IDEAS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Asig­ne ta­reas a los hi­jos. Si tie­nen edad su­fi­cien­te pue­den ves­tir­se so­los, arre­glar la ha­bi­ta­ción... In­vo­lu­cre a la pa­re­ja en ta­reas do­més­ti­cas Pre­pa­re y es­co­ja la ro­pa el día an­tes. Tam­bién se pue­de de­jar la me­sa del desa­yuno pre­pa­ra­da la no­che an­te­rior Con­ce­da prio­ri­da­des. Si la ca­sa no que­da en or­den, no es tan gra­ve. Si no hay in­vi­ta­dos, tam­po­co ha­ce fal­ta que en ca­sa bri­llen los mue­bles No so­bre­car­gue la agen­da con de­ma­sia­das reunio­nes la­bo­ra­les con ho­ra­rios cer­ca­nos en­tre sí: los re­tra­sos se acu­mu­lan No acep­te in­vi­ta­cio­nes que en reali­dad no po­drá aten­der. Me­jor de­cli­nar la ofer­ta. Lle­gar tar­de es peor que un ama­ble re­cha­zo Ha­ga una lis­ta de las co­sas que no se de­ben ol­vi­dar en ca­sa an­tes de sa­lir: lla­ves, mó­vil, lis­ta de com­pra... La des­or­ga­ni­za­ción sue­le lle­var a la im­pun­tua­li­dad En­ga­ñe al re­loj: ade­lan­te cin­co mi­nu­tos las agu­jas o si tie­ne una ci­ta a las 9 h con­si­de­re que es a las 08.45 h No pier­da el tiem­po: en­cen­der la te­le­vi­sión o leer el pe­rió­di­co re­cién le­van­ta­do cau­sa­rá distracción. Me­jor po­ner la ra­dio Es­cri­ba los di­fe­ren­tes com­pro­mi­sos en una agen­da, un mó­vil. La tec­no­lo­gía no só­lo sir­ve pa­ra anun­ciar re­tra­sos, sino pa­ra or­ga­ni­zar­se me­jor Pon­ga el des­per­ta­dor le­jos de la ca­ma. Ade­lan­te la ho­ra a la que se le­van­ta Al­qui­le un apar­ca­mien­to pú­bli­co cer­ca del pues­to del tra­ba­jo pa­ra no te­ner que tar­dar en en­con­trar un si­tio li­bre Un po­qui­to de pe­si­mis­mo; es útil pen­sar siem­pre en ne­ga­ti­vo, en los po­si­bles con­tra­tiem­pos que en­con­tra­re­mos por el ca­mino In­fór­me­se del trá­fi­co an­tes de sa­lir de ca­sa Si ve que lle­ga tar­de, man­de un men­sa­je o avi­se con el mó­vil. Ha­rá que su re­tra­so sea más pre­vi­si­ble

esen­cial pa­ra com­pren­der el fe­nó­meno del re­tra­so. Ya en el año 1959, el an­tro­pó­lo­go Ed­ward T. Hall hi­zo una dis­tin­ción en­tre la con­cep­ción mo­no­cró­ni­ca y po­li­cró­ni­ca del tiem­po. La pri­me­ra con­si­de­ra el tiem­po co­mo al­go li­neal, tan­gi­ble, que se pue­de di­vi­dir en blo­que. En­fa­ti­za la pla­ni­fi­ca­ción, la agen­da. Es, que­rien­do re­su­mir, el con­cep­to es­ta­dou­ni­den­se de el tiem­po es di­ne­ro. En el otro fren­te, el tiem­po po­li­cró­ni­co se ca­rac­te­ri­za por lle­var a ca­bo va­rias ac­ti­vi­da­des a la mis­ma ho­ra. Es más: el in­ter­cam­bio de es­tas mis­mas ta­reas es desea­ble y pro­duc­ti­vo. Se­gún Ray­mond Cohen, pro­fe­sor de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Je­ru­sa­lén y es­pe­cia­lis­ta en ne­go­cia­cio­nes in­ter­cul­tu­ra­les, la con­cep­ción po­li­cró­ni­ca del tiem­po ha­ce que, en lu­gar de mi­rar el re­loj, es­tas per­so­nas no tie­nen pro­ble­mas en lle­gar tar­de si es­tán con fa­mi­lia, ami­gos o co­le­gas, por­que la re­la­ción es lo que con­si­de­ran real­men­te im­por­tan­te. Pe­ro no to­dos en­tien­den es­tas su­ti­le­zas con­cep­tua­les. Car­los Sánchez cuen­ta que ha­ce años, en