LA LLA­VE DEL DE­SEO FE­ME­NINO

Se­gún al­gu­nos es­tu­dios cien­tí­fi­cos, cer­ca del 50% de las mu­je­res pa­de­ce apa­tía se­xual y esa pe­re­za les afec­ta a ellas… y a ellos. Los ex­per­tos tra­tan de ex­pli­car­la y ha­llar re­me­dio: hay cau­sas eco­nó­mi­cas (la mal­di­ta cri­sis), pe­ro tam­bién fí­si­cas y, por su

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Es di­fí­cil de des­cri­bir, pe­ro cuan­do lle­ga es fá­cil de re­co­no­cer. Si sur­ge, la chis­pa del de­seo se­xual nos tras­to­ca el de­seo y re­vo­lu­cio­na nues­tra química sen­so­rial... Sin em­bar­go, a ve­ces, du­ran­te pe­rio­dos pro­lon­ga­dos in­clu­so, el de­seo se­xual bri­lla por su au­sen­cia, y es­pe­cial­men­te en­tre las mu­je­res. ¿Es un pro­ble­ma? ¿Hay que preo­cu­par­se? ¿Hay que es­pe­rar pa­ra acu­dir a un ex­per­to o ir de in­me­dia­to? La au­sen­cia de ape­ti­to se­xual no es ba­la­dí, hay es­tu­dios que lo si­túan en por­cen­ta­jes cer­ca­nos al 50% de las en­cues­ta­das. La co­yun­tu­ra so­cie­co­nó­mi­ca (vul­go cri­sis), ra­zo­nes fí­si­cas, psi­co­ló­gi­cas y tam­bién de cul­tu­ra o tra­di­ción ex­pli­can, pe­ro só­lo en par­te, una si­tua­ción que tam­bién afec­ta a los hom­bres, pe­ro en me­nor me­di­da.

La chis­pa se­xual, y lo que vie­ne des­pués, nos ofre­ce de­lei­te, re­ba­ja nues­tros ni­ve­les de es­trés, ali­men­ta afec­tos y nos li­be­ra de preo­cu­pa­cio­nes. Pe­ro es, al mis­mo tiem­po, frá­gil. Por­que en el uni­ver­so fe­me­nino, el de­seo pa­re­ce com­pli­ca­do y que­bra­di­zo. Tan­to que ni los es­pe­cia­lis­tas aca­ban de po­ner­se de acuer­do. “Es muy si­mi­lar al mas­cu­lino”. “No tie­nen ni el mis­mo ori­gen ni el mis­mo de­sa­rro­llo”. “En una re­la­ción de pa­re­ja el fe­me­nino se ago­ta an­tes, o no”. De­seos exis­ten tan­tos co­mo per­so­nas. Qui­zás por eso, teo­rías so­bre el de­seo se­xual fe­me­nino exis­ten tan­tas co­mo ex­per­tos.

Sin em­bar­go, lo que sí pa­re­ce ha­ber­se con­sen­sua­do es que las mu­je­res pa­de­cen más a me­nu­do lo que se ha de­no­mi­na­do de­seo hi­poac­ti­vo o, de un mo­do me­nos cien­tí­fi­co, pe­re­za se­xual. Aun­que en los nú­me­ros tam­po­co hay acuer­do. Mien­tras que unas teo­rías ha­blan de que un 6% de las mu­je­res no sien­te ese fo­go­na­zo ni el pla­cen­te­ro an­he­lo de fun­dir­se en la piel del otro, exis­ten al­gu­nas hi­pó­te­sis que si­túan esa ci­fra en un sor­pren­den­te (e in­quie­tan­te) 50%. “Los re­sul­ta­dos más só­li­dos pu­bli­ca­dos en re­vis­tas cien­tí­fi­cas, tras en­cues­tas am­plias y me­to­do­ló­gi­ca­men­te bien rea­li­za­das, ha­blan de un 43% de mu­je­res adul­tas con fal­ta de de­seo. Pe­ro es im­por­tan­te en­ten­der que aquí en­tran mu­je­res en mo­men­tos de su vi­da en los que les da ab­so­lu­ta­men­te igual sen­tir de­seo o no. Cuan­do a es­tas en­cues­tas aña­des la pre­gun­ta ‘¿Sien­tes la fal­ta de de­seo co­mo un pro­ble­ma?’, al­re­de­dor del 15-17% sí lo sien­te co­mo un pro­ble­ma que co­rre­gir”, ex­pli­ca des­de Nue­va York Pe­re Es­tu­pin­yà, bioquímico y pe­rio­dis­ta cien­tí­fi­co.

