LAS EDA­DES DEL SE­XO

El se­xo no tie­ne edad pe­ro sí que de­pen­de de la edad. Es un as­pec­to esen­cial de nues­tra vi­da, que evo­lu­cio­na con el pa­so de los años. El ma­yor error con­sis­te en que­rer re­pro­du­cir al in­fi­ni­to pa­tro­nes que res­pon­den a épo­cas de­ter­mi­na­das. Una bue­na se­xua­lid

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Piergiorgio M. Sandri

A ca­da eta­pa de la vi­da le co­rres­pon­de una ma­ne­ra de en­ten­der el se­xo que no tie­ne edad... pe­ro sí de­pen­de de ella

El se­xo nos acom­pa­ña des­de que na­ce­mos has­ta que mo­ri­mos. Es nues­tro com­pa­ñe­ro de via­je. Si vol­vié­ra­mos a ha­cer el amor con una per­so­na dé­ca­das des­pués de la úl­ti­ma vez, com­pro­ba­ría­mos que mu­chas co­sas ha­brían cam­bia­do: no só­lo el cuer­po, sino la con­duc­ta, la res­pues­ta bio­ló­gi­ca y la ges­tión de las emo­cio­nes. En la vi­da (y en la ca­ma) se em­pie­za co­rrien­do rá­pi­das tan­das de 100 me­tros, lue­go se aca­ban dispu­tan­do lar­gas dis­tan­cias a rit­mos más pau­sa­dos y se ter­mi­na dan­do un sua­ve pa­seo.

Se­gún Mi­guel Án­gel Cue­to, psicólogo clí­ni­co y se­cre­ta­rio de la FESS (Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de So­cie­da­des de Se­xo­lo­gía), “con un es­ta­do de sa­lud ra­zo­na­ble, el dis­fru­te y la eje­cu­ción se­xual pue­de man­te­ner­se has­ta la muer­te, aun­que dis­mi­nu­yen li­ge­ra­men­te con la edad. En es­tu­dios re­cien­tes la ma­yor par­te de los en­tre­vis­ta­dos opi­na que la se­xua­li­dad con­ti­núa to­da la vi­da y con­si­de­ran que es be­ne­fi­cio­sa pa­ra su sa­lud. De he­cho, el desa­rro­llo se­xual for­ma par­te del pro­ce­so vi­tal de la per­so­na y de su mo­do de ac­tuar”.

Lo que ocu­rre es que los de­seos se­xua­les cam­bian y se mo­di­fi­can con los años. “A lo lar­go del desa­rro­llo evo­lu­ti­vo la se­xua­li­dad vie­ne de­ter­mi­na­da por tres va­ria­bles: la bio­ló­gi­ca (es de­cir có­mo cam­bia nues­tro cuer­po), la con­si­de­ra­ción so­cial (có­mo los con­di­cio­nan­tes culturales creen que se de­be vi­vir la se­xua­li­dad) y la psi­co­lo­gía (la vi­sión que yo ten­go, la ela­bo­ra­ción cog­ni­ti­va so­bre el se­xo)”, ex­pli­ca Ma­ría Pé­rez, vi­ce­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Mun­dial pa­ra la Sa­lud Se­xual y di­rec­to­ra del Ins­ti­tut Es­pill. Va­mos a ha­cer un re­co­rri­do pa­ra sa­car el má­xi­mo par­ti­do de ca­da una de las eta­pas. Por­que ca­da ins­tan­te me­re­ce ser vi­vi­do, de acor­de con las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to.

Edad de la in­fan­cia Con error se sue­le con­si­de­rar es­te pe­río­do co­mo ase­xua­do. Al con­tra­rio, la se­xua­li­dad tie­ne una gran im­por­tan­cia en es­ta fa­se y las eta­pas

