GAN­CHO A LAS CA­LO­RÍAS

Los ex­per­tos ase­gu­ran que es el en­tre­na­mien­to más com­ple­to que exis­te y la for­ma más di­rec­ta pa­ra que­mar gra­sa. Pro­ba­ble­men­te esa es la ra­zón por la que es­tá de mo­da po­ner­se en for­ma con el bo­xeo

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Ma­né Espinosa

Y ha­blan­do de man­te­nerr a ra­ya la in­ges­ta de ca­lo­rías, as, na­da me­jor (o eso di­cen los ex­per­tos) que prac­ti­car car el bo­xeo, el de­por­te de mo­da en los gim­na­sios

El bo­xeo es, pro­ba­ble­men­te, el ca­mino más di­rec­to pa­ra que­mar gra­sas. En­tre­nar­se pa­ra es­te de­por­te (y eso pue­de ha­cer­se per­fec­ta­men­te sin con­tac­to) su­po­ne un ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar de tal in­ten­si­dad que se pue­den lle­gar a eli­mi­nar en­tre 500 y 840 ca­lo­rías en una so­la ho­ra de en­tre­na­mien­to. Pa­ra bo­xear no sir­ven so­lo unos múscu­los desa­rro­lla­dos. Es bá­si­co tra­ba­jar la re­sis­ten­cia, la agi­li­dad, la coor­di­na­ción cor­po­ral, la fuer­za y po­ten­cia mus­cu­lar y, so­bre to­do, te­ner una bue­na ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca. Por eso el en­tre­na­mien­to de bo­xeo es, se­gún mu­chos ex­per­tos, pro­ba­ble­men­te el más com­ple­to de cuan­tos hay. Es que es un no pa­rar. Se re­co­mien­dan de tres a cin­co días a la se­ma­na de 60 mi­nu­tos de má­xi­ma in­ten­si­dad que in­clu­yen un tra­ba­jo to­tal. Y quie­nes ade­más quie­ren prac­ti­car el bo­xeo de con­tac­to, sue­len en­tre­nar­se cin­co días y só­lo en dos in­clu­yen pelea. “Co­rrer, sal­tar, com­ba y steps ayu­dan a desa­rro­llar el es­ta­do car­dio­vas­cu­lar y res­pi­ra­to­rio; las pe­sas (po­co pe­so y mu­cha re­pe­ti­ción) y el tra­ba­jo con el sa­co de bo­xeo en­tre­nan la fuer­za ex­plo­si­va... Y tam­bién se in­ci­de en la fle­xi­bi­li­dad, por su­pues­to en los re­fle­jos y en la pro­pio­cep­ción y equi­li­brio”, ex­pli­ca Me­lis­sa Kan­ni­ke, ex pe­lea­do­ra y ac­tual en­tre­na­do­ra del equi­po na­cio­nal de ve­lo­cis­tas y me­dia dis­tan­cia del CAR de Sant Cu­gat. Kan­ni­ke con­si­de­ra tan ren­ta­ble el en­tre­na­mien­to que pro­por­cio­na la pre­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra el bo­xeo que la apli­ca pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to en cual­quier otra dis­ci­pli­na. “Uno de los gran­des be­ne­fi­cios de par­ti­ci­par en un en­tre­na­mien­to de bo­xeo es que se pue­de desa­rro­llar una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de ma­sa mus­cu­lar sin le­van­tar pe­sas por el em­pleo cons­tan­te de to­dos los múscu­los en el cuer­po”, ex­pli­ca el ex cam­peón del mun­do Án­gel Hu­go El Tren Ra­mí­rez. Pe­ro, ¿hay que pe­gar­se? Pues no. Ni una so­la vez si no ape­te­ce. Lo di­ce

in­clu­so es­te ex pe­lea­dor fa­mo­so por ven­cer siem­pre por KO a sus ad­ver­sa­rios y que, sin em­bar­go, no tie­ne una so­la ci­ca­triz en la ca­ra. “Pe­lear es una op­ción. Aquí lo que va­le es el en­tre­na­mien­to, el pue­do por en­ci­ma del no pue­do y el exi­gir a ca­da uno el má­xi­mo de su po­ten­cia car­dio­vas­cu­lar”, ex­pli­ca El Tren Ra­mí­rez, que des­de que aban­do­nó las pe­leas se ha con­ver­ti­do en en­tre­na­dor es­tre­lla de Sur­vi­val Box, gim­na­sio pa­ra el en­tre­na­mien­to de de­por­tes de con­tac­to y de­fen­sa per­so­nal. “Aun­que no es un gran pro­gra­ma de cons­truc­ción ma­si­va, el bo­xeo in­cre­men­ta el ta­ma­ño, fuer­za y de­fi­ni­ción de los múscu­los. Lo me­jor es que