un pro­ce­so de se­lec­ción ma­si­va de per­so­nal, cons­ta­tó que los can­di­da­tos que lle­ga­ban tar­de tam­bién pre­sen­ta­ban al­gu­nas ca­ren­cias a ni­vel de pre­ci­sión en las ta­reas de con­ta­bi­li­dad: lle­gar tar­de se aso­cia con es­ca­sas ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les. Víctor Ta­tay, di­rec­tor re­gio­nal de Adec­co, mul­ti­na­cio­nal sui­za pre­sen­te en 70 paí­ses, coin­ci­de en que “la pun­tua­li­dad di­ce mu­cho del va­lor de una per­so­na. Es una mues­tra de dis­ci­pli­na. En un en­torno co­mo el ac­tual, ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo, es im­pres­cin­di­ble. Con el re­tra­so das la ima­gen de no sa­ber pla­ni­fi­car, de ser un des­or­ga­ni­za­do y de ser po­co efi­cien­te. Ade­más, es una fal­ta de res­pe­to. Le es­tás di­cien­do a quien te es­pe­ra que das po­ca im­por­tan­cia al even­to”. No hay que ol­vi­dar que el re­tra­so reite­ra­do pue­de con­lle­var a la pér­di­da del pues­to de tra­ba­jo me­dian­te des­pi­do pro­ce­den­te. ¿Se pue­de co­rre­gir el há­bi­to? “A es­te ti­po de per­so­na le cues­ta mu­cho en­ten­der o re­co­no­cer que su­fre un pro­ble­ma, has­ta que apa­re­cen sín­to­mas. En­ton­ces, em­pie­za a ser cons­cien­te de que su re­tra­so es más que un sim­ple in­con­ve­nien­te, y que fas­ti­dia al otro”, sub­ra­ya Mat­tio­li. “En oca­sio­nes nues­tros ta­lle­res se con­vier­ten en se­sio­nes te­ra­péu­ti­cas, co­mo si es­tu­vié­ra­mos tra­tan­do a un al­cohó­li­co”, ase­gu­ra Le­chu­ga, del Ins­ti­tu­to de la Pun­tua­li­dad. Dia­na de Lo­zor, au­to­ra del superventas Ne­ver be la­te again (nun­ca vuel­vas a lle­gar tar­de) sos­tie­ne que: “El re­tra­so cró­ni­co es una cos­tum­bre que cues­ta mu­cho erra­di­car. Es co­mo de­cir a al­guien con so­bre­pe­so que de­je de ati­bo­rrar­se. Co­mo mu­chas cos­tum­bres ne­ga­ti­vas, in­clu­so las me­jo­res in­ten­cio­nes aca­ban frus­tra­das”. “Es di­fí­cil que una per­so­na me­ticu­losa lle­gue tar­de. Por las mis­mas ra­zo­nes, es muy di­fí­cil que una per­so­na des­or­ga­ni­za­da con­si­ga al­gún día ser pun­tual. Por­que, pa­ra es­ta per­so­na, se tra­ta de cam­biar de vi­da, de for­ma de ser. Es co­mo po­ner cre­ma bron­cea­do­ra a una per­so­na que tie­ne he­pa­ti­tis. El fon­do es el que es”, di­ce Car­los Sánchez. En un es­tu­dio que de Lo­zor lle­vó a ca­bo en la Uni­ver­si­dad de San Fran­cis­co, de­tec­tó va­rias ti­po­lo­gías de tar­do­nes: los que ne­ce­si­tan adre­na­li­na pa­ra ha­cer las co­sas y lo de­jan to­do pa­ra el úl­ti­mo mo­men­to; per­so­nas que pre­ci­san te­ner una agen­da a to­pe de co­sas pa­ra fo­men­tar su ego y los que tie­nen pro­ble­mas con el or­den y la es­truc­tu­ra. El es­co­cés Jim Dun­bar re­pre­sen­ta tal vez el ca­so más ex­tre­mo: es el pri­mer hom­bre a quien se le ha diag­nos­ti­ca­do su de­mo­ra cró­ni­ca co­mo tras­torno mé­di­co. Se­ría una en­fer­me­dad que se lo­ca­li­za en la mis­ma par­te del ce­re­bro afec­ta­da por el dé­fi­cit de aten­ción. Se­gún Mat­tio­li, no hay que ti­rar la toa­lla. En su opi­nión, al tar­dón hay que ha­cer­le la si­guien­te pre­gun­ta: “¿Pa­ra qué lle­gar tar­de?”, en lu­gar de: “¿Por qué lle­go tar­de?”