En ca­sa

Pue­de que su pa­re­ja se ha­ya que­ja­do de que be­sa mal. O qui­zás su ca­so sea el del ma­ni­tas de la ca­sa que no sa­be por dón­de em­pe­zar o el del yerno que tie­ne una ce­na con sus sue­gros y quie­re lu­cir­se... o al me­nos es­tar a la al­tu­ra. No se preo­cu­pe, es­tá salv

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Mer­cè Pau

Si hay al­gún ob­je­to que quie­ra apren­der a uti­li­zar o al­gu­na ha­bi­li­dad, de­por­te o des­tre­za que quie­ra me­jo­rar, por más re­mo­ta o es­tram­bó­ti­ca que sea, co­néc­te­se a la red. Di­cen que pa­pá Goo­gle tie­ne to­das las res­pues­tas. Aho­ra, tío YouTu­be –ad­qui­ri­do en el 2006 por el fa­mo­so bus­ca­dor– se po­si­cio­na co­mo el por­tal que, gra­cias a los vi­deo­tu­to­ria­les, le guía pa­so por pa­so du­ran­te su apren­di­za­je. Ha­ga la prue­ba, si us­ted te­clea la pa­la­bra có­mo en la web, las su­ge­ren­cias de bús­que­da son de lo más di­ver­sas y cu­rio­sas: có­mo ha­cer pa­lo­mi­tas de maíz con tres plá­ta­nos, có­mo con­tro­lar las ra­bie­tas, có­mo be­sar, có­mo me­jo­rar la me­mo­ria, có­mo su­pe­rar el mie­do... Si prue­ba en in­glés con how to, las bús­que­das se mul­ti­pli­can. Las po­si­bi­li­da­des son ca­si in­fi­ni­tas y es muy pro­ba­ble que en­cuen­tre lo que bus­que. “So­mos unos cu­rio­sos, no po­de­mos ol­vi­dar que YouTu­be es el se­gun­do bus­ca­dor del mun­do y hoy en día es­ta­mos ha­bi­tua­dos a que­rer al­go, bus­car­lo y ob­te­ner­lo”, apun­ta Jor­di Ur­bea, di­rec­tor ge­ne­ral de Ogilvy en Bar­ce­lo­na. ¿Y si no lo bus­ca? Pues tam­bién lo va a en­con­trar. Así lo pien­sa Mi­chael Stran­ge­lo­ve, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ot­ta­wa (Ca­na­dà) y au­tor del li­bro Wat­ching YouTu­be: ex­tra­or­di­nary vi­deos by or­di­nary people (Uni­ver­sity To­ron­to Press), quien opi­na que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble no en­con­trar na­da “emo­cio­nal o in­te­lec­tual­men­te con­vin­cen­te” en YouTu­be. La web al­ber­ga mi­les de tu­to­ria­les úti­les col­ga­dos por usua­rios de to­do el mun­do so­bre bri­co­la­je, co­ci­na, ma­qui­lla­je, vi­deo­jue­gos o in­for­má­ti­ca, en­tre mu­chas otras ma­te­rias, y se agru­pan en sus pro­pios ca­na­les, los es­pa­cios de que dis­po­nen los crea­do­res pa­ra su­bir sus pro­duc­cio­nes. Así na­ció ha­ce seis años Re­ce­tas on­li­ne, el ca­nal de YouTu­be de Ro­ber­to Pe­ral­ta. “Tras pro­bar mu­chas re­ce­tas de li­bros e in­ter­net y ver que es­ta­ban mal, em­pe­cé a ha­cer mis crea­cio­nes y a gra­bar­las pa­so por pa­so en ví­deo”, ex­pli­ca. En­tre ellas có­mo ela­bo­rar una tar­ta de man­za­na, ga­lle­tas da­ne­sas o ba­con cru­jien­te en el mi­cro­on­das. Aho­ra es­te in­for­má­ti­co de Ma­drid tie­ne más de 44.000 se­gui­do­res y se de­di­ca a tiem­po to­tal a los tu­to­ria­les, ya que ad­mi­nis­tra dos ca­na­les más: su­per­vi­sa y co­la­bo­ra en Bri­co­lín, crea­do tras una con­ver­sa­ción con su cu­ña­do (don­de ex­pli­can có­mo col­gar una lám­pa­ra, có­mo cam­biar un pi­ca­por­te o có­mo co­lo­car una cam­pa­na ex­trac­to­ra, por ejem­plo), y tam­bién en MiPC fá­cil, con tu­to­ria­les so­bre pro­gra­mas de or­de­na­dor. To­do un mun­do pa­ra con­ver­tir­se en el Ma­cGy­ver de hoy en día con un