AYU­DA A QUIEN NO LA QUIE­RE

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me lla­mo Au­re­lio y quie­ro ex­po­ner­le el si­guien­te asun­to, aun­que só­lo sea por com­par­tir­lo y por­que pue­de ha­ber otras per­so­nas en la mis­ma si­tua­ción. Des­pués de va­rios años de bús­que­da es­pi­ri­tual, por fin he en­con­tra­do en la prác­ti­ca dia­ria del yo­ga fí­si­co, y so­bre to­do el yo­ga men­tal, el ca­mino que an­da­ba bus­can­do en pos de esa paz in­te­rior que to­do el mun­do per­si­gue, aun­que muy po­cos lo sa­ben. Y eso es lo que sor­pren­de, el es­ca­so nú­me­ro de buscadores de una vi­da más ar­mó­ni­ca y so­se­ga­da, cuan­do es in­fi­ni­to el nú­me­ro de per­so­nas es­tre­sa­das, in­sa­tis­fe­chas, frus­tra­das y, en de­fi­ni­ti­va, in­fe­li­ces aun­que no sean cons­cien­tes de ello. Sin ir más le­jos, una de mis so­bri­nas –in­te­li­gen­te, sen­si­ble y fí­si­ca­men­te bas­tan­te agra­cia­da–, vi­ve en un per­ma­nen­te es­ta­do de ten­sión, es­trés, ma­les­tar y preo­cu­pa­ción, por el tra­ba­jo, los je­fes, los pro­ble­mas fí­si­cos... Na­tu­ral­men­te, en­se­gui­da se ocu­pa de trans­mi­tir sus cui­tas a su ma­dre, mi her­ma­na, en bus­ca de ayu­da y con­se­jo, pe­ro sin acep­tar ni lo uno ni lo otro. Por suer­te, mi her­ma­na es tam­bién del gre­mio de los buscadores de la paz in­te­rior, con un ele­va­do ni­vel de cons­cien­cia y con un muy desa­rro­lla­do sen­ti­do de la acep­ta­ción de lo que es, con lo que evi­ta aña­dir su­fri­mien­to al su­fri­mien­to. ¿Có­mo po­de­mos ayu­dar a mi so­bri­na que su­fre in­ne­ce­sa­ria­men­te por su blo­queo men­tal y su re­sis­ten­cia a sa­lir de él? Mu­chas gra­cias. Es­ti­ma­do Au­re­lio, gra­cias por es­cri­bir­me. Me emo­cio­na el se­gui­mien­to tan fiel que ha­céis de mi sec­ción en ES. Nun­ca po­de­mos im­po­ner a al­guien lo que a no­so­tros nos ayu­da, por­que hay per­so­nas que tie­nen otros in­tere­ses vi­ta­les o sim­ple­men­te no sa­ben que se pue­de uno ayu­dar o me­jo­rar con he­rra­mien­tas tan efi­ca­ces co­mo las que nos ofre­ce la sa­bi­du­ría orien­tal. Su­pón que hay un co­ci­ne­ro es­tu­pen­do que ha­ce pla­tos muy sa­bro­sos, pe­ro que hay per­so­nas que pre­fie­ren la co­mi­da tó­xi­ca. No se las pue­de for­zar a que se ali­men­ten con los pla­tos de ese buen co­ci­ne­ro. Lo que hay que ha­cer es in­for­mar y fa­ci­li­tar a las per­so­nas que se sien­tan in­cli­na­das ha­cia el au­to­de­sa­rro­llo los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan ser­vir­se de es­tas téc­ni­cas y re­co­men­dar­les lec­tu­ras, mé­to­dos e ins­truc­to­res fia­bles.

SI AL­GUIEN PADECE ES­TRÉS, PE­RO NO QUIE­RE LI­BRAR­SE DE ÉL, ¿QUÉ PO­DE­MOS HA­CER? ACEP­TAR­LO Y YA ES­TÁ

Si una per­so­na que por ejem­plo padece es­trés no quie­re apli­car téc­ni­cas an­ti­es­trés, ¿qué po­de­mos ha­cer? Acep­tar­lo así. Es muy hu­mano y en­co­mia­ble que cuan­do al­go nos va bien lo acon­se­je­mos y que­ra­mos com­par­tir, pe­ro no po­de­mos ha­cer más que eso. Cuan­do al­gu­na alum­na mía me di­ce que va a in­sis­tir en que sus hi­jos lo prac­ti­quen, siem­pre le di­go: “Es la me­jor ma­ne­ra pa­ra que no lo prac­ti­quen”. Mi lar­ga ex­pe­rien­cia en es­ta di­rec­ción me de­mues­tra que el que es­tá un po­co re­cep­ti­vo, a po­co que oi­ga o lea, en­se­gui­da co­mien­za a ex­pe­ri­men­tar por sí mis­mo las téc­ni­cas de cre­ci­mien­to in­te­rior y bie­nes­tar psi­co­so­má­ti­co, pe­ro que hay per­so­nas que son in­clu­so re­frac­ta­rias al res­pec­to. Qui­zá más ade­lan­te tu so­bri­na se in­tere­se, cuan­do le lle­gue el mo­men­to. En­ho­ra­bue­na por ha­ber en­con­tra­do tu ca­mino, pues cier­ta­men­te co­mo ase­ve­ran los an­ti­guos sa­bios de Asia: “No hay na­da que pa­gue un ins­tan­te de paz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.