EN BUS­CA DEL MI­LA­GRO MÉ­DI­CO

La Vanguardia - ES - - NEWS -

En mar­zo de 1998 se co­mer­cia­li­zó la Via­gra. Des­de en­ton­ces la han con­su­mi­do más de 45 millones de hom­bres de 120 paí­ses y en 2011 sus ven­tas po­drían ha­ber su­pues­to un vo­lu­men de ne­go­cio de unos 2.000 millones de eu­ros. En Es­pa­ña, se­gún los ana­lis­tas, su con­su­mo se ha dis­pa­ra­do des­de que se ini­ció la cri­sis. Quin­ce años des­pués de lo­grar que los hom­bres tu­vie­ran erec­cio­nes más po­ten­tes y du­ra­de­ras, si­gue sin co­no­cer­se un re­me­dio pa­ra la fal­ta de de­seo fe­me­nino, uno de los prin­ci­pa­les (sino el prin­ci­pal) pro­ble­mas que afec­tan a la se­xua­li­dad de las mu­je­res. No fal­tan vo­ces que apun­tan a los sec­to­res con­ser­va­do­res co­mo prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra el de­sa­rro­llo y la co­mer­cia­li­za­ción de la via­gra fe­me­ni­na. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de ex­per­tos de­ta­lla que la so­lu­ción al de­seo hi­poac­ti­vo no es tan sen­ci­lla, por­que no es tan­to

una cues­tión fí­si­ca co­mo emo­cio­nal. “Via­gra fe­me­ni­na no es un tér­mino co­rrec­to, por­que la Via­gra no afec­ta al de­seo, sino al flu­jo san­guí­neo de los ge­ni­ta­les. A los hom­bres que to­man Via­gra les fal­ta óxi­do ni­tro­so en su pe­ne, no les fal­ta de­seo men­tal. Y ese sue­le ser el prin­ci­pal pro­ble­ma de las mu­je­res. De­be­mos dis­tin­guir en­tre la ex­ci­ta­ción fí­si­ca y la men­tal. De to­dos mo­dos, los fár­ma­cos que se han es­ta­do ex­pe­ri­men­tan­do sí em­pie­zan a te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos”, apun­ta el bioquímico Pe­re Es­tu­pin­yà. Sin pri­sa pe­ro sin pau­sa pa­re­ce ser la con­sig­na pa­ra que ca­si un 50% de mu­je­res apá­ti­cas re­co­bre el ape­ti­to se­xual. Qui­zá en el 2015 o 2016. “Es di­fí­cil pre­de­cir­lo. De en­tra­da, ima­gino que unas lo usa­rán pa­ra sal­var su re­la­ción de pa­re­ja; otras pa­ra sen­tir un de­seo más in­ten­so; otras por pres­crip­ción fa­cul­ta- ti­va; otras pa­ra ase­gu­rar­se la ex­ci­ta­ción en una re­la­ción de una no­che…, pe­ro el efec­to que ten­ga en su de­seo y su sa­lud es­tá aún por ver­se. El ser hu­mano es mu­cho más que su fi­sio­lo­gía y, a su vez, las emo­cio­nes no son aje­nas a es­ta”, afir­ma la se­xó­lo­ga Geor­gi­na Bur­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.