“Es in­tere­san­te ver –agre­ga– có­mo hay far­ma­céu­ti­cas y terapeutas in­tere­sa­dos en que es­ta ci­fra sea lo más al­ta po­si­ble y uti­li­zan el da­to del 43% sin que­rer ver que la fal­ta de de­seo se­xual no es ne­ce­sa­ria­men­te un pro­ble­ma. Mu­cha gen­te pue­de ser la mar de fe­liz te­nien­do po­co se­xo. Tam­bién es cri­ti­ca­do el tér­mino hi­poac­ti­ve se­xual de­si­re di­sor­der, por­que en mu­chos ca­sos no es un tras­torno o do­len­cia ( di­sor­der). Y otra co­sa: no creo que las mu­je­res en so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les es­téis per­dien­do el de­seo pre­ci­sa­men­te... ”, ex­pli­ca Es­tu­pin­yà, que ha pu­bli­ca­do S= EX2. La cien­cia del se­xo (De­ba­te).

Al­go pa­sa con el de­seo En di­ciem­bre de 2012 se hi­zo pú­bli­ca la en­cues­ta Ha­bits, coor­di­na­da por Iña­ki Le­te, je­fe del gi­ne­co­lo­gía del hos­pi­tal San­tia­go Após­tol de Vi­to­ria y por Eze­quiel Pé­rez, di­rec­tor del mis­mo de­par­ta­men­to del hos­pi­tal Ge­ne­ral de Requena (Va­len­cia). Los re­sul­ta­dos: ca­si un 50% de las es­pa­ño­las con­si­de­ra muy im­por­tan­te man­te­ner una vi­da se­xual ac­ti­va, pe­ro só­lo el 34% (en­tre los 23 y los 49 años) con­fie­sa es­tar sa­tis­fe­cha con ella. Si a es­to uni­mos las con­clu­sio­nes del es­tu­dio Pre­si­de, pa­re­ce cla­ro que al­go es­tá pa­san­do con la pa­sión fe­me­ni­na. En es­te es­tu­dio, ela­bo­ra­do a par­tir de las res­pues­tas de 30.000 mu­je­res, se apun­ta que a la ma­yo­ría de ellas no les preo­cu­pa ni les cau­sa ma­les­tar no te­ner de­seo se­xual. ¿De­ma­sia­das preo­cu­pa­cio­nes que desem­bo­can en apa­tía se­xual? ¿El pe­so de la cul­tu­ra es ex­ce­si­vo? ¿La des­ga­na ha­cia qué o quién? ¿Ha­cia nues­tra pa­re­ja o ha­cia cual­quier otra per­so­na? ¿No le da­mos im­por­tan­cia por­que es­ta­mos con­ven­ci­das de que es al­go pa­sa­je­ro y la pa­sión vol­ve­rá, que so­lo es un mal mo­men­to? ¿O hay mu­je­res que han pa­sa­do a for­mar par­te de lo que ya se de­no­mi­na asexuales por­que no sien­ten la ne­ce­si­dad de man­te­ner con­tac­tos fí­si­cos y vi­ven bien así?

