El ar­te de dic­tar

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

“De­trás de ca­da dic­ta­dor hay un ar­tis­ta fra­ca­sa­do”. Es la te­sis del es­cri­tor ita­liano Erri­co Buo­nanno, que aca­ba de pu­bli­car un li­bro, Il sin­dro­me di Ne­ro­ne, que ha ge­ne­ra­do mu­cha po­lé­mi­ca. El au­tor ha in­ves­ti­ga­do el la­do más so­lar de los po­lí­ti­cos más os­cu­ros y ha des­cu­bier­to que una gran ma­yo­ría de ellos cul­ti­va­ba, a ve­ces pú­bli­ca­men­te, otras ve­ces en la in­ti­mi­dad, un hobby, una pa­sión ar­tís­ti­ca, una afi­ción. “Pa­ra dar le­yes sa­bias a un pue­blo y do­mi­nar las ma­sas hay que ser tam­bién un po­co ar­tis­tas”, ya di­jo Be­ni­to Mus­so­li­ni, que pre­su­mía de to­car el vio­lín. Hay quien se de­lei­ta­ba con el pin­cel, otros con el bo­lí­gra­fo y el pa­pel en bus­ca del li­ris­mo poé­ti­co y los más atre­vi­dos se con­si­de­ra­ban maes­tros de ci­ne. Con ta­len­tos muy dis­cu­ti­bles. ¿For­ma­ban es­tos hob­bies par­te de la es­tra­te­gia de se­duc­ción pa­ra al­can­zar o man­te­ner­se en el po­der? “Las in­quie­tu­des que los po­lí­ti­cos tie­nen en te­mas aje­nos a la po­lí­ti­ca sí que pue­den in­fluir po­si­ti­va­men­te en el ce­re­bro del ciu­da­dano. No se tra­ta, por su­pues­to, de que un de­ter­mi­na­do in­te­rés ar­tís­ti­co va­ya a pro­vo­car en sí mis­mo el vo­to del elec­tor ni que va­ya a eli­mi­nar el re­cha­zo ha­cia un dic­ta­dor. Na­da de eso. Pe­ro sí se tra­ta de un matiz que in­tro­du­ce una va­ria­ble que tie­ne su im­por­tan­cia pa­ra el elec­tor: la per­so­na­li­dad del can­di­da­to o go­ber­nan­te”, ex­pli­ca Da­niel Es­ki­bel, ex­per­to en psi­co­lo­gía po­lí­ti­ca, pro­fe­sor del más­ter en Ase­so­ra­mien­to de Ima­gen y Con­sul­to­ría Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, y au­tor del li­bro Por qué no te vo­tan (y por qué sí). En efec­to, se­gún Es­ki­bel, “el de­ta­lle ar­tís­ti­co, cul­tu­ral o de­por­ti­vo le da una no­ta de co­lor a esa per­so­na­li­dad, le pro­por­cio­na un de­ta­lle que lo hu­ma­ni­za, lo acer­ca y lo ha­ce más re­cor­da­ble”. En es­te sen­ti­do, no de­ja de ser lla­ma­ti­vo que los tiranos tam­bién mos­tra­ran en sus pa­sio­nes cul­tu­ra­les al­gún la­do has­ta in­fan­til, ama­ble o inocen­te (por ejem­plo, a Hitler le en­can­ta­ba Blan­ca­nie­ves, a Mus­so­li­ni El Gor­do y el Fla­co y a Idi Amin Da­da, el ge­ne­ral pre­si­den­te de Ugan­da, Tom y Jerry). La es­tra­te­gia, en to­do ca­so, sa­le a cuen­ta. Por­que se ha com­pro­ba­do que cuan­do el dés­po­ta mues­tra in­quie­tu­des cul­tu­ra­les, en­tran en jue­gos fac­to­res neu­ro­na­les muy po­ten­tes. “Es sa­bi­do que el ce­re­bro hu­mano fun­cio­na en ba­se a re­des de ele­men­tos que se in­ter­co­nec­tan unos con otros: imá­ge­nes, re­cuer­dos, fan­ta­sías, de­seos. La pre­fe­ren­cia li­te­ra­ria o mu­si­cal o ci­ne­ma­to­grá­fi­ca o pic­tó­ri­ca o de­por­ti­va del po­lí­ti­co, si se ha­ce muy no­to­ria, per­mi­te que ese po­lí­ti­co in­te­gre no so­lo las re­des aso­cia­ti­vas vin­cu­la­das a la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, sino tam­bién las re­des más per­so­na­les del vo­tan­te, las que afec­tan a sus pre­fe­ren­cias”, sos­tie­ne Es­ki­bel. Por ello, pre­su­mir de ha­bi­li­da­des en cier­tas dis­ci­pli­nas ejer­ce una par­ti­cu­lar fas­ci­na­ción. “La mú­si­ca, por ejem­plo, tie­ne una enor­me po­ten­cia­li­dad pa­ra des­per­tar emo­cio­nes y pa­ra cons­truir es­ta­dos de áni­mo. Si, por ejem­plo, el ciu­da­dano per­ci­be que el po­lí­ti­co dis­fru­ta de la mis­ma mú­si­ca que él, en­ton­ces su­po­ne que con­ci­be la vi­da de la mis­ma ma­ne­ra. Y ese sen­tir es muy fuer­te. El de­por­te es otro ca­so in­tere­san­te, ya que des­pier­ta pa­sio­nes y has­ta cier­to sen­ti­do tri­bal muy pri­ma­rio e irra­cio­nal. Y si la per­so­na com­par­te esa es­pe­cie de tri­bu con un po­lí­ti­co,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.