CUAN­DO LA CONS­CIEN­CIA SE ILU­MI­NA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PRE­GUN­TA

Ho­la, me lla­mo Ar­tu­ro y soy fi­nan­cie­ro de pro­fe­sión con un car­go re­le­van­te, pe­ro soy so­bre todo un bus­ca­dor es­pi­ri­tual, más que por vo­ca­ción, por ne­ce­si­dad vi­tal. Gracias a sus en­se­ñan­zas he de­ja­do de dar pa­los de cie­go y se me ha abier­to un ho­ri­zon­te en el que po­der to­mar una di­rec­ción con­ve­nien­te. Le es­toy muy agra­de­ci­do por ello y quie­ro con­tar­le al­go. Se tra­ta de una mag­ní­fi­ca ex­pe­rien­cia que tu­ve la ma­ña­na de un do­min­go pa­sean­do por el par­que y pre­ci­sa­men­te acom­pa­ña­do de uno de sus li­bros. En un mo­men­to da­do, empezó a em­bar­gar­me un sen­ti­mien­to de ple­ni­tud, de go­zo, de amor in­men­so, una emo­ción que me ha­cía llo­rar de ale­gría, sin po­der pa­rar. Al­go así de­be ser lo de co­nec­tar con el ser in­te­rior. Esos atis­bos son los que le ayu­dan a uno a pen­sar que el ca­mino em­pren­di­do de la bús­que­da es el co­rrec­to y el que pue­de lle­var­nos a en­con­trar el sen­ti­do a una vi­da di­fi­ci­li­lla. Pe­ro Ra­mi­ro, ¿por qué tan ra­ras ve­ces nos vie­nen esos es­ta­dos es­pe­cia­les de cons­cien­cia? De­bo de­cir­le que soy des­de ha­ce unos me­ses prac­ti­can­te asi­duo de me­di­ta­ción. Mu­chas gracias por lo que pue­da res­pon­der­me. Pue­de con­si­de­rar­me su ami­go.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Ar­tu­ro, en pri­mer lu­gar, mu­chas gracias por es­cri­bir. Sí, ya lo de­cían los an­ti­guos gue­rre­ros es­pi­ri­tua­les que es muy im­por­tan­te to­mar la di­rec- ción co­rrec­ta, y más cuan­do se em­pren­de el via­je in­te­rior. Pa­ra una per­so­na que sien­te la lla­ma­da de la bús­que­da, que se des­pier­ta con ese sen­ti­mien­to de que­rer en­con­trar un sen­ti­do a la vi­da, es ne­ce­sa­rio orien­tar­se ade­cua­da­men­te. De he­cho ya lo es­tás ha­cien­do al ha­ber co­men­za­do a prac­ti­car la me­di­ta­ción, un mé­to­do es­pe­cí­fi­co pa­ra po­der, al me­nos du­ran­te unos mi­nu­tos, su­mer­gir­se en uno mis­mo y de­jar fue­ra los afa­nes del mun­do ex­te­rior. A pro­pó­si­to de la ex­pe­rien­cia que has te­ni­do, la cons­cien­cia tie­ne di­fe­ren­tes ni­ve­les o di­men­sio­nes. A me­nu­do es­ta­mos en una fre­cuen­cia o ni­vel muy tor­pe, in­clu­so ler­do, ya que vi­vi­mos muy me­cá­ni­ca­men­te, des­de nues­tro yo ro­bó­ti­co. Pe­ro hay pla­nos más ele­va­dos de la cons­cien­cia que nos per­mi­ten sen­tir­nos más ple­nos, más com­ple­tos y vi­vos, más lu­mi­no­sos. To­dos te­ne­mos esos to­ques de luz o ple­ni­tud al­gu­na vez, a tra­vés del abra­zo con el ser que­ri­do, es­cu­chan­do mú­si­ca, con­tem­plan­do un ama­ne­cer o en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Son des­te­llos muy fu­ga­ces pe­ro muy sig­ni­fi­ca­ti­vos y a ve­ces muy trans­for­ma­do­res. La per­so­na es em­bar­ga­da por un sen­ti­mien­to de uni­dad y to­ta­li­dad.

UN INS­TAN­TE DE PLE­NI­TUD Y CON­TAC­TO CON EL YO IN­TE­RIOR, POR BRE­VE QUE SEA, VA­LE MÁS QUE MU­CHOS ME­SES DE VI­DA

Esos es­ta­dos de cons­cien­cia más ele­va­dos se lla­man es­ta­dos cum­bres y nos ha­cen sen­tir­nos más so­se­ga­dos y di­cho­sos, con una ex­pe­rien­cia de con­for­ta­do­ra ple­ni­tud. Hay que dar­les la bien­ve­ni­da pe­ro no ob­se­sio­nar­se con ellos. Se­gu­ra­men­te la me­di­ta­ción ha ayu­da­do a sus­ci­tar ese es­ta­do. A ve­ces esos es­ta­dos pro­du­cen mo­di­fi­ca­cio­nes hon­das en la psi­que de la per­so­na e in­clu­so coope­ran pa­ra te­ner otra ac­ti­tud an­te la vi­da y la muer­te. Al lle­var una vi­da tan agi­ta­da y es­tar po­co en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, nos per­de­mos mu­chas de esas vi­ven­cias, que tam­bién pue­den lle­gar­nos con la vía ar­tís­ti­ca, mís­ti­ca, amo­ro­so-eró­ti­ca o la in­mer­sión en la na­tu­ra­le­za. Un ins­tan­te de esa ple­ni­tud va­le más que mu­chos me­ses de vi­da. Los sa­bios de Orien­te di­cen que es co­mo dar­se un ba­ño del ser, la pre­sen­cia in­te­rior que se ma­ni­fies­ta. No se pue­de plas­mar fá­cil­men­te en pa­la­bras, pe­ro el que tie­ne esa ex­pe­rien­cia es co­mo si echa­ra una mi­ra­da de­trás del ve­lo.

Pablo Amargo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.