“Es ver­dad que exis­te la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de que con el tiem­po se pa­sa­rá (la fal­ta de de­seo). Hay ve­ces en que es así y otras en las que el pro­ble­ma per­sis­te. A es­ta úl­ti­ma si­tua­ción, las mu­je­res, en ge­ne­ral, le dan bas­tan­te im­por­tan­cia y bas­tan­tes vuel­tas. No es cier­to que es­pe­ren a que se les pa­se sin dar­le im­por­tan­cia. Todo lo con­tra­rio, le dan mu­cha. Lo que ocu­rre es que an­te cual­quier di­fi­cul­tad se­xual, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res tar­dan en acu­dir al es­pe­cia­lis­ta, ya que el se­xo si­gue sien­do un ta­bú en nues­tra so­cie­dad. El he­cho de te­ner un pro­ble­ma se­xual aún si­gue sien­do al­go que con­si­de­ra­mos que hay que ocul­tar y que es ver­gon­zo­so”, des­cri­be Geor­gi­na Bur­gos, se­xó­lo­ga y au­to­ra de li­bros co­mo La mas­tur­ba­ción (De Vec­chi), Fan­ta­sías eró­ti­cas só­lo pa­ra no­so­tras ( Mar­ge Books) y Men­te y de­seo en la mu­jer (Bi­blio­te­ca Nue­va).

A vuel­tas con la di­fe­ren­cia ¿Qué fue an­tes, el de­seo o la ex­ci­ta­ción? Cuan­do hom­bres y mu­je­res ma­ni­fies­tan el mis­mo an­he­lo, es­pe­cial­men­te en los pri­me­ros años de una re­la­ción, el de­seo siem­pre pre­ce­de a la ex­ci­ta­ción, se­gún los es­pe­cia­lis­tas. El uno lle­va a la otra. El pri­me­ro se pro­du­ce a ni­vel ce­re­bral (o emo­cio­nal). La se­gun­da, a ni­vel ge­ni­tal. Los ex­per­tos po­nen de ma­ni­fies­to que en los hom­bres siem­pre es así, pe­ro que en las mu­je­res la co­sa cam­bia, so­bre todo en un 50% de ellas cuan­do la re­la­ción que man­tie­nen su­pera los dos años. Es en­ton­ces cuan­do la pa­sión se apa­ga y es la ex­ci­ta­ción la que pre­ce­de al de­seo. Va­mos, que les cues­ta me­ter­se en ma­te­ria, pe­ro una vez pues­tas na­da im­pi­de que dis­fru­ten del se­xo. ¿Tan­tas di­fe­ren­cias hay en­tre no­so­tros? “Al­gu­nas –res­pon­de Es­tu­pin­yà–, pe­ro me­nos de las que se sue­len de­cir. Una in­tere­san­te es que los hom­bres sue­len sen­tir, de re­pen­te, ga­nas de se­xo, sen­tir más de­seo es­pon­tá­neo que las mu­je­res, lo cual sí se ha vis­to aso­cia­do a la tes­tos­te­ro­na. Tam­bién

PUE­DE HA­BER BLO­QUEO SI LA MU­JER SE VE OBLI­GA­DA A TE­NER UN OR­GAS­MO LA ES­CUE­LA SUE­LE DAR UNA VI­SIÓN PO­CO PO­SI­TI­VA DEL SE­XO

es cier­to que, de me­dia, los hom­bres tie­nen más fre­cuen­cia de fan­ta­sías se­xua­les y se mas­tur­ban más a me­nu­do, pe­ro el de­seo se­xual, en tér­mi­nos de ex­ci­ta­ción, no es tan di­fe­ren­te. La gran di­fe­ren­cia es­tá en la in­hi­bi­ción –aña­de–. Por mo­ti­vos bio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos y so­cia­les la mu­jer tie­ne más ra­zo­nes pa­ra po­ner un freno. Es­to es lo que ha­ce que las mu­je­res pa­rez­can me­nos pre­dis­pues­tas al se­xo. No es que ten­gan me­nos ga­nas, sino más in­hi­bi­cio­nes y fre­nos, in­ter­nos y ex­ter­nos”, ana­li­za Pe­re Es­tu­pin­yà. La na­tu­ra­le­za y mi­les de años de cul­tu­ra nos han he­cho di­fe­ren­tes y, en opi­nión de Geor­gi­na Bur­gos, nos re­sul­ta com­pli­ca­do des­ha­cer­nos de sus dic­ta­dos: “El cuer­po y su anato­mía, los ro­les se­xua­les asig­na­dos a ca­da se­xo, la iden­ti­dad fe­me­ni­na en­fren­ta­da a la iden­ti­dad mas­cu­li­na que he­mos cons­trui­do por opo­si­ción, los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro… Pe­ro sin du­da te­ne­mos al­go en co­mún, so­mos un pro­duc­to de nues­tros tiem­pos y no es fá­cil es­ca­par a las nor­mas que re­gu­lan la ade­cua­ción del de­seo mas­cu­lino o fe­me­nino. Y re­mar­co la dis­yun­ción”, sub­ra­ya.

