CÓ­MO AYU­DAR

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Se­gún cuál sea el área del cerebro que se le­sio­na des­pués del ic­tus, las con­se­cuen­cias pue­den ser va­ria­bles. Pe­ro hay es­tra­te­gias pa­ra ayu­dar a que me­jo­re. Re­quie­re pa­cien­cia y cons­tan­cia. En los ca­sos de di­fi­cul­ta­des de aten­ción no de­ben ha­blar­le va­rias per­so­nas a la vez. Le se­rá más fá­cil cen­trar la aten­ción si le ha­blan de uno en uno, sin pri­sas, sin ace­le­rar­se, ase­gu­rán­do­se de que le mi­ra a los ojos cuan­do es­tá ha­blan­do. Es bueno que des­can­se con tan­ta fre­cuen­cia co­mo ne­ce­si­te. Sin em­bar­go es me­jor in­ten­tar evi­tar las cabezadas diur­nas de­ri­va­das de la inac­ti­vi­dad, o sies­tas de­ma­sia­do lar­gas. Si al­gu­na ex­tre­mi­dad ha per­di­do fuer­za y pre­ci­sión, hay que ani­mar­le a que se ejer­ci­te con ella, sea co­gien­do ob­je­tos, es­cri­bien­do, ce­pi­llán­do­se los dien­tes o su­bien­do es­ca­le­ras y pa­sean­do. Siem­pre sin pri­sas ni exi­gen­cias. En el ca­so de pro­ble­mas con la me­mo­ria, re­pa­sar jun­tos mo­men­tos vi­vi­dos, fo­to­gra­fías, los nom­bres de los ami­gos ac­tua­les, y es­ta­ble­cer ru­ti­nas cla­ras de la vi­da dia­ria (sue­ño, co­mi­da, aseo, reha­bi­li­ta­ción, pro­gra­ma fa­vo­ri­to...). Si le cues­ta ra­zo­nar con la agi­li­dad de an­ta­ño, de­be­mos ayu­dar­le a es­ta­ble­cer los pa­sos re­que­ri­dos pa­ra rea­li­zar cual­quier ta­rea. Hay que pro­por­cio­nar ins­truc­cio­nes cla­ras y sen­ci­llas, pro­cu­rar im­pli­car­le en la to­ma de de­ci­sio­nes de la fa­mi­lia, de las ac­ti­vi­da­des a rea­li­zar, e in­ten­tar acla­rar y ra­zo­nar con él to­dos los fac­to­res im­pli­ca­dos en las mis­mas. Es nor­mal que pre­sen­te de­sin­te­rés y fal­ta de ga­nas de ha­cer las co­sas que an­tes le gus­ta­ban, así co­mo pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos so­bre sí mis­mo. Pa­ra ayu­dar a re­ver­tir es­te de­sin­te­rés, po­de­mos or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des que le sean gra­ti­fi­can­tes y mo­ti­va­do­ras. Y en el ca­so de no con­se­guir­lo hay que ha­blar con él pa­ra que lo ha­ga a pe­sar de la des­ga­na, co­mo si se tra­ta­ra de un ejer­ci­cio de reha­bi­li­ta­ción de su áni­mo. Tam­bién po­de­mos tra­tar de dis­traer­lo con te­mas de con­ver­sa­ción. Es bueno pro­mo­ver su in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía en to­dos los cam­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.