CON LOS PIES DE BA­RRO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Canastota es co­mo un su­bur­bio que for­ma par­te de la ciu­dad de Le­nox, en el con­da­do de Ma­di­son. Pe­ro no de aquel de Io­wa, el de Los Puen­tes de Ma­di­son: es­ta­mos ha­blan­do del país del muck, li­te­ral­men­te, su­cie­dad. Por muck, los geó­lo­gos en­tien­den el le­cho de un la­go cu­bier­to de li­mo o con sue­lo po­bre­men­te dre­na­do. En ar­got, muck es so­bre to­do un ba­rro es­pe­so y pe­ga­jo­so. En esa es­pe­cie de fan­go es don­de los emi­gran­tes ita­lia­nos em­pe­za­ron a cul­ti­var con ahín­co ha­cia el año 1900, con un éxi­to no­ta­ble, has­ta el pun­to de que Canastota aca­bó por ser nom­bra­da Ca­pi­tal Mun­dial de la Ce­bo­lla. En reali­dad, el li­mo de Ma­di­son es­tá car­ga­do de ma­te­ria ve­ge­tal en des­com­po­si­ción y fós­fo­ro, que lo con­vier­te en ex­tre­ma­da­men­te fér­til. Los ita­lia­nos no fue­ron los úni­cos en lle­gar a la re­gión. En los al­re­de­do­res hay un Del­hi, un Ge­ne­va, un La­fa­yet­te, un Sy­ra­cu­se… To­da la his­to­ria de la pri­me­ra in­mi­gra­ción ame­ri­ca­na en un ma­pa. Es­ta úl­ti­ma es una de las ciu­da­des más desa­rro­lla­das de la zo­na, gra­cias a su po­si­ción cer­ca­na al la­go de Erie, al de On­ta­rio y a sus ca­na­les, un cru­ce de ca­mi­nos que si­gue fun­cio­nan­do hoy a tra­vés de las in­ter­es­ta­ta­les 81 y 90. En ella se ce­le­bran, cla­ro es­tá, un festival de tra­di­cio­nes es­co­ce­sas, otro ita­liano, uno la­tino, un Ok­to­ber­fest al es­ti­lo ale­mán… De to­das se apro­ve­chan los es­tu­dian­tes de la uni­ver­si­dad, afa­ma­da en el cam­po de la me­di­ci­na, la cien­cia me­dioam­bien­tal y el cuidado de los bos­ques. Lo úl­ti­mo no es extraño, ya que tan­to el cli­ma co­mo el pai­sa­je de aquí anun­cian con cla­ri­dad lo cer­ca que se es­tá de Ca­na­dá. Su ce­le­bri­dad más in­ter­na­cio­nal es Tom Crui­se, ve­cino del lu­gar has­ta que em­pe­zó a triun­far en Holly­wood. En­tre sus mu­chas pe­lí­cu­las no hay nin­gu­na que na­rre la his­to­ria de los Onon­da­ga, la tri­bu ori­gi­nal que ha­bi­ta­ba la re­gión y que for­ma­ba par­te de la Con­fe­ren­cia Iro­qués, nom­bre que re­ci­bía un gru­po de cin­co na­cio­nes in­dias ex­ter­mi­na­das ha­ce mu­cho años. Par­te de su his­to­ria no­ve­la­da es la que nos ofre­ce El úl­ti­mo Mohi­cano, de Ja­mes Fe­ni­mo­re Coo­per. To­das aque­llas tri­bus ha­bla­ban un mis­mo idio­ma. En cam­bio, hoy es la len­gua la que mar­ca lí­mi­tes te­rri­to­ria­les e in­fluen­cias en la zo­na. De­jan­do a un la­do el fran­cés de los ve­ci­nos del nor­te, una fron­te­ra in­vi­si­ble la mar­ca la pa­la­bra so­da pa­ra re­fe­rir­se a las be­bi­das ga­seo­sas sin al­cohol, que en cier­tos lu­ga­res se de­no­mi­na pop. Sy­ra­cu­se, Canastota y otras de al­re­de­dor usan so­da, rea­fir­man­do así su re­cia per­te­nen­cia a la pro­nun­cia­ción pro­pia de Nue­va In­gla­te­rra, la que más reivin­di­ca sus raí­ces eu­ro­peas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.