EL VO­LLEY DE OSA­MA Y EL LI­RIS­MO DE JO­MEI­NI

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

La afi­ción al de­por­te tam­bién sir­ve pa­ra mo­vi­li­zar adep­tos, in­clu­so cuan­do el lí­der no se de­di­ca en la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca. El ex guar­dia es­pal­das de Osa­ma bin La­den, Na­ser al-Bah­ri, sos­tie­ne que el ce­re­bro de los aten­ta­dos del 11-S era un gran afi­cio­na­do al vo­lley. Se­gún su tes­ti­mo­nio, en uno de los cam­pos de en­tre­na­mien­to en la épo­ca de la in­va­sión so­vié­ti­ca, se hi­zo mon­tar una can­cha re­gla­men­ta­ria pa­ra sus en­tre­na­mien­tos. Al me­dir más de dos me­tros, pa­re­ce que Osa­ma po­día re­ma­tar sin pro­ble­mas. Tam­bién prac­ti­ca­ba el fút­bol de de­lan­te­ro cen­tro (di­cen que sin tur­ban­te) y, pa­ra for­ta­le­cer el es­pí­ri­tu, leía bio­gra­fías his­tó­ri­cas: las de ge­ne­ral bri­tá­ni­co Ber­nard Mont­go­mery y del pre­si­den­te fran­cés, Char­les de Gau­lle. Otro cri­mi­nal con afi­cio­nes y ta­len­tos ines­pe­ra­dos fue Al Ca­po­ne. El gángs­ter más te­mi­do de EE.UU., a par­te de ma­tar, te­nía cier­ta sen­si­bi­li­dad mu­si­cal. To­ca­ba el ban­jo y, du­ran­te su pe­río­do

Co­mo re­co­no­ció una vez el ex pre­si­den­te ita­liano San­dro Per­ti­ni, “Oja­lá Hitler hu­bie­se te­ni­do ta­len­to y hu­bie­se se­gui­do con la pin­tu­ra. Ha­bría si­do me­jor pa­ra la hu­ma­ni­dad. De la mis­ma ma­ne­ra, ha­bría si­do me­jor que Mus­so­li­ni se hu­bie­se de­di­ca­do a ras­guear el vio­lín. Hitler, al fi­nal, só­lo pin­tó con san­gre”. A con­ti­nua­ción, los ca­sos más lla­ma­ti­vos.