De la cri­sis al abu­rri­mien­to ¡La cri­sis tie­ne la cul­pa! Los re­cor­tes, el pa­ro, la in­se­gu­ri­dad laboral, el fu­tu­ro in­cier­to, los hi­jos, la subida de im­pues­tos, no lle­gar a fi­nal de mes, la hi­po­te­ca…, de­ma­sia­dos pro­ble­mas que se me­ten en­tre las sá­ba­nas y de­jan nues­tra li­bi­do por los sue­los, la fe­me­ni­na y la mas­cu­li­na. Un 34% de los eu­ro­peos ha con­fe­sa­do que la re­ce­sión eco­nó­mi­ca y sus con­se­cuen­cias han re­per­cu­ti­do ne­ga­ti­va­men­te en su de­seo, co­mo des­ta­ca el Es­tu­dio eu­ro­peo so­bre sa­tis­fac­ción se­xual 2012 ela­bo­ra­do por la com­pa­ñía bio­mé­di­ca Pfi­zer. Se­gún sus ci­fras, los es­pa­ño­les ya de­di­cá­ba­mos po­co tiem­po al se­xo en 2010 (unas dos ho­ras a la se­ma­na), pe­ro aho­ra no pa­sa­mos de 34 mi­nu­tos ni lle­ga­mos a dos con­tac­tos se­xua­les a la se­ma­na (1,7). ¿Bre­ve pe­ro in­ten­so? Pues pa­re­ce que tam­po­co, por­que a un 82% de no­so­tros le gus­ta­ría me­jo­rar el cuer­po a cuer­po (20 pun­tos por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea).

Sin em­bar­go, no só­lo la cri­sis ale­ja a las mu­je­res del pa­raí­so del pla­cer. Cau­sas fí­si­cas, emo­cio­na­les y cul­tu­ra­les es­tán en el ori­gen de su pe­re­za y “las tres tie­nen un pe­so im­por­tan­te –apun­ta Geor­gi­na Bur­gos–. Por ejem­plo, si to­mas un fár­ma­co que al­te­ra tu res­pues­ta se­xual y ese fár­ma­co es vi­tal pa­ra tu sa­lud, el pe­so de esa cau­sa bio­ló­gi­ca pue­de te­ner la mis­ma im­por­tan­cia que la pre­sión so­cio­cul­tu­ral de có­mo ha de ser la res­pues­ta se­xual de una mu­jer en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias. Si la pre­sión va en la lí­nea de te­ner un or­gas­mo du­ran­te el coi­to –ilus­tra–, es­ta idea so­cial de lo nor­mal in­ter­ac­tua­rá con nues­tra men­te y pue­de lle­var­nos a blo­quear el de­seo, la ex­ci­ta­ción y el mis­mo or­gas­mo que desea­mos. Las tres cau­sas son in­ter­de­pen­dien­tes y es di­fí­cil sa­ber en mu­chas oca­sio­nes dón­de es­tá la fron­te­ra en­tre unas y otras”, de­ta­lla Bur­gos. Los ex­per­tos coin­ci­den en que pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el dé­fi­cit hor­mo­nal, dis­fun­cio­nes en los ór­ga­nos ge­ni­ta­les, de­ter­mi­na­das me­di­ca­cio­nes, de­pre­sio­nes, es­trés, et­cé­te­ra, pro­vo­can apa­tía en las mu­je­res. Pe­ro tam­bién los pro­ble­mas de pa­re­ja y la in­sa­tis­fac­ción con la re­la­ción apa­gan el de­seo, por­que un buen nú­me­ro de mu­je­res no sien­te esa pe­re­za se­xual en ge­ne­ral e in­dis­cri­mi­na­da­men­te, sino den­tro de su re­la­ción.

