ACOM­PA­ÑAN­TES EN TE­RA­PIAS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

So­bre los be­ne­fi­cios que aportan los animales se do­cu­men­ta des­de ha­ce de­ce­nas de años, se­gún apun­ta Ma­ría Luisa Fe­rre­rós. Es­ta ex­per­ta ex­pli­ca que en el si­glo XVII el ca­ba­llo era un com­pa­ñe­ro más en las te­ra­pias de tra­ta­mien­to y reha­bi­li­ta­ción de dis­ca­pa­ci­ta­dos. Y en ins­ti­tu­cio­nes men­ta­les de Eu­ro­pa in­cor­po­ra­ban al ga­to por­que tran­qui­li­za­ba a los pa­cien­tes in­ter­na­dos. En 1669, John Loc­ke ya de­fen­día que la re­la­ción con los animales te­nía una fun­ción so­cia­li­za­do­ra. A par­tir de es­te mo­men­to em­pe­za­ron a pro­mul­gar­se las pri­me­ras teo­rías so­bre la in­fluen­cia po­si­ti­va de los animales de com­pa­ñía. En 1792, en In­gla­te­rra, en el Re­treat de York, fun­da­do por la So­ciety of Friends, se uti­li­za­ron animales en te­ra­pia. Des­de su fun­da­ción, Wi­lliam Tu­ke com­pro­bó que los animales eran un buen apo­yo en pa­cien­tes con di­fi­cul­ta­des emo­cio­na­les. En el si­glo XIX, tam­bién hay re­fe­ren­cias mé­di­cas so­bre la bon­dad de mon­tar a ca­ba­llo pa­ra tra­tar la go­ta, los tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos y la ba­ja au­to­es­ti­ma. Y Sig­mund Freud, el pa­dre del psi­coa­ná­li­sis, rea­li­za­ba al­gu­nas con­sul­tas acom­pa­ña­do por su pe­rro por­que le fa­ci­li­ta­ba la co­mu­ni­ca­ción con el pa­cien­te. Ac­tual­men­te los pro­gra­mas de te­ra­pia asis­ti­da con animales (TAA) go­zan de una gran im­pul­so y di­fu­sión. La TAA es una in­ter­ven­ción di­rec­ta y con ob­je­ti­vos pre­di­se­ña­dos pa­ra si­tua­cio­nes de de­pen­den­cia fun­cio­nal, al­te­ra­cio­nes psi­quiá­tri­cas o tras­tor­nos de con­duc­tas, don­de par­ti­ci­pa un ani­mal que reúne cri­te­rios es­pe­cí­fi­cos co­mo par­te del tra­ta­mien­to. Se rea­li­za en gran va­rie­dad de entornos, de ma­ne­ra in­di­vi­dual o en gru­po. La TAA sir­ve pa­ra apo­yar y no re­em­pla­zar las te­ra­pias con­ven­cio­na­les, sub­ra­ya Ma­ría Luisa Fe­rre­rós. Ade­más de las TAA tam­bién exis­ten las ac­ti­vi­da­des asis­ti­das con animales (AAA), que se pue­den lle­var a ca­bo tam­bién por vo­lun­ta­rios y pre­sen­tan un ca­rác­ter más es­pon­tá­neo y me­nos re­gu­la­do. Son aque­llas ac­ti­vi­da­des en las que in­ter­vie­ne al­gún ani­mal pa­ra pro­por­cio­nar a los usua­rios be­ne­fi­cios mo­ti­va­cio­na­les, edu­ca­ti­vos y re­crea­ti­vos, con el fin de au­men­tar la ca­li­dad de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.