. De es­ta ma­ne­ra, la per­so­na con re­tra­so cró­ni­co con­si­gue com­pren­der que las con­se­cuen­cias de su re­tra­so, pa­ra él y pa­ra el en­torno, son ne­ga­ti­vas. Una vez que se ten­ga con­cien­cia del pro­ble­ma, hay que pa­sar a la ac­ción. Vic­tor Ta­tay re­cuer­da que una reunión “em­pie­za mu­cho an­tes de la mis­ma. Hay que pla­ni­fi­car el re­co­rri­do, pre­pa­rar­se la ro­pa, ges­tio­nar el ho­ra­rio de los otros com­pro­mi­sos”. En es­te sen­ti­do, Car­los Sánchez su­gie­re que si se pre­vé ha­cer mu­chas co­sas el mis­mo día, me­jor ali­ge­rar la agen­da. Pa­ra lle­gar a la ho­ra, un tru­co con­sis­te en ser pe­si­mis­ta y pen­sar­lo to­do en ne­ga­ti­vo: que se pue­de pin­char una rueda, que pue­de ha­ber un atas­co. Y nun­ca con­fiar­se de­ma­sia­do. “No abu­ses del re­tra­so de la cor­te­sía, ya que de­pen­de de la du­ra­ción de la reunión. Si vas a es­tar reuni­do to­do el día, pue­des es­ti­rar 15 mi­nu­tos. Pe­ro si va a du­rar una ho­ra, me­jor no ex­ce­der­se de los cin­co mi­nu­tos”, afir­ma Sánchez. Los hi­jos sue­len ser una de las ex­cu­sas más fre­cuen­tes. Pe­ro aquí tam­bién con un po­co de or­ga­ni­za­ción se pue­de in­ter­ve­nir. Si no son pe­que­ños, no pre­ci­san tal vez to­da la ayu­da que al­gu­nos pa­dres les pres­tan. Si sa­ben ves­tir­se so­los, que lo ha­gan. Tam­bién se pue­de pre­pa­rar con an­te­la­ción la ro­pa y el desa­yuno. En al­gu­nos ca­sos el día an­te­rior. En cam­bio, hay co­sas que sí se pue­den de­jar pa­ra des­pués (si uno di­ce: “Lle­gué tar­de por­que tar­dé en arre­glar la co­ci­na”, el otro le de­be­ría con­tes­tar­le: “Es que yo la de­jé sin arre­glar pa­ra lle­gar a tiem­po”). Tam­bién ha­bría que evi­tar las dis­trac­cio­nes. Mi­rar la te­le, leer el pe­rió­di­co o con­sul­tar el pe­rió­di­co mien­tras se desa­yu­na son ac­ti­vi­da­des mu­cho más ab­sor­ben­tes, que, por ejem­plo, po­ner la ra­dio. Y siem­pre que­da el clá­si­co tru­qui­llo: ade­lan­tar las agu­jas del re­loj cin­co mi­nu­tos. No siem­pre fun­cio­na, pe­ro a más de uno es­te au­to­en­ga­ño tem­po­ral ha ayu­da­do a me­jo­rar los tiem­pos de re­co­rri­do. Ojo: tam­po­co hay que pa­sar­se. Re­cuer­de que lle­gar mu­cho an­tes no siem­pre es­tá bien vis­to. Ima­gí­nen­se que us­ted to­ca a la puer­ta de una ca­sa mu­cho an­tes de la ho­ra de la ce­na, con to­do por ha­cer: es­tá cla­ro que re­sul­ta­rá mo­les­to. Lo mis­mo pa­sa en el mun­do la­bo­ral. Víctor Ta­tay de Adec­co ex­pli­ca que “si te pre­sen­tas una ho­ra an­tes pue­des dar la im­pre­sión de que eres un des­pis­ta­do y de que no te has en­te­ra­do de la ho­ra. O que eres un an­sio­so, cuan­do en las reunio­nes de tra­ba­jo siem­pre es me­jor adop­tar una cier­ta pru­den­cia o tem­plan­za. Hay quien in­clu­so pue­de con­si­de­rar­la co­mo una me­di­da de pre­sión. Le es­tás di­cien­do al otro: “Mi­ra que ya es­toy aquí”. Y no ol­vi­den que ade­más de la en­tra­da, hay la sa­li­da: mar­char­se an­tes tam­bién es una for­ma de im­pun­tua­li­dad”. Unos con­se­jos úti­les. ¿Ha­brán lle­ga­do a tiem­po?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.