El de­seo y el ape­ti­to

La Vanguardia - ES - - NEWS - Álex Ro­drí­guez

De­seo es pa­re­ci­do, pe­ro no es lo mis­mo que ape­ti­to. Son co­sas dis­tin­tas pe­ro muy pa­re­ci­das. Pa­re­ce que el de­seo pre­ce­de al ape­ti­to, cir­cuns­tan­cia que un ser­vi­dor des­co­no­cía. Por­que de­seo es mo­vi­mien­to afec­ti­vo ha­cia al­go que se ape­te­ce. Por lo tan­to, hay ob­je­tos de de­seo e im­pul­sos que pro­vo­can una ex­ci­ta­ción ve­né­rea. Y ape­ti­to es tam­bién im­pul­so ins­tin­ti­vo que lle­va a sa­tis­fa­cer de­seos o ne­ce­si­da­des, un de­seo se­xual, pe­ro tam­bién ga­nas de co­mer. Si al de­seo o al ape­ti­to le po­nes ape­lli­do (se­xual), la cien­cia só­lo ho­mo­lo­ga el pri­me­ro. Lle­ga­dos a es­te pun­to con­vie­ne acla­rar que todo lo que pre­ce­de es pa­ra ex­pli­car que en es­te ejem­plar que tie­ne en­tre sus ma­nos va­mos a ha­blar, en­tre otros mu­chos te­mas, del de­seo se­xual fe­me­nino. O, pa­ra ser más exac­tos, de su au­sen­cia: el de­seo hi­poac­ti­vo. Al­go real­men­te com­pli­ca­do, créan­me, por­que co­mo ex­pli­ca Car­men Gra­sa, en el uni­ver­so fe­me­nino el de­seo pa­re­ce com­pli­ca­do y que­bra­di­zo. Tan­to que ni los es­pe­cia­lis­tas aca­ban de po­ner­se de acuer­do. Y es que de­seos exis­ten tan­tos co­mo per­so­nas. Qui­zá por eso exis­ten tan­tas teo­rías so­bre el de­seo se­xual fe­me­nino co­mo ex­per­tos y ex­per­tas en él. Pe­ro pa­re­ce que hay con­sen­so en una co­sa: las mu­je­res pa­de­cen pe­re­za se­xual. Sea co­mo fue­re, pa­sen y lean. Igual les abre el ape­ti­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.