to­do es­to ocu­rre si­mul­tá­nea­men­te con una gran can­ti­dad de que­ma de ca­lo­rías”, ex­pli­ca el en­tre­na­dor per­so­nal Xa­vi Mén­dez, ex­per­to en ar­tes mar­cia­les y pre­pa­ra­dor de mu­chos pi­lo­tos de Mo­to GP. Pe­ro mu­cho cuidado. Es un de­por­te con enor­mes be­ne­fi­cios pe­ro no es ap­to pa­ra to­dos. Cuan­do exis­te un pro­ble­ma car­dio­ló­gi­co hay que te­ner­lo en cuen­ta. En oca­sio­nes no se re­co­mien­da la prác­ti­ca del bo­xeo y en otras, hay que adap­tar­la se­gún ca­da ca­so. Esa es la ra­zón por la que Mén­dez ex­pli­ca que “co­mo en cual­quier prác­ti­ca de­por­ti­va de­be­ría­mos vi­si­tar al mé­di­co y ha­cer­nos una prue­ba de es­fuer­zo si es con ga­ses me­jor (pa­ra va­lo­rar el con­su­mo de oxí­geno) y un eco­car­dio se­ría ex­cep­cio­nal”. La ra­zón es que “son en­tre­na­mien­tos duros, por lo que un buen maes­tro de bo­xeo nos guia­rá pa­ra ha­cer­nos más rá­pi­dos y re­sis­ten­tes sa­bien­do ade­cuar el en­tre­na­mien­to en nues­tra lí­nea de la so­bre­com­pen­sa­ción (la lí­nea que nos mar­ca el buen avan­ce en nues­tro pro­gre­so sin dis­mi­nuir el ren­di­mien­to)”. Has­ta ha­ce bien po­co el bo­xeo se con­si­de­ra­ba un de­por­te de­ma­sia­do ru­do. Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos se ha ido im­po­nien­do co­mo una fór­mu­la ideal pa­ra po­ner­se en for­ma en cual­quier am­bien­te. In­clui­das las al­tas es­fe­ras. Es cier­to que los gim­na­sios de to­da la vi­da de­di­ca­dos a es­ta prác­ti­ca so­lían ha­llar­se en las afue­ras de las gran­des ciu­da­des, pe­ro ca­da vez es más fre­cuen­te en­con­trar rings en la zo­na al­ta de ciu­da­des co­mo Ma­drid o Bar­ce­lo- na. Eso es lo que ha he­cho en el gim­na­sio Zen Tao In­ter­na­cio­nal Jor­ge Be­ní­tez, ex cam­peón ar­gen­tino de Kuo Shu Chino (se pro­cla­mó sub­cam­peón mun­dial de la es­pe­cia­li­dad en Tai­wán en 1986) y aho­ra en­tre­na­dor de bo­xeo y maes­tro de ar­tes mar­cia­les chi­nas. Be­ní­tez de­fien­de que no es un en­tre­na­mien­to que vuel­va agre­si­vo el ca­rác­ter y que, muy al con­tra­rio, es per­fec­to pa­ra li­be­rar ten­sio­nes y so­bre to­do pa­ra im­par­tir dis­ci­pli­na. “Ayu­da a apren­der, a ca­na­li­zar el es­trés, a lu­char por el sí pue­do”, ex­pli­ca Be­ní­tez, que co­mien­za to­das sus cla­ses al gri­to de “Yo pue­do, yo quie­ro, yo soy”. Esa es la gran­de­za del bo­xeo, ex­pli­ca “eres tú to­do el tiem­po. Tie­nes que es­tar to­do el ra­to aten­to. Só­lo re­ci­bes si ba­jas la guardia. Só­lo re­ci­bes si te des­con­cen­tras y por lo de­más es un de­por­te de lo más no­ble don­de no hay ri­va­les fue­ra del ring”. Pe­ro, co­mo to­dos quie­nes de­fien­den el en­tre­na­mien­to de es­ta dis­ci­pli­na, ex­pli­ca que “lu­char es só­lo pa­ra quie­nes real­men­te sien­ten que de­ben ha­cer­lo, pe­ro el en­tre­na­mien­to es per­fec­to pa­ra to­dos aque­llos que mé­di­ca­men­te pue­den se­guir­lo”. ¿Quié­nes lo prac­ti­can? Ca­da vez más gen­te. “No sé muy bien por qué pe­ro es­tá de mo­da”, ex­pli­ca el bo­xea­dor olím­pi­co y en­tre­na­dor per­so­nal de bo­xeo de DiR Isaac Real. Lo que ve es que “ca­da vez es gen­te más di­ver­sa y que pa­ra na­da se iden­ti­fi­ca con per­so­nas vio­len­tas. Al con­tra­rio, son per­so­nas que bus­can la con­cen­tra­ción y huir del es­trés”. En­tre es­tas per­so­nas des­ta­ca Pip­pa Midd­le­ton. Sí, la me­diá­ti­ca her­ma­na de la duquesa de Cam­brid­ge y cu­ña­da del prín­ci­pe Gui­ller­mo sor­pren­dió en su es­treno co­mo blo­gue­ra pa­ra The Daily Te­le­graph des­ta­pan­do su afi­ción al bo­xeo. Más que afi­ción ella lo de­fi­nió co­mo adic­ción. Acer­có, al me­nos en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, el gus­to por el bo­xeo a los am­bien­tes más pi­jos, al des­cu­brir que tras mu­cho tiem­po in­ten­tan­do to­ni­fi­car su cuer­po con otras dis­ci­pli­nas al fi­nal pro­bó suer­te con el bo­xeo y se lle­vó una gra­ta sor­pre­sa. Pip­pa re­co­no­ció que lo pro­bó sin de­ma­sia­das ga­nas por in­di­ca­ción de

