LA FOR­TA­LE­ZA

La Vanguardia - ES - - NEWS -

In­ten­to re­cu­pe­rar la teo­ría clá­si­ca de las vir­tu­des. Me pa­re­ce es­tú­pi­do no apro­ve­char la lar­ga ex­pe­rien­cia de la hu­ma­ni­dad, con­den­sa­da en no­cio­nes bá­si­cas. Las vir­tu­des son los há­bi­tos de la ex­ce­len­cia. Unas se re­fie­ren a la ex­ce­len­cia in­te­lec­tual –y son las vir­tu­des del co­no­ci­mien­to– y otras a la ex­ce­len­cia mo­ral , y son las vir­tu­des éti­cas. So­bre es­tas hay un con­sen­so uni­ver­sal, que des­co­no­cen los re­la­ti­vis­tas, los ig­no­ran­tes y los re­la­ti­vis­tas por ig­no­ran­cia, que abun­dan co­mo se­tas... ve­ne­no­sas. Las cua­tro prin­ci­pa­les vir­tu­des en el ran­king mun­dial son la pru­den­cia, la tem­plan­za, la for­ta­le­za y la jus­ti­cia. De las dos pri­me­ras, ya les he ha­bla­do. Hoy quie­ro ha­cer­lo de la que con­si­de­ro fun­da­men­tal en el te­rreno de la ac­ción: la va­len­tía. Es una vir­tud uni­ver­sal­men­te va­lo­ra­da. “¿Qué es ser bueno?”, se pre­gun­ta Nietzs­che, y con­tes­ta: “Ser va­lien­te es bueno”. Es fá­cil com­pren­der esa una­ni­mi­dad. To­dos qui­sié­ra­mos ser va­lien­tes. To­dos, ade­más, ne­ce­si­ta­mos per­so­nas va­lien­tes que, cuan­do el mie­do nos in­va­de, de­ci­dan no huir, a pe­sar del mie­do. En los co­mien­zos de la fi­lo­so­fía, Pla­tón de­di­ca un li­bro – La­ques– a in­da­gar so­bre es­te te­ma. El pro­ta­go­nis­ta di­ce que la va­len­tía es el arro­jo en el com­ba­te. Só­cra­tes, su in­ter­lo­cu­tor, re­pli­ca que tam­bién es ne­ce­sa­rio el va­lor pa­ra en­fren­tar­se a otras di­fi­cul­ta­des. Tie­ne ra­zón. Por eso, les pro­pon­go es­ta de­fi­ni­ción de va­len­tía. Va­lien­te es la per­so­na a quien la di­fi­cul­tad o el es­fuer­zo o el mie­do no le im­pi­den em­pren­der al­go jus­to o va­lio­so, ni le ha­cen aban­do- nar su de­ber o su pro­yec­to a mi­tad del ca­mino. Ac­túa, pues, a pe­sar de la di­fi­cul­tad.

Tal vez se ha­yan per­ca­ta­do de que es­te ar­tícu­lo se ti­tu­la “For­ta­le­za” y, sin em­bar­go, só­lo he ha­bla­do de la va­len­tía. Lo he he­cho por un mo­ti­vo pe­da­gó­gi­co. En es­te mo­men­to tra­ba­jo en una di­dác­ti­ca de la va­len­tía, de la que es­pe­ro ser el pri­mer be­ne­fi­cia­rio. Creo que la va­len­tía se apren­de, al igual que se apren­de la co­bar­día. Por cier­to, con­vie­ne ad­ver­tir que lo con­tra­rio de va­lien­te no es mie­do­so, sino co­bar­de. El mie­do es un sen­ti­mien­to que no de­pen­de de nues­tra vo­lun­tad, co­mo no de­pen­de la dia­rrea. Es des­agra­da­ble, pe­ro in­vo­lun­ta­rio. La va­len­tía y la co­bar­día son ac­tos y, por lo tan­to, son com­por­ta­mien­tos li­bres. Una per­so­na mie­do­sa pue­de com­por­tar­se va­lien­te­men­te. Nues­tra si­tua­ción que­da ex­pues­ta en la si­guien­te ecua­ción: Va­len­tía = For­ta­le­za / Mie­do.

Si quie­ro fo­men­tar la va­len­tía, ten­go que au­men­tar la for­ta­le­za o dis­mi­nuir el mie­do o am­bas co­sas a la vez. La for­ta­le­za es el con­jun­to de re­cur­sos que tie­ne una per­so­na pa­ra afron­tar los pro­ble­mas: su com­pe­ten­cia, su ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo, su pa­cien­cia, su ener­gía, su re­sis­ten­cia, su per­se­ve­ran­cia en las me­tas. To­das es­tas co­sas se ad­quie­ren me­dian­te en­tre­na­mien­to. No es de ex­tra­ñar que la pa­la­bra grie­ga areté, que de­sig­na­ba las vir­tu­des, pro­ce­die­ra del gim­na­sio. Era la po­ten­cia ad­qui­ri­da me­dian­te el ejer­ci­cio.

La va­len­tía tie­ne dos as­pec­tos: atre­ver­se y re­sis­tir. Aquel ini­cia, es­te per­se­ve­ra. Lo con­tra­rio de la va­len­tía es la pa­si­vi­dad, la de­pen­den­cia, la su­mi­sión, la ve­lei­dad, la in­fi­de­li­dad, la men­ti­ra. To­das su­po­nen una elec­ción de lo fá­cil. Los fi­ló­so­fos me­die­va­les de­cían que el ser hu­mano es­ta­ba mo­vi­do por de­seos que lle­va­ban al pla­cer (los lla­ma­ban con­cu­pis­ci­bles) y de­seos que lle­va­ban a en­fren­tar­se con lo ar­duo, con lo di­fí­cil. De­cían que es­tos son una ex­clu­si­va hu­ma­na. Pues bien, la va­len­tía es la vir­tud de la su­pera­ción, del des­dén por la ten­ta­ción de lo fá­cil. Por eso les de­cía que era la prin­ci­pal vir­tud de la ac­ción hu­ma­na. En reali­dad, es el nú­cleo psi­co­ló­gi­co de la li­ber­tad.

SI QUIE­RO FO­MEN­TAR LA VA­LEN­TÍA TEN­GO QUE AU­MEN­TAR LA FOR­TA­LE­ZA O DIS­MI­NUIR EL MIE­DO O, IN­CLU­SO, AM­BAS CO­SAS A LA VEZ

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.