PO­DER RU­BIO

El éxi­to de un co­lor de pe­lo a ca­ba­llo en­tre la es­té­ti­ca y la so­cio­lo­gía

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Eva Mi­llet

Sue­na el te­lé­fono en una pe­lu­que­ría bar­ce­lo­ne­sa. Son las tres del me­dio­día, la pe­lu­que­ra y su ayu­dan­te atien­den a dos se­ño­ras. La pri­me­ra de­ja las ti­je­ras y des­cuel­ga. Al ha­bla la se­ño­ra M., una de las clien­tas es­tre­lla del sa­lón y pre­gun­ta si pue­de ve­nir ya a arre­glar­se el pe­lo. Tie­ne una ur­gen­cia: “Me veo mo­re­na”, di­ce. En cues­tión de mi­nu­tos apa­re­ce la se­ño­ra M.: una mu­jer ma­yor y ele­gan­te, con una cui­da­da me­le­na sin ras­tro de gris que le co­rres­pon­de­ría a su edad. La ba­se, en cas­ta­ño cla­ro, se ve ame­ni­za­da por ale­gres re­fle­jos do­ra­dos que, reite­ra, hay que po­ten­ciar, por­que “se han os­cu­re­ci­do”. Ma­nos a la obra. Ba­ta, toa­lla so­bre la es­pal­da, tin­te, la­va­do y acla­ra­do. Es una ope­ra­ción la­bo­rio­sa que se re­pi­te ca­da día en mi­les de pe­lu­que­rías y que tie­ne co­mo fin acla­rar las me­le­nas os­cu­ras de las es­pa­ño­las. Pe­se a la ge­né­ti­ca, los cos­tes y el triun­fo de be­lle­zas ibé­ri­cas y tan mo­re­nas co­mo Pe­né­lo­pe Cruz, el te­ner el ca­be­llo ru­bio si­gue sien­do una as­pi­ra­ción de mi­llo­nes de es­pa­ño­las, in­de­pen­dien­te­men­te de su po­si­ción so­cial, te­rri­to­rial e ideo­ló­gi­ca. La in­fan­ta Cris­ti­na, Pi­lar Raho­la, Joa­na Or­te­ga, Do­lo­res de Cos­pe­dal, Ro­sa­lía Igle­sias (la mu­jer de Bár­ce­nas), Ele­na Va­len­ciano, Car­me Cha­cón, Car­men Lomana, Belén Es­te­ban, An­ne Igar­ti­bu­ru, Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo y (has­ta no ha­ce mu­cho), su ma­dre, la du­que­sa de Al­ba... Aris­tó­cra­tas, re­pu­bli­ca­nas, na­cio­na­lis­tas de dis­tin­tos es­pec­tros, so­cia­lis­tas y pe­pe­ras, chi­cas de ba­rrio y pi­jas, impu­tadas, pre­sen­ta­do­ras de te­le­vi­sión, de­le­ga­das del go­bierno y amas de ca­sa. El aba­ni­co de las fans del ru­bio es muy va­ria­do y, a la vez, una bue­na mues­tra de que hoy es­te co­lor no dis­tin­gue en­tre ideo­lo­gías ni es­ti­los de vi­da. Gus­ta a una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de mu­je­res, por ra­zo­nes variadas, aun­que ex­per­tos y usua­rias des­ta­can una bá­si­ca: el ru­bio sien­ta bien. “Es cier­to, es una to­na­li­dad que sua­vi­za las fac­cio­nes, di­si­mu­la el ini­cio de las arru­gas y apor­ta mu­cha lu­mi­no­si­dad –ex­pli­ca Jor­di Váz­quez, di­rec­tor téc­ni­co y ar­tís­ti­co del gru­po Llon­gue­ras–. Ade­más, no so­la­men­te ta­pa las ca­nas, sino que las di­si­mu­la du­ran­te más tiem­po: to­do que­da más di­fu­mi­na­do, más sua­ve…”. Las ca­nas, que en paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa no sue­len re­pre­sen­tar un pro­ble­ma es­té­ti­co tan acu­cian­te co­mo aquí, son otra de las ra­zo­nes de pe­so pa­ra op­tar por es­te co­lor. In­clu­so pa­ra aque­llas que no eran “ru­bias de pe­que­ñas” pe­ro que, al em­pe­zar con los re­fle­jos pa­ra ta­par los pri­me­ros ca­be­llos blan­cos, aca­ban