SÍ PUE­DES

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE PRE­GUN­TA

Afron­tar la vi­da tras una lar­ga en­fer­me­dad: Ra­mi­ro Ca­lle ha­bla en pri­me­ra per­so­na y de su pro­pia ex­pe­rien­cia

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me lla­mo An­sel­mo y ten­go 62 años. Por un re­cien­te pro­gra­ma de te­le­vi­sión he sa­bi­do que us­ted es­tu­vo ex­tre­ma­da­men­te gra­ve de­bi­do a una bac­te­ria muy agre­si­va en el ce­re­bro que co­gió en Orien­te. Co­mo us­ted ha pa­sa­do por una en­fer­me­dad que pa­re­cía que era irre­ver­si­ble y ha sa­bi­do sa­lir de ella, me gus­ta­ría que me in­di­ca­se cuál fue su ac­ti­tud tras su­pe­rar el ries­go y qué ejer­ci­cios se­guía, ya que us­ted siem­pre re­co­mien­da lo que lla­ma la far­ma­cia del yo­ga. Yo tam­bién he es­ta­do bas­tan­te en­fer­mo por una se­ve­ra neu­mo­nía y co­mo us­ted ha pa­sa­do por esa ex­pe­rien­cia tan di­fí­cil, su tes­ti­mo­nio nos pue­de ayu­dar mu­cho. Si no quie­re ha­blar de es­te te­ma y res­pon­der, lo com­pren­de­ré y res­pe­ta­ré. Le ha­go lle­gar mi ad­mi­ra­ción y pro­fun­da sim­pa­tía.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do An­sel­mo, mu­chas gra­cias por es­cri­bir. Los lec­to­res me pue­den pre­gun­tar to­do lo que quie­ran y me gus­ta po­der aten­der­les. Lo que te de­seo an­tes que na­da es que es­tés muy bien. Si mi com­por­ta­mien­to pue­de ayu­dar a otras per­so­nas, doy tes­ti­mo­nio encantado. Es­tu­ve tres se­ma­nas en la UCI, va­rios días al bor­de de la muer­te. Des­pués me subie­ron a plan­ta otras tres se­ma­nas. Con­té por for­tu­na con la asis­ten­cia de fe­no­me­na­les pro­fe­sio­na­les, en­tre los que des­ta­ca­ron por su sa­pien­cia y en­tre­ga in­con­di­cio­nal la doc­to­ra Beatriz Bar­quiel y el doc­tor An­to­nio Tallón. Se vol­ca­ron, igual que los otros mé­di­cos que me aten­dían. Na­da más lle­gar a plan­ta, pu­se en prác­ti­ca las cin­co fuen­tes bá­si­cas de ener­gía de un ser hu­mano: la ali­men­ta­ción, la res­pi­ra­ción, el des­can­so (in­clui­da la re­la­ja­ción cons­cien­te y pro­fun­da), el sue­ño y las ac­ti­tu­des men­ta­les. Tra­té de com­ple­men­tar­las con un ejer­ci­cio in­te­li­gen­te, co­mo ca­mi­nar por el pa­si­llo de la plan­ta, ha­cer ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios y prac­ti­car asi­dua­men­te re­la­ja­ción. Tam­bién cul­ti­va­ba ac­ti­tu­des men­ta­les po­si­ti­vas, pen­sa­mien­tos que me ins­pi­ra­ban con sen­ti­mien­tos de hu­mil­dad y com­pa­sión, pues tras sa­lir de ese tran­ce me in­va­dían in­ten­sa­men­te be­llas emo­cio­nes. ¡So­mos en reali­dad tan frá­gi­les y vul­ne­ra­bles! Cuan­do es­tu­ve un po­co más fuer­te, co­men­cé a ha­cer pos­tu­ras de yo­ga en la ca­ma o en una si­lla. Em­pe­cé a leer li­bros de te­mas de sa­bi­du­ría orien­tal y per­fec­cio­na­mien­to hu­mano. Ha­cía al­gu­nos ejer­ci­cios de me­di­ta­ción, pa­ra se­re­nar­me y for­ta­le­cer­me. La en­fer­me­dad (pro­vo­ca­da por la bac­te­ria lla­ma­da lis­te­ria), ha­bía in­fec­ta­do mi ce­re­bro y crea­do gra­ves pro­ble­mas fí­si­cos, y adel­ga­cé más de vein­te ki­los en tres se­ma­nas. Me mo­ti­va­ba pen­sar que ha­bía vuel­to y evi­ta­do así un gran dis­gus­to a mis se­res más que­ri­dos. Mi com­pa­ñe­ra Luisa era tam­bién una fuen­te de apo­yo e ins­pi­ra­ción, siem­pre pen­dien­te. Mu­chos de mis alum­nos vi­nie­ron a ver­me; es un ma­nan­tial de con­fort que nos vi­si­ten se­res que­ri­dos. Era cons­cien­te a ca­da mo­men­to de qué du­ra es la vi­da de los en­fer­mos y có­mo to­dos ten­dría­mos que vol­ver­nos con ellos. Hay tam­bién que ser pa­cien­te, sa­ber con­va­le­cer y no de­jar­se lle­var por os­cu­ras elu­cu­bra­cio­nes. Y cuan­do uno em­pie­ce a po­der ser­vir­se por sí mis­mo, hay que ayu­dar­se con ejer­ci­cio pru­den­te, pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos y con­fian­za en los pro­pios po­ten­cia­les. No de­ses­pe­rar­se, pa­ra no mal­gas­tar ener­gías. Yo te ha­go lle­gar mi pro­fun­do ca­ri­ño.

ALI­MEN­TOS, RES­PI­RA­CIÓN, DES­CAN­SO, SUE­ÑO Y AC­TI­TU­DES MEN­TA­LES SON LAS FUEN­TES DE ENER­GÍA CLA­VES PA­RA CON­VA­LE­CER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.