pos­te­rio­res de la vi­da se nu­tri­rán de ella. An­drés Ló­pez de la Lla­ve, di­rec­tor del más­ter en Se­xo­lo­gía de la UNED, re­cuer­da que, de en­tra­da, “la se­xua­li­dad no es la ac­ti­vi­dad se­xual ge­ni­tal, sino una co­mu­nión fi­na­li­za­da al pla­cer. Es al­go más que la re­la­ción se­xual pro­pia­men­te di­cha. En los más pe­que­ños, la se­xua­li­dad tie­ne que ver con la so­cia­li­za­ción y la co­mu­ni­ca­ción”. Así, in­clu­so los be­bés, a su ma­ne­ra, ex­pe­ri­men­tan pla­cer en chupar la le­che, en un cam­bio de pa­ñal o en sus de­po­si­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas. Los pe­que­ños des­de eda­des tem­pra­nas quie­ren in­ves­ti­gar las di­fe­ren­cias fí­si­cas en­tre los se­xos. Les gus­ta mi­rar (vo­yeu­ris­mo) y mos­trar­se (ex­hi­bi­cio­nis­mo). Co­mien­zan los pri­me­ros inocen­tes jue­gos se­xua­les (el mé­di­co y la en­fer­me­ra). Es co­mún en es­te pe­río­do que los ni­ños lle­ven a ca­bo ac­ti­vi­da­des au­to­ex­plo­ra­to­rias y au­to­es­ti­mu­la­to­rias pe­ro, más que de au­to­ero­tis­mo, se tra­ta más bien de cu­rio­si­dad. “El sen­tir­se ni­ño o ni­ña for­ta­le­ce la iden­ti­dad de gé­ne­ro y pa­ra ellos es im­por­tan­te. Es se­xua­li­dad aun­que no sea con­duc­ta eró­ti­ca”, sub­ra­ya Ma­ría Pé­rez. A par­tir de los sie­te años y has­ta la pu­ber­tad los es­pe­cia­lis­tas ha­blan de un pe­río­do de la­ten­cia o de de­sin­te­rés se­xual. Es cuan­do apa­re­cen las pri­me­ras prohi­bi­cio­nes con­cer­nien­tes a lo cor­po­ral, así que las con­duc­tas se ha­cen me­nos es­pon­tá­neas y pa­re­cen más des­aper­ci­bi­das. “En la in­fan­cia los de­seos no es­tán cla­ros y me­nos aún la po­si­ble orien­ta­ción de és­tos, y los sig­ni­fi­ca­dos son di­fe­ren­tes. La cla­ve es­tá en no ver con ojos de adul­tos lo que ha­cen los ni­ños o ni­ñas”, sos­tie­ne Mi­guel Án­gel Cue­to. Edad de la ado­les­cen­cia Las hor­mo­nas, tan­to en chi­cas co­mo en chi­cos, cau­san los lla­ma­dos cam­bios se­xua­les se­cun­da­rios. Des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co sur­ge un in­te­rés por el atrac­ti­vo fí­si­co del otro. Tam­bién bro­ta la cu­rio­si­dad por cuidar y re­sal­tar el pro­pio atrac­ti­vo. Se afian­za la ten­den­cia a la re­la­ción y al víncu­lo con de­ter­mi­na­das per­so­nas, el per­te­ne­cer a un gru­po. Se bus­ca ex­pre­sar el mun­do emo­cio­nal a tra­vés de los sen­ti­dos. La li­bi­do se dis­pa­ra aun­que a ve­lo­ci­da­des dis­tin­tas. Jo­sé Bus­ta­man­te, se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción de Es­pe­cia­lis­tas en Se­xo­lo­gía de Es­pa­ña, cuen­ta una anéc­do­ta sig­ni­fi­ca­ti­va. “Cuan­do se va a dar char­las en los co­le­gios a ha­blar de es­tos te­mas los cha­va­les em­pie­zan con ri­sas flo­jas, mien­tras que las ni­ñas ha­cen pre­gun­tas. Ellas en es­ta eta­pa com­bi­nan va­rios in­tere­ses, pe­ro les in­tere­san so­bre to­do las re­la­cio­nes. Ellos, en cam­bio, son más pro­cli­ves al jue­go y la di­ver­sión”. Ca­da ado­les­cen­te va a su rit­mo. “Se po­dría de­cir que en un mis­mo gru­po con­vi­ven chi­cos y chi­cas de as­pec­to com­ple­ta­men­te aniña­do con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.