con me­le­nas cla­ras. “Sí, es fre­cuen­te que mu­chas mu­je­res, al que­rer cam­biar el co­lor de su pe­lo u ocul­tar ca­nas, de­ci­dan ha­cer­se me­chas y, a me­nu­do, es­te re­to­que aca­ba por vol­ver­las ca­da vez más ru­bias”, ob­ser­va Pa­blo Ro­ble­do, es­ti­lis­ta de la fir­ma de pro­duc­tos ca­pi­la­res Pan­te­ne. Es lo que le ha ocu­rri­do a Luisa, una bar­ce­lo­ne­sa de 65 años, que de ni­ña era muy mo­re­na y aho­ra lu­ce una ru­bí­si­ma me­le­na ca­li­for­nia­na, que acla­ra ca­da po­cos me­ses: “Que­da me­jor, sua­vi­za las fac­cio­nes y ta­pa las ca­nas... Yo así me sien­to me­jor y pun­to”, afir­ma ro­tun­da. Otra ra­zón im­por­tan­te pa­ra apos­tar por el acla­ra­do es “que sue­le gus­tar lo que no se tie­ne”, co­mo se­ña­la Cris­ti­na Ce­ba­do, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción del gru­po ho­mó­ni­mo. Si a es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca tan hu­ma­na se le aña­de “el que has­ta aho­ra los es­tán­da­res de be­lle­za que veía­mos eran ma­yo­ri­ta­ria­men­te ru­bios” se en­tien­de in­clu­so más el fu­ror por un tono que triun­fa des­de ha­ce años en es­ta em­pre­sa de pe­lu­que­rías, que abrió su pri­mer sa­lón a fi­na­les del si­glo XIX, en 1892. El co­lor de la piel, los ojos y el ca­be­llo se de­be a la pre­sen­cia de un pig­men­to lla­ma­do me­la­ni­na del cual exis­ten dos ti­pos: la eu­me­la­ni­na, de co­lo­res ca­fé­ne­gro, y la feo­me­la­ni­na, de tono ama­ri­llo-ro­ji­zo. El ru­bio na­tu­ral es el pro­duc­to de la pre­sen­cia de un gen, el MC1R, que pro­pi­cia la feo­me­la­ni­na. Es­te gen es muy abun­dan­te en el nor­te de Eu­ro­pa, la cu­na del ru­bio na­tu­ral, don­de pre­sen­ta has­ta sie­te va­rian­tes. El ca­be­llo es es­pe­cial­men­te cla­ro en la zo­na del Bál­ti­co (en paí­ses co­mo Sue­cia y Fin­lan­dia), y se os­cu­re­ce ca­si de for­ma ra­dial a me­di­da que se ale­ja de es­te nú­cleo del ama­ri­llo pu­ro. Los cien­tí­fi­cos vin­cu­lan es­ta pre­sen­cia ma­yo­ri­ta­ria de los to­nos cla­ros en áreas con me­nos luz so­lar a la pro­duc­ción de la vi­ta­mi­na D, que re­quie­re del sol pa­ra sin­te­ti­zar­se. La gen­te ru­bia y de piel cla­ra es mu­cho más sen­si­ble a sus ra­yos, por lo que adap­tan­do es­ta co­lo­ra­ción sa­ca pro­ve­cho de sus efec­tos en zo­nas don­de la luz na­tu­ral es­ca­sea. En Es­pa­ña só­lo un 9% de las mu­je­res es ru­bia de ver­dad. Se­gún la en­cues­ta La mu­jer es­pa­ño­la y el Co­lor (L’Oreal Pro­fe­sio­nal, 2010) el tono na­tu­ral más co­mún del ca­be­llo es el cas­ta­ño (74%), se­gui­do del mo­reno (14%), el ru­bio (9%) y el pe­li­rro­jo (0,7%). El es­tu­dio con­clu­ye tam­bién que 9 de ca­da 10 es­pa­ño­las se han tin­ta­do el pe­lo en al­gu­na oca­sión. Y es aquí don­de el ru­bio irrumpe con fuer­za. Es­te tono (abar­can­do la ga­ma que va des­de el cas­ta­ño cla­ro al pla­tino) su­po­ne en­tre el 70% y el 80% de las

Ruth Tay­lor in­ter­pre­tó a Lo­re­lei Lee en la pri­me­ra ver­sión de ‘Los ca­ba­lle­ros las pre­fie­ren ru­bias’ (1928)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.