VINCULOS CON LOS ANIMALES

Con­vi­vir con pe­rros y ga­tos ayu­da a dis­mi­nuir el es­trés, la ten­sión ar­te­rial y la fre­cuen­cia car­dia­ca. No só­lo eso, los es­tu­dios cons­ta­tan que esa com­pa­ñía me­jo­ra los ni­ve­les de las hor­mo­nas aso­cia­das al bie­nes­tar y ayu­da a que au­men­te nues­tra au­to­es­ti­ma

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

Te­ner un ani­mal en ca­sa su­po­ne mu­chas co­sas más que com­pa­ñía, se es­ta­ble­cen víncu­los que pue­den lle­gar a ser muy po­si­ti­vos

Prác­ti­ca­men­te la mi­tad de los ho­ga­res sa­be qué im­pli­ca te­ner un ani­mal de com­pa­ñía. No só­lo en cuan­to a los cui­da­dos y con­di­cio­nes que re­quie­re, sino al víncu­lo es­pe­cial que se es­ta­ble­ce en­tre el ani­mal y las per­so­nas que con­vi­ven con él. Un víncu­lo que los ex­per­tos no du­dan en ca­li­fi­car co­mo peculiar y be­ne­fi­cio­so y que pue­de va­riar se­gún se tra­te de un ni­ño, un ado­les­cen­te, de una per­so­na ma­du­ra o una de edad más avan­za­da.

Se­gún Ma­ría Luisa Fe­rre­rós, neu­ro­psi­có­lo­ga, di­rec­to­ra de la uni­dad de psi­co­lo­gía clí­ni­ca y parenting de Clí­ni­ca Diagonal, en es­ta peculiar re­la­ción se pue­den desa­rro­llar sen­ti­mien­tos de em­pa­tía y res­pe­to. Se im­pul­sa el desa­rro­llo de la au­to­no­mía y la res­pon­sa­bi­li­dad. Y mu­chos más be­ne­fi­cios, y no en po­cas per­so­nas. Se­gún la Fun­da­ción Af­fi­nity (or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a pro­mo­ver el res­pe­to y la sa­na con­vi­ven­cia con animales de com­pa­ñía), en el 46% de los ho­ga­res con­vi­ven per­so­nas con ani­ma- les de com­pa­ñía, la ma­yo­ría con pe­rros y ga­tos, “y es­ta ci­fra va en au­men­to, lo que po­ne de re­lie­ve que mu­chas per­so­nas tie­nen fuer­tes la­zos afec­ti­vos con las mas­co­tas con las que com­par­ten su vi­da”. ¿Qué ti­po de víncu­lo se pro­du­ce y por qué su­ce­de?

“Es di­fí­cil ha­blar de un me­ca­nis­mo par­ti­cu­lar que se des­en­ca­de­na en los víncu­los en­tre animales y per­so­nas. Sen­ci­lla­men­te se pro­du­ce una peculiar co­ne­xión, es­pe­cial y pro­fun­da, y eso nos des­co­lo­ca”, con­fie­sa Ma­ría Car­men Cas­tro, psicóloga, ex­per­ta en asis­ten­cia de te­ra­pia con animales en la Aso­cia­ción Hy­dra. Tan­to es así, que se­gún un es­tu­dio pre­sen­ta­do el pa­sa­do mes de ju­lio por el Ob­ser­va­to­rio de la Fun­da­ción Af­fi­nity en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na so­bre el víncu­lo en­tre per­so­nas y animales de com­pa­ñía, el 63% de las per­so­nas que tie­nen un ani­mal en su ca­sa le con­fie­sa co­sas que no ex­pli­ca a na­die más. Ma­ría Car­men Cas­tro ex­pli­ca que en el ca­so de los pe­rros, es fá­cil que es­to su­ce­da por­que “te acepta tal cual, lo tie­nes ahí siem­pre, es in­con­di­cio­nal, no te re­ga­ña…”. Las per­so­nas no se sien­ten juz­ga­das por los animales y pa­re­ce que cier­tos com­ple­jos se des­va­ne­cen an­te ellos y, ade­más, las mues­tras de afec­to se ha­cen más evi­den­tes.

Mues­tras del víncu­lo No só­lo son de­po­si­ta­rios de se­cre­tos, los due­ños de pe­rros tam­bién mues­tran afec­to y los be­san. Jau­me Fat­jó, di­rec­tor de la cá­te­dra Fun­da­ción Af­fi­nity Animales y Sa­lud, y pre­si­den­te del Co­le­gio Eu­ro­peo de Bie­nes­tar Ani­mal y Me­di­ci­na del Com­por­ta­mien­to, co­men­ta que se­gún el es­tu­dio men­cio­na­do coor­di­na­do por él, un 76% de los en­cues­ta­dos ase­gu­ra que be­sa a su ani­mal co­mo mí­ni­mo una vez al día y un 85% lo abra­za ha­bi­tual­men­te. Tam­bién han cons­ta­ta­do que nue­ve de ca­da diez pro­pie­ta­rios es­tán con­ven­ci­dos de que si to­dos le aban­do­na­ran, su pe­rro se­gui­ría a su la­do. Pa­ra las per­so­nas ma­yo­res es un mo­ti­vo pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.