EL CO­RA­ZÓN DE LA CIU­DAD

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Los na­tu­ra­les de San­tia­go de Chi­le le tie­nen mu­cho cariño al Ce­rro San­ta Lu­cía, un par­que que que­da en el cen­tro de la ciu­dad, en­ca­ra­ma­do a una lo­ma y lleno de ve­ge­ta­ción, es­tan­ques y has­ta dos cas­ti­llos, cu­yas fun­cio­nes de­fen­si­vas se ol­vi­da­ron ha­ce mu­cho tiem­po. De to­dos mo­dos, des­de 1825, ca­da día se dis­pa­ra un ca­ño­na­zo des­de la ci­ma del ce­rro, pa­ra anun­ciar el me­dio­día. La co­li­na de­be su nom­bre a Pe­dro de Val­di­via, que lle­gó al lu­gar don­de fun­da­ría la ciu­dad el día en que se ce­le­bra la fes­ti­vi­dad de la san­ta. La des­crip­ción que hi­zo a Car­los V de sus nue­vas con­quis­tas se en­cuen­tra gra­ba­da en pie­dra, en una ro­ca que que­da en la la­de­ra sur del mon­te. A los pies del par­que se en­cuen­tra una ga­le­ría cu­bier­ta, que ha­ce las ve­ces de mer­ca­di­llo de ar­te­sa­nía in­dí­ge­na, siem­pre con más tu­ris­tas y cu­rio­sos me­ro­dean­do de lo que se me­re­cen los ob­je­tos ex­pues­tos, de mo­do que si ha­ce buen tiem­po, recomendamos dis­fru­tar del par­que sin más, ya que la en­tra­da es li­bre, si bien hay que dar el nom­bre e in­di­car la na­cio­na­li­dad al in­gre­sar. Aun­que es­ta prác­ti­ca obe­de­ce a mo­ti­vos de es­ta­dís­ti­ca, es inevi­ta­ble que nos ha­ga pen­sar en los tiem­pos de la dic­ta­du­ra de Au­gus­to Pi­no­chet, cuan­do el con­trol de la po­bla­ción era in­ten­so y cons­tan­te. Pa­ra quie­nes lo co­no­cie­ron, Pi­no­chet era un hom­bre que no des­ta­ca­ba por sus afi­cio­nes in­te­lec­tua­les. Por eso re­sul­tó tan sor­pren­den­te que, tras su muer­te, se des­cu­brie­ra en sus bi­blio­te­cas una co­lec­ción de li­bros ra­ros e in­cu­na­bles que su­pe­ra­ba con cre­ces la de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal. Una vez in­ven­ta­ria­da, la bi­blio­te­ca del ge­ne­ral se cal­cu­ló que ten­dría un va­lor de mer­ca­do de más de 4 mi­llo­nes de eu­ros. Su ad­qui­si­ción se ha­bría rea­li­za­do con di­ne­ro pú­bli­co... otro dic­ta­dor in­ca­paz de re­sis­tir­se a sus pa­sio­nes se­cre­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.