Ca­da tar­de des­pués del ca­fé se en­ce­rra­ba un ra­ti­to a pin­tar. Era un gran di­bu­jan­te”. Así lo afir­ma su nie­to, Fran­cis­co Fran­co Mar­tí­nez-Bor­diu. “Al­gu­nos de sus cua­dros eran co­pias de otros fa­mo­sos, ha­bía al­gún re­tra­to de mi ma­dre, un au­to­rre­tra­to... No eran ex­cep­cio­na­les, pe­ro sí de una ca­li­dad y un rea­lis­mo ca­si inal­can­za­bles pa­ra la ma­yo­ría de afi­cio­na­dos a la pin­tu­ra”. Ha con­se­gui­do re­unir 15 lien­zos de su abue­lo y los ha reuni­do en un li­bro, La na­tu­ra­le­za de Fran­co (La Es­fe­ra de los Li­bros). En abril de 2006 sa­lie­ron a subas­ta tres óleos su­pues­ta­men­te pin­ta­dos por Fran­co du­ran­te su es­tan­cia en Ma­rrue­cos, unos pai­sa­jes afri­ca­nos, ba­jo el seu­dó­ni­mo de Gi­ro­nés, a un pre­cio de sa­li­da de 9.000 eu­ros ca­da uno. Se­gún Ra­món Gar­cía, di­rec­tor de Ar­te, In­for­ma­ción y Ges­tión, la em­pre­sa que los sa­có a subas­ta, en el pre­cio de ta­sa­ción de las obras se tu­vo en cuen­ta “el va­lor del per­so­na­je más que el va­lor ar­tís­ti­co de los óleos”. Al fi­nal fue­ron re­ti­ra­dos, por­qué la fa­mi­lia ne­gó que los cua­dros fue­ran pin­ta­dos por él. Se­gún el nie­to del Ge­ne­ra­lí­si­mo, el res­pon­sa­ble de que Fran­co se die­ra a la pin­tu­ra en sus ra­tos li­bres fue su mé­di­co per­so­nal y ami­go Vi­cen­te Gil, preo­cu­pa­do por­que su pa­cien­te no se es­tre­sa­ra de­ma­sia­do y man­tu­vie­ra al­gún es­pa­cio pa­ra la dis­trac­ción. Fran­co de­jó la pin­tu­ra tras el ac­ci­den­te de ca­za que su­frió la No­che­bue­na de 1961, que le afec­tó la mo­vi­li­dad de la mano iz­quier­da. Aun­que de­trás de la de­ci­sión tam­bién in­flu­yó la muer­te, en 1960, de Fer­nan­do Ál­va­rez de So­to­ma­yor, di­rec­tor el Mu­seo del Pra­do y su men­tor ar­tís­ti­co, que, al pa­re­cer, le ha­bría ayu­da­do a re­to­car mu­chas de sus obras. Asi­mis­mo, Fran­co pu­bli­có una no­ve­la, Ra­za, es­cri­ta ba­jo el seu­dó­ni­mo Jai­me de An­dra­de. Se es­tre­nó en 1941 una ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca di­ri­gi­da por Jo­sé Luis Sáenz de He­re­dia y con guion téc­ni­co del mis­mo di­rec­tor a par­tir del ar­gu­men­to del li­bro. La ideo­lo­gía del ré­gi­men era evi­den­te. Así des­cri­be a los gue­rre­ros ele­gi­dos, los más re­pre­sen­ta­ti­vos de la ra­za es­pa­ño­la: “Fir­mes en la pe­lea, ági­les y de­ci­di­dos de re­clu­sión en Al­ca­traz, es­cri­bió una can­ción de amor, de­di­ca­da a su an­ti­gua mu­jer, pa­ra el cu­ra de la pri­sión. El tí­tu­lo es Ma­don­na mia (si es­tán in­tere­sa­dos, hay ví­deos en in­ter­net). Y cuan­do el fí­si­co no da pa­ra el de­por­te, en­ton­ces me­jor de­di­car­se a la poe­sía. El ex aya­to­lá ira­ní Jo­mei­ni, en su ju­ven­tud, an­tes de en­sal­zar­se con­tra los Ver­sos sa­tá­ni­cos de Sal­man Rush­die, es­cri­bía ver­sos edul­co­ra­dos y un tan­to atre­vi­dos: “tu amor me ha con­ver­ti­do en un es­cla­vo y dé­bil an­te al al­cohol. De­seo una co­pa de vino de la mano de una enamo­ra­da. Me he que­da­do pren­di­do de tu lu­nar so­bre los la­bios. Tus ri­zos me han atur­di­do” (ver­sos ci­ta­dos por la poe­ta li­ba­ne­sa Jou­ma­na Had­dad). ¿Y qué de­cir de Ra­do­van Ka­rad­zic? Siem­pre se ha de­cla­ra­do poe­ta, ade­más de mé­di­co. El ex pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Ser­bia de Bos­nia, pro­ce­sa­do por crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad en la gue­rra de los Bal­ca­nes, afir­mó que su obra ar­tís­ti­ca era me­re­ce­do­ra del pre­mio No­bel (aquí van unos ver­sos pa­ra que us­te­des mis­mos se ha­gan una idea: “La ciu­dad que­ma co­mo un tro­zo de in­cien­so /en el hu­mo re­tum­ba nues­tra con­cien­cia”). en el ma­nio­brar”. Aun­que su pri­me­ra obra li­te­ra­ria fue Ma­rrue­cos, dia­rio de una ban­de­ra ( 1939), don­de re­la­ta­ba el día a día de los afri­ca­nis­tas. Adolf Hitler “Te­nía 12 años. Y un día en­ten­dí con to­da cla­ri­dad que que­ría ser pin­tor”, cuen­ta el Für­her. Hitler in­ten­tó dos ve­ces en­trar en la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes en Vie­na. Pe­ro no pa­só el exa­men. “En la es­cue­la téc­ni­ca era el me­jor di­bu­jan­te de mi cla­se. Des­de en­ton­ces, mi ha­bi­li­dad de se ha­bía per­fec­cio­na­do. Es­ta­ba tan con­ven­ci­do de mi éxi­to que el sus­pen­so fue al­go to­tal­men­te ines­pe­ra­do”. La vi­da al fi­nal le lle­vó por otros de­rro­te­ros. Di­fí­cil sa­ber si es­te fra­ca­so con­tri­bu­yó a ali­men­tar un gran ren­cor que se re­fle­jó en su pos­te­rior ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Lo que es cier­to es que Hitler in­ten­tó cul­ti­var es­ta afi­ción to­do el tiem­po que pu­do. Es de po­cas se­ma­nas la no­ti­cia de que el Für­her co­lec­cio­na­ba obras de ar­te, has­ta 1.500 lien­zos, que ha­bía re­qui­sa­do du­ran­te la gue­rra: Pi­cas­so, Ma­tis­se, Re­noir y Cha­gall. En cuan­to a su pro­duc­ción per­so­nal, en el 2008 se re­cu­pe­ra­ron un bo­ce­to de Pi­no­cho, di­bu­jos de Blan­ca­nie­ves y de dos enanos de Disney. Ri­chard West­wood Broo­kes, ex­per­to de la ca­sa de subas­ta Mu­llock, en el 2009 or­ga­ni­zó una ven­ta de pai­sa­jes y flo­res pin­ta­dos por el lí­der na­zi. “Co­mo obras de ar­te, evi­den­te­men­te no es­ta­mos en los ni­ve­les de Pi­cas­so”, di­jo. Los 15 lien­zos fue­ron ven­di­dos a más 107.000 eu­ros. Be­ni­to Mus­so­li­ni Su hi­jo Ro­mano fue un no­ta­ble pia­nis­ta jazz. En su li­bro de me­mo­rias cuen­ta que: “Mi pa­dre ama­ba la mú­si­ca clá­si­ca, la lí­ri­ca en par­ti­cu­lar y era ami­go de can­tan­tes cé­le­bres. Le gus­ta­ba que yo le acom­pa­ña­ra en La viu­da ale­gre con el piano, mien­tras él to­ca­ba el vio­lín”. Al Du­ce le ha­bría gus­ta­do ser un acla­ma­do com­po­si­tor . “Me gus­ta­ría ser mú­si­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.