MA­NE­RAS DE PRO­NUN­CIAR

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Uno se apun­ta a cla­ses de in­glés en el Ins­ti­tu­to Nor­te­ame­ri­cano y lue­go via­ja al Reino Uni­do y des­cu­bre que aque­llas gen­tes ha­blan un idio­ma que no es el que se ha es­ta­do apren­dien­do. O al me­nos, lo pa­re­ce de en­tra­da. Más tar­de, el oí­do se va adap­tan­do al rit­mo, a la mú­si­ca, a esa pe­cu­liar for­ma de pro­nun­ciar. Es lo que lla­ma­mos acen­to in­glés con to­das las le­tras, si bien se­ría me­jor ha­blar del acen­to de la reina o re­cei­ved pro­nun­cia­tion, que tam­bién se­ría el de los clá­si­cos pre­sen­ta­do­res de la BBC y el de la cla­se al­ta en ge­ne­ral. Po­de­mos es­cu­char­lo en abun­dan­cia en la cam­pi­ña del su­r­es­te de Lon­dres, es de­cir, el country­si­de de Kent. Allí es don­de han bus­ca­do re­fu­gio mu­chos de aque­llos que dis­po­nen de re­cur­sos y no se quie­ren ale­jar de­ma­sia­do de la ca­pi­tal, pa­ra lo cual se han ins­ta­la­do en gran­des man­sio­nes que con mu­cha fle­ma y for­za­da mo­des­tia de­no­mi­nan country hou­ses, ca­sas de cam­po. De es­te mo­do se man­tie­nen tam­bién a pru­den­te dis­tan­cia de la mez­cla ét­ni­ca y cul­tu­ral que ca­da vez se ha­ce más evi­den­te en mu­chos ba­rrios de la gran ciu­dad. En es­tas man­sio­nes tan­to en­con­tra­mos una piel de ti­gre de Ben­ga­la co­mo el fus­te de una co­lum­na que al­gún an­te­pa­sa­do se tra­jo de Gre­cia, dos ele­men­tos que só­lo que­dan bien jun­tos en un sa­lón in­glés y con un ser­vi­cio de té dis­pues­to en la me­sa. La quin­tae­sen­cia de las country hou­ses de Kent po­dría ser Kno­le, re­si­den­cia fa­mi­liar de los Sack­vi­lle des­de el año 1603. To­da una co­lec­ción de con­des y du­ques de Dor­set la ha­bi­ta­ron, re­ven­tan­do la eco­no­mía fa­mi­liar con años de fies­tas y ca­ce­rías. Hoy son las gen­tes de a pie quie­nes, con sus apor­ta­cio­nes (y las de la Na­tio­nal Lot­tery), su­fra­gan la reha­bi­li­ta­ción de es­te es­pec­ta­cu­lar castillo normando, con sie­te pa­tios gó­ti­cos e in­te­rio­res re­na­cen­tis­tas. El leo­par­do de ma­de­ra ta­lla­do en la es­ca­le­ra prin­ci­pal pa­re­ce mos­trar sus dien­tes en una son­ri­sa iró­ni­ca.

Arri­ba a la iz­quier­da, castillo de Ro­ches­ter, a ori­llas del río Med­way A la iz­quier­da, bó­ve­das de es­ti­lo gó­ti­co de la ca­te­dral de Can­ter­bury So­bre es­tas lí­neas, vis­ta aé­rea del castillo de Leeds, da­ta­do del si­glo XII Arri­ba a la de­re­cha, el río Gran Stour a su pa­so por la ciu­dad de Can­ter­bury

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.