PA­LA­BRA DE HOY­LE

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ac­cor­ding to Hoy­le es una ex­pre­sión in­gle­sa usa­da pa­ra afir­mar que se es­tá di­cien­do al­go se­gún la má­xi­ma au­to­ri­dad en aque­lla ma­te­ria, y que ade­más go­za de una re­la­ción muy di­rec­ta con el jue­go. La so­cie­dad lon­di­nen­se de prin­ci­pios del si­glo XVIII era muy ju­ga­do­ra, un he­cho que com­par­tía con la so­cie­dad bar­ce­lo­ne­sa de la mis­ma épo­ca. En las ta­ber­nas de Lon­dres era ha­bi­tual ver par­ti­das de whisk, un jue­go aso­cia­do a las cla­ses más ba­jas que ne­ce­si­ta­ba un po­co de ro­da­je pa­ra que se con­vir­tie­ra en un buen jue­go. Así que ha­cia 1736 un gru­po de ca­ba­lle­ros, en­tre los que ha­bía al­gún no­ble, co­men­za­ron a es­tu­diar de for­ma se­ria có­mo se po­dían mo­di­fi­car las re­glas. De es­te mo­do na­ció el whist, un nue­vo jue­go que se po­pu­la­ri­za­ría rá­pi­da­men­te en­tre las cla­ses más aco­mo­da­das. Así, con las nue­vas re­glas el jue­go ha­bía to­ma­do una di­men­sión di­fe­ren­te y las par­ti­das eran un ac­to so­cial. La ne­ce­si­dad de cálcu­lo y las apues­tas que se aso­cia­ron hi­cie­ron que un buen ju­ga­dor fue­ra al­guien que mos­tra­ra al res­to que te­nía ha­bi­li­dad y buen jui­cio pa­ra ana­li­zar y ele­gir la ju­ga­da co­rrec­ta. Ade­más tam­bién era una ma­ne­ra de ga­nar di­ne­ro gracias a las apues­tas. El pa­pel im­por­tan­te del jue­go en la épo­ca tam­bién se ha­ce pal­pa­ble con en el he­cho de que ha­bi- tual­men­te se pu­bli­ca­ban tra­ta­dos con las ex­pli­ca­cio­nes de va­rios jue­gos. Uno de los li­bros más co­no­ci­dos fue The com­ple­te ga­mes­ter, un tra­ta­do de 1674 atri­bui­do al es­cri­tor Char­les Cot­ton. Fue el tam­bién es­cri­tor Ed­mond Hoy­le quien se que­dó pren­da­do con las po­si­bi­li­da­des del jue­go y, co­mo era un buen ju­ga­dor, co­men­zó a im­par­tir cla­ses. Hoy­le es­cri­bió sus cla­ses en un pe­que­ño ma­nual y las dis­tri­bu­yó en­tre sus alum­nos. La obra tu­vo mu­cho éxi­to y en 1743 se hi­zo una edi­ción que se po­día ad­qui­rir por una gui­nea, un pre­cio bas­tan­te ele­va­do, he­cho que des­en­ca­de­nó la apa­ri­ción de co­pias pi­ra­tas. Fi­nal­men­te de­ci­dió ha­cer edi­cio­nes más eco­nó­mi­cas, am­plian­do el con­te­ni­do de la pri­me­ra y fir­man­do una por una pa­ra ga­ran­ti­zar que eran las au­tén­ti­cas. Es­te éxi­to le ani­mó a es­cri­bir mu­chos otros tra­ta­dos de jue­gos, por ejem­plo de back­gam­mon o de ajedrez. Si tie­nen cu­rio­si­dad, les re­co­mien­do que los bus­quen en Google Books (Books. google.com) y po­drán con­sul­tar al­gu­nas de las edi­cio­nes de es­tos ma­nua­les de jue­gos.

EN EL SI­GLO XVIII LA NO­BLE­ZA LON­DI­NEN­SE CREÓ EL WHIST CO­MO AL­TER­NA­TI­VA AL WHISK, JUE­GO DE LAS CLA­SES MÁS HU­MIL­DES

Hoy­le mu­rió con 90 años en 1769. Des­pués de su muer­te su nom­bre con­ti­nuó aso­cia­do a las re­glas de los jue­gos, de for­ma que se si­guen pu­bli­can­do en­ci­clo­pe­dias con su nom­bre.

Es­ta fue una de las his­to­rias que se es­cu­cha­ron en la pri­me­ra con­fe­ren­cia del ci­clo La vi­da és joc en El Born Cen­tre Cul­tu­ral (El­born­cen­tre­cul­tu­ral.bcn.cat). En el ci­clo, un es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria ex­pli­ca tres con­cep­tos im­por­tan­tes pa­ra su co­no­ci­mien­to y, a su la­do, el que sus­cri­be mues­tra có­mo los jue­gos tam­bién han te­ni­do que in­cor­po­rar es­te con­cep­to. La pri­me­ra, de­di­ca­da a la car­to­gra­fía, co­rrió a car­go de Jordi Es­tru­ga, au­tor de El tre­sor car­to­grà­fic de Ca­ta­lun­ya. A fi­na­les de no­viem­bre Al­fons Cor­ne­lla ha­bla­rá de in­no­va­ción y, a prin­ci­pios de di­ciem­bre, el pe­rio­dis­ta de La Van­guar­dia Plà­cid Gar­cia-Pla­nas de vi­da co­ti­dia­na en si­tua­ción de gue­rra. Y a su la­do, el que sus­cri­be pon­drá la mi­ra­da lú­di­ca. Des­de es­tas lí­neas, les iré con­tan­do al­gu­na de las his­to­rias in­tere­san­tes que va­yan apa­re­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.