EL LU­JO

La Vanguardia - ES - - CREAR -

El amor al lu­jo es una ex­tra­ña cons­tan­te de la hu­ma­ni­dad. En una tum­ba ha­lla­da en Sun­gir (Ru­sia), ex­ca­va­da ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 28.000 años, apa­re­cie­ron tres ca­dá­ve­res. Un hom­bre de unos 60 años de­co­ra­do con 3.936 cuen­tas, bra­za­le­tes y un col­gan­te al cue­llo. Un jo­ven por­tan­do 4.903 cuen­tas y una chi­ca que lle­va­ba 5.274. No es un ca­so úni­co, lo que plan­tea un in­tere­san­te enig­ma al in­ves­ti­ga­dor. ¿Qué mo­vió a nues­tros an­te­pa­sa­dos a lle­var a ca­bo un en­tie­rro tan lu­jo­so? De­fi­ni­ré el lu­jo co­mo la po­se­sión de co­sas que no au­men­tan la sa­tis­fac­ción cor­po­ral, sino la so­cial. Tie­ne que ser pú­bli­co, por­que só­lo pro­du­ce el pla­cer de ser vis­to, y de­ri­va de un afán de dis­tin­ción. No es una ne­ce­si­dad real, sino sim­bó­li­ca. Un or­ga­nis­mo tan po­co poé­ti­co co­mo el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria fran­cés da una de­fi­ni­ción que sub­ra­ya su ca­rác­ter irreal: “Un ob­je­to de lu­jo tie­ne dos com­po­nen­tes: un ob­je­to o ser­vi­cio, más una se­rie de re­pre­sen­ta­cio­nes, imá­ge­nes, con­cep­tos, sen­sa­cio­nes que el con­su­mi­dor aso­cia con el ob­je­to y que, en con­se­cuen­cia, com­pra al mis­mo tiem­po que és­te. Es­tá dis­pues­to a pa­gar un pre­cio su­pe­rior al que acep­ta­ría pa­gar por un pro­duc­to de ca­rac­te­rís­ti­cas equi­va­len­tes, pe­ro que no tu­vie­ra aso­cia­das esas re­pre­sen­ta­cio­nes”. Con re­fe­ren­cia a los pri­vi­le­gia­dos, sig­ni­fi­ca: “Soy co­mo tú”. Con re­fe­ren­cia a los pa­rias, sig­ni­fi­ca: “No soy co­mo tú”. La his­to­ria del lu­jo for­ma par­te de la his­to­ria de la cul­tu­ra que es­toy es­cri­bien­do. Fre­cuen­te­men­te ha si­do ob­ser­va­do crí­ti­ca­men­te, en­tre otras co­sas por­que fo­men­ta­ba la en­vi­dia y los en­fren­ta­mien­tos so­cia­les. En Ro­ma, el an­ti­guo có­di­go de las Do­ce Ta­blas prohi­bía los gas­tos ex­ce­si­vos en los fu­ne­ra­les, lo que fue sis­te­má­ti­ca­men­te in­cum­pli­do. Más tar­de, la ley Op­pia prohi­bió a las se­ño­ras te­ner más de me­dia on­za de oro, lle­var ves­ti­dos de co­lor va­ria­do y ser­vir­se de ca­rrua­jes, pe­ro las mu­je­res con­si­guie­ron la abro­ga­ción de es­ta ley. Du­ran­te la edad me­dia hu­bo in­ten­tos de re­pri­mir el lu­jo. En­ri­que II de Fran­cia li­mi­tó los ves­ti­dos de se­da a prín­ci­pes y obis­pos, y una or­de­nan­za de 1577 re­gla­men­tó los ban­que­tes. En Es­pa­ña hu­bo le­yes con­tra el lu­jo pa­ra evi­tar que las fa­mi­lias se arrui­na­sen por la os­ten­ta­ción. Al fi­nal, los es­ta­dos si­guie­ron el con­se­jo de Ca­tón, y crea­ron un im­pues­to so­bre el lu­jo. En 1690, el eco­no­mis­ta Ni­cho­las Bar­bon dio una ex­pli­ca­ción de tan ex­tra­ña pa­sión. Dis­tin­gue en­tre que­ren­cias del cuer­po y de la men­te. Las pri­me­ras son li­mi­ta­das, mien­tras que las se­gun­das son po­ten­cial­men­te in­fi­ni­tas. Las que­ren­cias de la men­te, in­di­ca, es lo que co­no­ce­mos co­mo de­seos y es­tos son ape­ti­tos na­tu­ra­les del al­ma, tan na­tu­ra­les co­mo pue­de ser el ham­bre co­mo que­ren­cia del cuer­po. Son ex­pan­si­vos. “Las que­ren­cias de la men­te son in­fi­ni­tas, el hom­bre desea na­tu­ral­men­te y en tan­to su men­te pro­gre­sa, sus sen­ti­dos se vuel­ven más re­fi­na­dos y más ca­pa­ces de de­lei­te; sus de­seos se am­plían y sus que­ren­cias cre­cen con sus de­seos, de ma­ne­ra que cual­quier co­sa ra­ra pue­de gra­ti­fi­car sus sen­ti­dos, ador­nar su cuer­po y pro­mo­ver la co­mo­di­dad, el pla­cer y la pom­pa de la vi­da”. El lu­jo se ha vi­vi­do siem­pre co­mo al­go desea­ble, pe­ro ex­ce­si­vo. La pa­la­bra pro­ce­de del la­tín lu­xus, que sig­ni­fi­ca­ba cre­ci­mien­to des­me­su­ra­do y dis­lo­ca­do de una plan­ta (una ve­ge­ta­ción lu­ju­rio­sa). De esa raíz pro­ce­den lu­ju­ria, la de­ma­sía en las re­la­cio­nes se­xua­les, y lu­xa­ción, el sa­lir­se un hue­so de su si­tio. Una vez más, me sor­pren­de la ri­que­za de sig­ni­fi­ca­dos que tie­nen la co­sas más in­sig­ni­fi­can­tes.

EN ES­PA­ÑA, SI­GLOS ATRÁS, HU­BO LE­YES CON­TRA EL LU­JO PA­RA EVI­TAR QUE LAS FA­MI­LIAS SE ARRUI­NA­SEN POR TAN­TA OS­TEN­TA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.