LA TIE­RRA VER­DE

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Es­ta sec­ción gus­ta po­co de las eti­que­tas tu­rís­ti­cas con las que se pre­ten­den acer­car al pú­bli­co las bo­nan­zas de cier­to lu­gar, pe­ro en es­ta oca­sión ha­re­mos una ex­cep­ción, ya que el le­ma “Kent, el jar­dín de In­gla­te­rra”, des­cri­be per­fec­ta­men­te es­te con­da­do del su­r­es­te del país. Pe­ro ca­be ha­cer un ma­tiz, ya que ha­bla­mos de un jar­dín con sa­bor bri­tá­ni­co, es de­cir, con pai­sa­jes muy cui­da­dos y pre­con­ce­bi­dos que en apa­rien­cia de­jan mar­gen de im­pro­vi­sa­ción a la na­tu­ra­le­za. In­clu­so en su man­sio­nes re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar los di­se­ños si­mé­tri­cos pro­pios del es­ti­lo ver­sa­lles­co. Un buen ejem­plo se­ría el pro­pio jar­dín pri­va­do de lord Sack­vi­lle en Kno­le, que se vi­si­ta só­lo los mar­tes.

Bos­ques y cam­pos cul­ti­va­dos al­ter­nan tan pron­to co­mo se sa­le de Can­ter­bury o de Ro­ches­ter, las dos prin­ci­pa­les po­bla­cio­nes de Kent. A am­bas las une su vin­cu­la­ción con el te­ma re­li­gio­so, ya que una cuen­ta con un ar­zo­bis­pa­do y la otra con un obis­pa­do y tam­bién el he­cho de aca­pa­rar to­das las mi­ra­das, re­le­gan­do la ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de Maidstone a un pa­pel se­cun­da­rio. Qui­zá por eso Maidstone ha bus­ca­do la no­to­rie­dad muy le­jos de su tér­mino mu­ni­ci­pal, ya que en el pla­ne­ta Mar­te hay un crá­ter bau­ti­za­do con su nom­bre. Mien­tras es­pe­ra­mos el mo­men­to de vi­si­tar el pla­ne­ta ro­jo, Can­ter­bury pre­su­me de en­can­tos me­die­va­les, que se apre­cian de una ma­ne­ra es­pe­cial si se op­ta por rea­li­zar un re­co­rri­do por el río Stour en una de las tra­di­cio­na­les bar­cas de pun­ting, que guia­das con va­ras por per­so­nal ves­ti­do con tra­je eduar­diano, na­ve­gan ba­jo di­ver­sos puen­tes mien­tras cuen­tan la his­to­ria y las le­yen­das de fan­tas­mas que tan­to abun­dan aquí. Con un po­co de ima­gi­na­ción, has­ta po­dría­mos ima­gi­nar que los na­rra­do­res son los per­so­na­jes de Geof­frey Chau­cer en Los cuen­tos de Can­ter­bury. Pa­ra un efec­to com­ple­to, na­da co­mo vi­si­tar la ca­te­dral de la ciu­dad, una de las más an­ti­guas es­truc­tu­ras cris­tia­nas de In­gla­te­rra, co­mo ates­ti­gua la to­rre nor­man­da cen­tral. En cuan­to a Ro­ches­ter, no cuen­ta en su ha­ber con un ar­zo­bis­po ase­si­na­do tan cé­le­bre co­mo To­más Bec­ket, pe­ro pa­ra com­pen­sar, aún con­ser­va

el po­de­ro­so castillo que sir­vió pa­ra con­te­ner las in­va­sio­nes que lle­ga­ban por mar, aun­que sus ocu­pan­tes mu­rie­ron de ham­bre tras re­ve­lar­se y ser ase­dia­dos por el rey Juan I de In­gla­te­rra. És­te da­to nos lla­ma la aten­ción so­bre la pro­xi­mi­dad del ca­nal de la Man­cha y so­bre la in­ma­cu­la­da be­lle­za de los acan­ti­la­dos de Do­ver, es­ce­na­rio ha­bi­tual de pe­lí­cu­las. Allí, la cre­ta cál­ci­ca re­cor­ta su blan­co per­fil con el ver­de de los pra­dos que se aso­man has­ta el bor­de, di­bu­jan­do un pai­sa­je que se dis­fru­ta me­jor du­ran­te una ven­to­sa tar­de de oto­ño y una ta­za de té en la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.