par de clics. An­te tan­ta ofer­ta de có­mo ha­cer­lo, las au­dien­cias es­tán muy frag­men­ta­das y ca­da es­pec­ta­dor bus­ca los ví­deos más acor­des a su es­ti­lo de vi­da, pe­ro sin du­da, si hay al­gu­na te­má­ti­ca que ha­ya triun­fa­do en es­pe­cial son las guías de be­lle­za y ma­qui­lla­je. Có­mo apli­car­se som­bras, có­mo ma­qui­llar­se si lle­va ga­fas, có­mo pa­re­cer­se a Kim Kar­das­hian o Mi­ran­da Kerr; con unos sim­ples tru­cos las vlog­gers (con­trac­ción de ví­deo y blog­ger) cuel­gan se­ma­nal­men­te sus par­ti­cu­la­res tru­cos pa­ra sa­car­se par­ti­do. El trá­fi­co de vi­si­tas en sus ca­na­les es tal que se con­si­de­ran gu­rús de be­lle­za y, mu­chas ve­ces, fre­cuen­tan el star sys­tem de sus paí­ses, ga­nan­do mi­llo­nes. Es el ca­so de la es­tu­dian­te de ar­te ame­ri­ca­na Mi­che­lle Phan, más co­no­ci­da co­mo “la vlog­ge­ra del mi­llón de dó­la­res”. Em­pe­zó col­gan­do fo­tos so­bre có­mo ma­qui­llar­se has­ta que des­cu­brió que era más fá­cil (so­bre to­do pa­ra sus se­gui­do­res) ha­cer­lo en ví­deo, así que se con­vir­tió en pio­ne­ra en el gé­ne­ro ha­ce seis años. Aho­ra la res­pal­dan cin­co mi­llo­nes de sus­crip­to­res en su ca­nal y más de 800 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes de sus ví­deos. El fe­nó­meno fue tan tras­cen­den­te que The New York Ti­mes le en­car­gó un tu­to­rial pa­ra su ver­sión on­li­ne y lle­gó a crear su pro­pia lí­nea de cos­mé­ti­ca. Qui­zás en ella se ins­pi­ró Ais­ha­wa­ri, una vlog­ger ali­can­ti­na que, con más de 100.000 se­gui­do­res, se ha con­ver­ti­do en una de las re­fe­ren­tes es­pa­ño­las en tu­to­ria­les de ma­qui­lla­je. “Un día, na­ve­gan­do des­cu­brí a chi­cas ame­ri­ca­nas que gra­ba­ban des­de ca­sa y com­par­tían con el mun­do sus úl­ti­mas com­pras, tu­to­ria­les pa­so a pa­so… Me fas­ci­nó”, re­cuer­da. Y le si­gue fas­ci­nan­do: “Creo que es­te mun­do es ma­ra­vi­llo­so y ade­más es­tá em­pe­zan­do, aho­ra es cuan­do real­men­te se es­tá to­man­do con­cien­cia de la im­por­tan­cia de los tu­to­ria­les: hay de to­das las te­má­ti­cas y, lo más im­por­tan­te, son de gen­te co­mo tú o yo”. A su la­do se su­man mu­chas otras chi­cas es­pa­ño­las que ex­pli­can pa­so por pa­so có­mo ma­qui­llar­se, co­mo Isa­sa­weis o Ma­keup­zo­ne. “Te­le­ví­sa­te a ti mis­mo” La re­vis­ta Ti­me eli­gió a YouTu­be co­mo la per­so­na­li­dad del año 2006, por la re­vo­lu­ción cul­tu­ral que des­en­ca­de­nó el por­tal. Los pa­pe­les de emi­sor y re­cep­tor de con­te­ni­dos han cam­bia­do pro­fun­da­men­te y aho­ra los es­pec­ta­do­res ya no es­pe­ran sen­ta­dos de­lan­te del te­le­vi­sor. Aho­ra se pre­sen­ta la po­si­bi­li­dad de ir a bus­car el ví­deo de una re­ce­ta con­cre­ta ip­so fac­to y, gra­cias a dis­po­si­ti­vos co­mo las ta­ble­tas o los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, en cual­quier lu­gar. Aun­que no só­lo han cam­bia­do los pa­pe­les, tam­bién se tra­ta de una su­pera­ción de ba­rre­ras tec­no­ló­gi­cas. Ti­me qui­so re­co­no­cer la re­vo­lu­ción en la pro­duc­ción de ví­deo a la que con­tri­bu­yó la co­no­ci­da pá­gi­na web. Las cá­ma­ras ba­ra­tas y el soft­wa­re au­dio­vi­sual fá­cil de uti­li­zar han su­pues­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.