Aun­que lo que más apa­ga el fue­go, tan­to en ellas co- mo en ellos, es la ru­ti­na. Un 81% de las mu­je­res es­tá de acuer­do en que los cam­bios de há­bi­tos fa­vo­re­cen las re­la­cio­nes, se­gún la en­cues­ta Ha­bits 2012. Una teo­ría que re­fuer­zan otros es­tu­dios al apun­tar que en hom­bres y mu­je­res el de­seo es el mis­mo al prin­ci­pio de una re­la­ción, pe­ro que en­tre uno y cua­tro años des­pués, el del hom­bre per­ma­ne­ce igual y el de la mu­jer cae por abu­rri­mien­to.

El pla­cer, un ta­bú Las raí­ces ju­deo­cris­tia­nas de nues­tra edu­ca­ción han ve­ta­do el pla­cer, en opi­nión de un buen nú­me­ro de psi­có­lo­gos y se­xó­lo­gos. Que el se­xo no tie­ne por qué ser bueno en sí mis­mo y que el de­lei­te nun­ca es el ob­je­ti­vo fi­nal de una re­la­ción se­xual son men­sa­jes que se han in­te­gra­do en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, es­pe­cial­men­te en­tre las mu­je­res, cu­ya se­xua­li­dad ha si­do ca­si ne­ga­da du­ran­te si­glos.

En las úl­ti­mas dé­ca­das esa pre­sión cul­tu­ral se ha re­ve­la­do co­mo una de las prin­ci­pa­les cau­sas que han ale­ja­do a las mu­je­res del pla­cer. La mu­jer ha apren­di­do, des­de es­ta pers­pec­ti­va, que la pa­sión y el se­xo no son ne­ce­sa­ria­men­te po­si­ti­vos y es­ta pre­mi­sa la lle­va a pen­sar me­nos en el se­gun­do. ¿La con­se­cuen­cia? Sus co­ne­xio­nes neu­ro­na­les aso­cia­das al de­seo son más dé­bi­les por­que se es­ti­mu­lan me­nos. En los hom­bres ocu­rri­ría al con­tra­rio. Pa­ra ellos, de­seo y se­xo son si­nó­ni­mos de po­der, de mas­cu­li­ni­dad. Ese con­cep­to, re­pe­ti­do e in­terio­ri­za­do du­ran­te si­glos, ha ori­gi­na­do co­ne­xio­nes neu­ro­na­les que se ac­ti­van con ma­yor fre­cuen­cia y que se ha­cen más fuer­tes con el tiem­po. Y co­mo en ca­si todo lo re­la­cio­na­do con las as­pi­ra­cio­nes fe­me­ni­nas, tam­po­co en es­to la cien­cia se po­ne de acuer­do: “Co­mo hi­pó­te­sis es co­rrec­ta, pe­ro pa­ra lle­gar a la teo­ría de­be­ría te­ner un mí­ni­mo aval em­pí­ri­co”, pre­ci­sa Pe­re Es­tu­pin­yà.

Sin em­bar­go, lo que ya ape­nas na­die po­ne en du­da es que la es­cue­la, co­rrea trans­mi­so­ra de co­no­ci­mien­tos y de cul­tu­ra, ha cen­tra­do sus cla­ses de edu­ca­ción se­xual en una vi­sión po­co po­si­ti­va del se­xo: en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, em­ba­ra­zos y un sin­fín de ries­gos que pa­re­cen ace­char­nos en­tre las sá­ba­nas. Pe­da­go­gos y se­xó­lo­gos coin­ci­den en afir­mar que es bueno e ins­truc­ti­vo ha­blar del pe­li­gro, pe­ro que tam­bién se­ría be­ne­fi­cio­so no sal­tar­se la lec­ción de que la prác­ti­ca se­gu­ra del se­xo es ac­ti­vi­dad tan pla­cen­te­ra co­mo sa­lu­da­ble, pa­ra hom­bres y mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.