Claves pa­ra el cui­da­dor

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Vi­vir con un fa­mi­liar que ha su­fri­do un ic­tus pue­de so­bre­pa­sar al cui­da­dor, fun­ción que ejer­ce en mu­chas oca­sio­nes la pro­pia pa­re­ja. Pe­ro es­ta so­bre­car­ga pue­de ali­viar­se si tie­ne pre­sen­te al­gu­nas in­di­ca­cio­nes. En pri­mer lu­gar no hay que cul­pa­bi­li­zar al pa­cien­te de su si­tua­ción. Más que re­sal­tar los erro­res, hay que in­ten­tar ex­pli­car­le dón­de se ha equi­vo­ca­do y re­for­zar sus lo­gros, so­bre todo su es­fuer­zo pa­ra in­ten­tar­lo, y tra­tar de no irri­tar­se por sus fa­llos. La cal­ma, la tran­qui­li­dad, el ca­ri­ño y la na­tu­ra­li­dad de­ben es­tar pre­sen­tes en la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas. Hay que man­te­ner bue­na co­mu­ni­ca­ción con los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que le atien­dan, y pe­dir ayu­da a sus alle­ga­dos cuan­do lo ne­ce­si­te, de for­ma cal­ma­da y sin­ce­ra. En oca­sio­nes el en­torno no es cons­cien­te de las ne­ce­si­da­des de los cui­da­do­res o no per­ci­be que es­tos ne­ce­si­ten y deseen ser ayu­da­dos. Es nor­mal que pre­sen­te de­sin­te­rés y fal­ta de ga­nas de ha­cer las co­sas que an­tes le gus­ta­ban, así co­mo pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos so­bre sí mis­mo. Se le de­be tra­tar de dis­traer con te­mas de con­ver­sa­ción y ac­ti­vi­da­des que le gus­ten, pro­mo­ver su in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía en to­dos los cam­pos, no so­bre­pro­te­ger­lo, ni fo­men­tar el rol de en­fer­mo. Si se es­ta­ble­cen ru­ti­nas y el am­bien­te es tran­qui­lo, la per­so­na afec­ta­da es­ta­rá me­jor. Pe­ro no hay que ha­blar­le co­mo si fue­ra un ni­ño, pues fo­men­ta la sen­sa­ción de in­ca­pa­ci­dad, su frus­tra­ción y su hos­ti­li­dad ha­cia el en­torno (“na­die me com­pren­de”). El lla­ma­do sín­dro­me del cui­da­dor es un es­ta­do ge­ne­ra­li­za­do de des­gas­te fí­si­co y emo­cio­nal (an­sie­dad, de­pre­sión) co­mo con­se­cuen­cia de la so­bre­car­ga de cui­dar de un mo­do des­me­di­do a un en­fer­mo cró­ni­co. Pa­ra evi­tar lle­gar a es­te ex­tre­mo hay que com­par­tir el diag­nós­ti­co con otros fa­mi­lia­res y ami­gos pa­ra com­pren­der me­jor la en­fer­me­dad, pro­cu­rar dis­po­ner de tiem­po pa­ra uno mis­mo y man­te­ner, en lo po­si­ble, las amis­ta­des pró­xi­mas. Tam­bién, con­tac­tar con aso­cia­cio­nes de fa­mi­lia­res, y no ais­lar­se, sino bus­car y so­li­ci­tar ayu­da pro­fe­sio­nal cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Y por úl­ti­mo, se de­be re­cor­dar que la ex­pe­rien­cia de cui­dar no siem­pre es ne­ga­ti­va. Aun­que na­die du­da de que es un re­to y no siem­pre es fá­cil. Tam­bién hay gru­pos de ayu­da mu­tua pa­ra cui­da­do­res. Allí se pue­den com­par­tir to­das las in­quie­tu­des y en­con­trar apo­yo y com­pren­sión. Hay más per­so­nas que es­tán vi­vien­do es­ta mis­ma si­tua­ción o si­mi­lar. Y ca­da una ha ido desa­rro­llan­do re­cur­sos y pe­que­ños tru­cos que son com­par­ti­dos en es­tos pe­que­ños gru­pos. La ex­pe­rien­cia en es­tos gru­pos sue­le ser muy po­si­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.