CREAR

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA

Tras las vir­tu­des, Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na se em­bar­ca en una gran aven­tu­ra nu­mé­ri­ca. Pri­me­ra pa­ra­da, el tres: to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do so­bre el tres

Per­mí­tan­me un di­ver­ti­men­to eru­di­to. Los números han te­ni­do un ca­rác­ter má­gi­co en mu­chas cul­tu­ras, que han dis­cu­ti­do so­bre cuál era el per­fec­to. El tres ha sa­li­do en mu­chas quinielas. Hahn Scott, un pas­tor pro­tes­tan­te nor­te­ame­ri­cano es­cri­bió so­bre la per­fec­ción del tres: “Mu­chas co­sas bue­nas vie­nen en tríos. El tiem­po trans­cu­rre cla­ra­men­te en tres di­men­sio­nes: pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro. Me­di­mos el es­pa­cio por lar­go, an­cho y al­to, y la luz por par­tí­cu­las, on­das y ha­ces. Tres fue­ron los días que el pro­fe­ta Jo­nás es­tu- vo en el vien­tre de la ba­lle­na; tres fue­ron los cla­vos de Cris­to, aun­que bien pu­die­ron ser cua­tro; tres fue­ron los Re­yes Ma­gos; tres las ne­ga­cio­nes de San Pe­dro; tres fue­ron las pre­gun­tas de Cris­to a San Pe­dro; tres son las vir­tu­des teo­lo­ga­les: fe, es­pe­ran­za y ca­ri­dad; tres miem­bros cons­ti­tuían la Sa­gra­da Fa­mi­lia; y, so­bre to­do, tres fue­ron los días que el Se­ñor per­ma­ne­ció se­pul­ta­do an­tes de su glo­rio­sa re­su­rrec­ción. En el mun­do is­lá­mi­co, tres son los gran­des pro­fe­tas: Maho­ma, Moisés, y Je­su­cris­to, y en ho­nor de ellos tres, en los cim­bo­rrios de las mez­qui­tas jun­ta­men­te con la me­dia lu­na, apa­re­cen tres bo­las de dis­tin­tos ta­ma­ños”. Es­te pas­tor no men­cio­nó la Tri­ni­dad que Rai­mun­do Pa­ni­ker con­si­de­ra fi­gu­ra pre­sen­te en mu­chas re­li­gio­nes.

No voy a en­trar en lo que los ma­lig­nos in­gle­ses lla­man “la ebrie­dad de las gran­des pro­fun­di­da­des”, sino en al­go más psi­co­ló­gi­co y anec­dó­ti­co. Pa­re­ce que la in­te­li­gen­cia hu­ma­na sien­te una es­pe­cial que­ren­cia por el tres. A eso atri­bu­yo la in­sis­ten­cia de los fi­ló­so­fos en ex­pli­car­lo to­do en es­que­mas ter­na­rios. Se­gún Joa­quín de Fio­re (1135-1202) exis­tían tres épo­cas his­tó­ri­cas pre­si­di­das por Dios Pa­dre, Dios Hi­jo y Dios Es­pí­ri­tu San­to. El fi­ló­so­fo y po­lí­ti­co fran­cés Juan Bo­dino (Jean Bo­din, 1530-1596) di­vi­día la his­to­ria en tres pe­río­dos: la his­to­ria de los pue­blos orien­ta­les, la de los me­di­te­rrá­neos y la de los sep­ten­trio­na­les. En 1620, Fran­cis Ba­con iden­ti­fi­ca­ba tres in­ven­tos que di­fe­ren­cia­ban su épo­ca: la im­pren­ta, la pól­vo­ra y la brú­ju­la. El gran fi­ló­so­fo Tho­mas Hob­bes (1588-1679) pen­sa­ba que ha­bía tres ra­mas del co­no­ci­mien­to: la fí­si­ca, la psi­co­lo­gía, y la po­lí­ti­ca. Giam­bat­tis­ta Vi­co (1668-1744) dis­tin­guía en­tre una edad de los dio­ses, una de los hé­roes y una de los hu­ma­nos. Y lo pen­sa­ba to­do en tría­das: ha­bía tres ins­tin­tos (creen­cia en la pro­vi­den­cia, re­co­no­ci­mien­to de la pa­ter­ni­dad y en­te­rrar a los muer­tos) y tres cas­ti­gos (ver­güen­za, cu­rio­si­dad y ne­ce­si­dad de tra­ba­jar).

DES­DE HA­CE MI­LES DE AÑOS, CUL­TU­RAS, RE­LI­GIO­NES Y FI­LÓ­SO­FOS UTI­LI­ZAN TRÍA­DAS PA­RA EX­PLI­CAR LA EXIS­TEN­CIA HU­MA­NA

Pa­ra Con­dor­cet ha­bía tres cues­tio­nes pen­dien­tes: la des­truc­ción de la desigualdad en­tre na­cio­nes, el pro­gre­so de la igual­dad den­tro de ellas y el per­fec­cio­na­mien­to de la hu­ma­ni­dad. Au­gus­te Com­te (1798-1857) or­ga­ni­za­ba la his­to­ria en tres pe­río­dos: el teo­ló­gi­co, el me­ta­fí­si­co y el cien­tí­fi­co. El an­tro­pó­lo­go Ja­mes Frazer dis­tin­guió en­tre las eda­des de la ma­gia, la re­li­gión y la cien­cia. He­gel or­ga­ni­zó su dia­léc­ti­ca en tres pa­sos: te­sis, an­tí­te­sis y sín­te­sis. Tres fue­ron los le­mas de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa: li­ber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad. ¿Por qué es­ta in­sis­ten­cia? Has­ta don­de yo sé, Char­les Peir­ce, agu­do ló­gi­co nor­te­ame­ri­cano, fue el pri­me­ro en ex­tra­ñar­se de esa pre­fe­ren­cia por or­ga­ni­zar to­do en tría­das. Y lo hi­zo arre­pin­tién­do­se de ha­ber caí­do en la ten­ta­ción.

Ya les di­je que es­te ar­tícu­lo era un di­ver­ti­men­to eru­di­to. No he que­ri­do bus­car tres pies al ga­to, ex­pre­sión que plas­ma el atrac­ti­vo del tres, pues la ver­sión ori­gi­nal era bus­car cin­co pies al ga­to. Me pas­ma que la pro­pen­sión tri­ni­ta­ria ha­ya si­do tam­bién acep­ta­da por el pen­sa­mien­to po­pu­lar afir­man­do: “A la ter­ce­ra va la ven­ci­da”. ¡Mis­te­rio! ¡Mis­te­rio! ¡Mis­te­rio!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.