe­rien­cia lú­di­ca es com­ple­ta. Es­to es lo que pa­sa con Pan­de­mia, un jue­go de ta­ble­ro de Matt Lea­cock y pu­bli­ca­do ha­ce po­cos me­ses por Ho­mo­lu­di­cus. Los par­ti­ci­pan­tes (mí­ni­mo dos, má­xi­mo cua­tro) for­man un equi­po es­pe­cia­li­za­do en la con­ten­ción de en­fer­me­da­des con la mi­sión de con­tro­lar la ex­pan­sión de cua­tro pla­gas, cu­rar a los in­fec­ta­dos y en­con­trar la cu­ra pa­ra ca­da una. La cues­tión es que no po­drán com­ple­tar la mi­sión si no ha­llan una fór­mu­la pa­ra co­la­bo­rar: ne­ce­si­ta­rán dia­lo­gar, pactar es­tra­te­gias con­jun­tas y, si no lo­gran su ob­je­ti­vo, ana­li­zar qué ra­zo­nes han con­tri­bui­do a que no ha­yan lo­gra­do de­te­ner las en­fer­me­da­des, y así no re­pe­tir los erro­res en la si­guien­te par­ti­da. Se jue­ga so­bre un ma­pa­mun­di don­de hay 48 ciu­da­des del pla­ne­ta co­nec­ta­das en­tre sí y ame­na­za­das por en­fer­me­da­des. Las ciu­da­des son de cua­tro co­lo­res di­fe­ren­tes (ca­da uno co­rres­pon­de a una zo­na de la tie­rra). Hay cu­bos de cua­tro co­lo­res di­fe­ren­tes, uno por do­len­cia, y una ba­ra­ja con 48 car­tas de in­fec­ción, ca­da nai­pe re­pre­sen­ta una ciu­dad don­de es­tá pro-

pa­gán­do­se la en­fer­me­dad y por eso es de ese co­lor. Ca­da par­ti­ci­pan­te tie­ne una car­ta de per­so­na­je con ha­bi­li­da­des es­pe­cia­les que au­men­ta­rán las op­cio­nes del equi­po a re­sol­ver el re­to. Y pa­ra ha­cer­lo dis­po­nen de una ba­ra­ja de 59 car­tas : 48 de ciu­da­des, que in­di­ca­rán los lu­ga­res has­ta don­de po­drán via­jar los in­ves­ti­ga­do­res y cin­co de si­tua­cio­nes es­pa­cia­les que ayu­dan a com­ple­tar la mi­sión. Tam­bién hay seis car­tas de epi­de­mia, que son las en­car­ga­das de crear un cli­ma de an­gus­tia que cre­ce a me­di­da que se desa­rro­lla la par­ti­da. Cuan­do apa­re­ce una de es­tas car­tas se in­fec­tan ciu­da­des y, lo que es peor, se ba­ra­jan las car­tas de ciu­da­des in­fec­ta­das que ya se han ju­ga­do y se vuel­ven a de­jar en la pi­la de jue­go. De es­ta ma­ne­ra las ciu­da­des ten­drán más de una in­fec­ción.

PAN­DE­MIA RE­TRA­TA UN MUN­DO EN EL QUE LOS JU­GA­DO­RES TIE­NEN QUE COOPE­RAR PA­RA SAL­VAR EL MUN­DO DE CUA­TRO EPI­DE­MIAS

Por tur­nos, ca­da par­ti­ci­pan­te pue­de rea­li­zar cua­tro ac­cio­nes. Una: via­jar de una ciu­dad a otra. Dos: combatir las en­fer­me­da­des con que se to­pe. Tres: com­par­tir in­for­ma­ción (car­tas con ciu­dad don­de pue­den via­jar) con otros ju­ga­do­res. O cua­tro: cons­truir un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción que per­mi­te des­pla­zar­se rá­pi­da­men­te por to­do el pla­ne­ta. Si en su turno un ju­ga­dor es­tá en un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y tie­ne cin­co car­tas del mis­mo co­lor, ha­lla la cu­ra a la en­fer­me­dad de aquel co­lor. Los in­ves­ti­ga­do­res ga­nan la par­ti­da si en­cuen­tran la cu­ra a las cua­tro do­len­cias. Pe­ro pier­den si han apa­re­ci­do ocho bro­tes, es de­cir, que hay más de tres cu­bos de una en­fer­me­dad en una mis­ma ciu­dad y se in­fec­tan las ve­ci­nas, se aca­ban los cu­bos de en­fer­me­dad o ya no que­dan car­tas de jue­go. El turno de ca­da ju­ga­dor ter­mi­na gi­ran­do car­tas de in­fec­ción y po­nien­do cu­bos de en­fer­me­da­des en las ciu­da­des co­rres­pon­dien­tes. Só­lo se ga­na coope­ran­do. Ca­da mo­vi­mien­to re­quie­re una con­sul­ta con los otros ju­ga­do­res y, si quie­ren con­se­guir el ob­je­ti­vo, ten­drán que con­sen­suar las de­ci­sio­nes, com­par­tir car­tas y de­ci­dir pla­nes de ac­ción. To­do es­to ha­ce que el te­ma, las sen­sa­cio­nes y la me­cá­ni­ca del Pan­de­mia sean un blo­que mo­no­lí­ti­co que per­mi­ta al ju­ga­dor pa­sar un muy buen ra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.