LA MEN­TE QUE NO SA­BE DES­CO­NEC­TAR

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Ho­la Ra­mi­ro, me lla­mo Lo­ren­zo y ten­go 29 años. Al prin­ci­pio no to­mé en con­si­de­ra­ción lo que me su­ce­día, pe­ro aho­ra ha lle­ga­do a preo­cu­par­me, ya que no es nin­gu­na ton­te­ría. Soy em­pre­sa­rio y des­de ha­ce unos me­ses asu­mo un enor­me vo­lu­men de tra­ba­jo (más del que de­be­ría) y me can­so mu­cho. El ver­da­de­ro pro­ble­ma es que cuan­do no tra­ba­jo mi men­te no pue­de de­te­ner­se ni un mo­men­to, es un ver­da­de­ro tor­be­llino y eso me can­sa aún más. En de­fi­ni­ti­va, es­toy can­sa­do tan­to si tra­ba­jo co­mo si no y se me acu­mu­la el can­san­cio fí­si­co y so­bre to­do el men­tal. No pue­do pa­rar. Las ho­ras que me de­di­co a mí y al des­can­so son peo­res, por­que mi men­te no des­can­sa y así no pue­do re­cu­pe­rar­me. Sien­to que he en­tra­do en una es­pe­cie de ca­lle­jón sin sa­li­da, don­de voy su­man­do más y más can­san­cio, y aun­que to­do lo lle­vo al día, ten­go la sen­sa­ción cons­tan­te de que me que­da al­go im­por­tan­te por ha­cer. Le con­fie­so que es­toy preo­cu­pa­do y por eso re­cu­rro a us­ted. Un ami­go me ha co­men­ta­do que él to­ma tran­qui­li­zan­tes, pe­ro quie­ro evi­tar­los. No quie­ro en­trar en ese ti­po de di­ná­mi­ca. Mu­chas gra­cias por lo que pue­da orien­tar­me al res­pec­to. A ve­ces me sien­to de­sola­do y tris­te, por­que en oca­sio­nes, pa­ra com­ba­tir lo que me pa­sa, aún me ac­ti­vo más y, co­mo com­pren­de­rá, to­da­vía es peor. He lle­ga­do al pun­to de de­tes­tar mi men­te. Es­ti­ma­do Lo­ren­zo, de na­da sir­ve odiar a la pro­pia men­te, pues­to que con ella hay que vi­vir to­da la vi­da. Lo que hay que ha­cer es sa­ber di­ri­gir­la, cui­dar­la, en­se­ñar­le a que se­pa pen­sar y a la vez de­jar de pen­sar, con­ver­tir­la en ami­ga y no de­jar que nos per­ju­di­que. La men­te es la fá­bri­ca de tensión y ma­les­tar, pe­ro tam­bién pue­de ser fuen­te de bie­nes­tar. A la men­te hay que en­tre­nar­la y re­edu­car­la. Un an­ti­guo ada­gio orien­tal re­za: “Cuan­do ha­ya que pen­sar, pien­sa; cuan­do ha­ya que vi­vir, vi­ve”. Tie­nes dos di­fi­cul­ta­des: una de ellas es que has ele­va­do ex­ce­si­va­men­te tu din­tel de ac­ti­vi­dad y otra, que no sa­bes des­co­nec­tar y tran­qui­li­zar un po­co la men­te. Tie­nes que mi­rar den­tro de ti, más allá de las apa­rien­cias. ¿Por qué esa fre­né­ti­ca hi­per­ac­ti­vi­dad? A ve­ces es­con­de al­go, oculta al­go que no que­re­mos ver y se uti­li­za pa­ra ju­gar al es­con­di­te con uno mis­mo. Pa­de­ce sín­to­mas de es­trés y des­ajus­ta nues­tro re­loj biop­sí­qui­co (el me­ca­nis­mo de au­to­rre­gu­la­ción u ho­meos­ta­sis) y nos des­equi­li­bra gra­ve­men­te. No eres ca­paz de ha­cer y lue­go des­co­nec­tar. Por eso pa­de­ces psicastenia, un fuer­te ago­ta­mien­to que es más psí­qui­co que fí­si­co.

LA GEN­TE HI­PER­AC­TI­VA PA­DE­CE PSICASTENIA, FA­TI­GA FÍ­SI­CA Y PSÍ­QUI­CA: HAY QUE EVA­DIR­SE Y PO­TEN­CIAR AC­TI­VI­DA­DES SA­NAS

Tie­nes que em­pe­zar por cam­biar la ac­ti­tud: tra­ba­ja só­lo lo ne­ce­sa­rio y bus­ca in­tere­ses y mo­ti­va­cio­nes vi­ta­les que te gus­ten, sin que en­tre la men­te ren­ta­bi­li­za­do­ra. Haz al­gún ejer­ci­cio no es­tre­san­te (yo te re­co­men­da­ría el hat­ha-yo­ga), da­te bue­nos pa­seos, bus­ca dis­trac­cio­nes sa­nas, de­di­ca unos mi­nu­tos a la re­la­ja­ción y no te de­jes en­ga­ñar por la idea de que te fal­ta al­go por ha­cer. Mi­ra esa ten­den­cia ecuá­ni­me­men­te, co­mo si no fue­ra con­ti­go, y ya ve­rás que ago­ta su im­pul­so y des­apa­re­ce. Lle­ga­do a tu ex­tre­mo el se­cre­to es­tá en pa­rar, en po­der de­te­ner­te no só­lo fí­si­ca­men­te, sino tam­bién men­tal­men­te. De­dí­ca­te unos mi­nu­tos a es­tar tran­qui­lo, el mun­do no se pa­ra. Sien­te tu res­pi­ra­ción, ví­ve­la, evi­ta pen­sa­mien­tos, y po­co a po­co irás se­dan­do tu sis­te­ma ner­vio­so y apa­ci­guan­do tu men­te. Gra­cias por es­cri­bir­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.