ÉPO­CA ADO­LES­CEN­TE

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Ayu­dan a su­pe­rar la ti­mi­dez e in­se­gu­ri­dad pro­pia de la eta­pa por la que atra­vie­san. Son un apo­yo en los mo­men­tos de so­le­dad, de­pre­sión o re­bel­día más a su ca­li­dad de vi­da que las per­so­nas con hi­jos, en la me­di­da en que ello li­mi­ta la rea­li­za­ción de de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des. Aun así, su gra­do de sa­tis­fac­ción por con­vi­vir con un ani­mal de com­pa­ñía es muy ele­va­do”. El pa­pel de pe­rros y ga­tos va mu­cho más allá del de sim­ple ani­mal de com­pa­ñía, se­gún Fat­jó. Nue­ve de ca­da diez per­so­nas en­cues­ta­das sub­ra­yan que su pe­rro siem­pre es­tá ahí cuan­do ne­ce­si­tan con­sue­lo, afec­to, se­gu­ri­dad o mo­ti­va­ción. Y en los más pe­que­ños, los la­zos afec­ti­vos con el ani­mal de com­pa­ñía son los que me­jor les ha­cen su­pe­rar la sen­sa­ción de mie­do o tris­te­za, pues el ni­ño re­cu­rre de for­ma ha­bi­tual a su mas­co­ta pa­ra abra­zar­la y en­con­trar ali­vio en es­tas si­tua­cio­nes. “Es­te com­por­ta­mien­to se re­pi­te cuan­do al ni­ño se le pre­sen­ta un pro­ble­ma, ya que bus­ca a su pe­rro o ga­to co­mo fuen­te de con­sue­lo en la mis­ma me­di­da que a sus pa­dres”. Ma­ría Luisa Fe­rre­rós ex­pli­ca que los animales de com­pa­ñía “pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en im­pres­cin­di­bles pa­ra su­pe­rar las di­fe­ren­tes eta­pas vi­ta­les, sea en la in­fan­cia, ado­les­cen­cia, la ma­du­rez o la an­cia­ni­dad”. Ni­ños y ado­les­cen­tes “En la pri­me­ra in­fan­cia em­pie­zan a co­brar au­tén­ti­ca re­le­van­cia cuan­do el ni­ño em­pie­za a ser au­tó­no­mo y su mas­co­ta se con­vier­te en su me­jor ami­go, ese ami­go si­len­cio­so que ca­si siem­pre es­ta dis­pues­to a ju­gar con él. Se es­ta­ble­ce una re­la­ción de com­pli­ci­dad y pro­tec­ción muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra au­men­tar la au­to­es­ti­ma en los ni­ños de es­ta eta­pa”, ex­pli­ca Fe­rre­rós. Y cuan­do lle­gan a la ado­les­cen­cia, “ayu­dan a su­pe­rar la ti­mi­dez e in­se­gu­ri­dad pro­pia de la eta­pa que atra­vie­san. En los mo­men­tos de so­le­dad, de­pre­sión o re­bel­día se con­vier­ten en com­pa­ñe­ros inevi­ta­bles y el mo­ti­vo pa­ra le­van­tar­se ca­da ma­ña­na cuan­do la reali­dad se ha­ce in­so­por­ta­ble”. Yo­lan­da Valbuena, de la Fun­da­ción Al­ta­rri­ba, de­ta­lla en qué be­ne­fi­cia en es­tas eda­des la in­ter­ac­ción con animales de com­pa­ñía: “Por una par­te es­ti­mu­la el desa­rro­llo psi­co­mo­tor y del len­gua­je, en los ni­ños y ado­les­cen­tes. Y me­jo­ra la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, au­men­ta la au­to­es­ti­ma y la ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­se con los de­más”. Es­ta pro­fe­sio­nal co­men­ta que la me­ra pre­sen­cia de animales “al­te­ra po­si­ti­va­men­te las ac­ti­tu­des de los ni­ños so­bre sí mis­mos y res­pec­to a los de­más, ayu­da a desa­rro­llar di­ver­sas áreas in­clu­yen­do el amor y los afec­tos, es­ti­mu­la la res­pon­sa­bi­li­dad y apren­den so­bre el ci­clo de vi­da”. Des­de es­ta fun­da­ción se man­tie­ne que hay su­fi­cien­tes es­tu­dios cien­tí­fi­cos que de­mues­tran que los ni­ños que han cre­ci­do en com­pa­ñía de animales tie­nen me­nos mie­do, desa­rro­llan sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos y de em­pa­tía con to­dos los se­res vi­vos. Tam­bién se ha co­rro­bo­ra­do que exis­te una me­nor per­cep­ción del do­lor en ni­ños so­me­ti­dos a ci­ru­gía ma­yor des­pués de par­ti­ci­par en pro­gra­mas con animales de com­pa­ñía. Adul­tos En el ca­so de los adul­tos, la Fun­da­ción Al­ta­rri­ba re­cuer­da que los animales de com­pa­ñía in­cre­men­tan la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de sus due­ños,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.