un ami­go, pe­ro so­bre to­do por el re­cuer­do del es­cul­tu­ral cuer­po que ex­hi­bió la ac­triz Hi­llary Swank en la pe­lí­cu­la Mi­llion do­llar baby. “Un fí­si­co in­creí­ble, bien to­ni­fi­ca­do y afi­na­do, es lo que aca­bó de con­ven­cer­me”, co­men­ta­ba en su blog. Así fue co­mo al fi­nal co­men­zó a en­tre­nar­se en The Fitz­roy Lod­ge Ama­teur Bo­xing Club, el mis­mo gim­na­sio en el que el ac­tor Da­niel Day Le­wis se pre­pa­ró pa­ra su pa­pel en The bo­xer, un lu­gar sin pre­ten­sio­nes que Midd­le­ton pre­sen­tó co­mo “un an­ti­guo re­fu­gio an­ti­aé­reo, con po­ca ven­ti­la­ción, pe­que­ño, de te­chos ba­jos, lo que ha­ce más fuer­te el olor a su­dor y adre­na­li­na del res­to de bo­xea­do­res”. Ro­bert He­rrá­nez, co­di­rec­tor de fit­ness de DiR, re­co­no­ce que aho­ra es­tá de mo­da el bo­xeo. Pe­ro es el bo­xeo olím­pi­co, que con­si­gue to­ni­fi­car los múscu­los de to­do el cuer­po y a di­fe­ren­cia del pro­fe­sio­nal se ri­ge por unas re­glas es­pe­cia­les que lo ha­cen más rá­pi­do, con mo­vi­mien­tos in­ce­san­tes de pier­nas y bra­zos que fa­vo­re­cen una im­por­tan­te pér­di­da de pe­so. Ade­más, pa­ra es­te ti­po de bo­xeo se usa Los be­ne­fi­cios psi­co­ló­gi­cos del bo­xeo son otro de los ar­gu­men­tos por los que se re­co­mien­da es­te ti­po de en­tre­na­mien­to. En es­te sen­ti­do el doc­tor Ig­na­cio Mu­ro, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na del de­por­te de Cen­tro Mé­di­co Tek­non, re­cuer­da que “fa­ci­li­ta una fuer­te des­car­ga de adre­na­li­na y eso con­lle­va unos sa­lu­da­bles efec­tos deses­tre­san­tes. En­tre otros, es­ta prác­ti­ca fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de di­fe­ren­tes sus­tan­cias que ele­van el es­ta­do de áni­mo da­do que se es­ti­mu­la la glán­du­la pi­tui­ta­ria, que es la en­car­ga­da de pro­du­cir en­dor­fi­nas con un gran efec­to eu­fo­ri­zan­te”. El bo­xeo es un de­por­te to­tal­men­te car­dio­vas­cu­lar don­de a cier­tos ni­ve­les de pre­pa­ra­ción se prac­ti­can cues­tio­nes ae­ró­bi­cas y anae­ró­bi­cas. Pre­ci­sa­men­te esa com­bi­na­ción de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co y anae­ró­bi­co con­lle­va una re­la­ja­ción mus­cu­lar, una con­cen­tra­ción en el mo­vi­mien­to y en la téc­ni­ca que ayu­dan a desa­rro­llar el ni­vel de bo­xeo, pe­ro a la vez re­sul­tan una efi­caz for­ma pa­ra deses­tre­sar­se”, ex­pli­ca Ma­ga­li Da­lix. En su sa­la Re­born en la zo­na al­ta de Bar­ce­lo­na ha po­di­do com­pro­bar co­mo “en efec­to la téc­ni­ca del bo­xeo y su en­tre­na­mien­to tie­nen un al­to efec­to deses­tre­san­te. Quien vie­ne se en­gan­cha”. Qui ve s’en­gan­xa”. Eso sí, ella tie­ne una fór­mu­la per­so­na­li­za­da de se­sio­nes de 30 mi­nu­tos. Só­lo trein­ta pe­ro com­ple­ta­men­te in­ten­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.